Remesas: El hijo de Conde-Pumpido recibió un crédito de 1M de un banco usado por narcos
investigación sobre el blanqueo de bandenia

El hijo de Conde-Pumpido recibió un crédito de 1M de un banco usado por narcos

La UDEF descubre que un chiringuito financiero de Las Rozas (Madrid) desmantelado hace un año gestionó fondos de hasta un exministro de Economía de Sudán del Sur destituido por corrupción

Foto: Cándido Conde-Pumpido Varela. (EFE)
Cándido Conde-Pumpido Varela. (EFE)

La Policía Nacional ha terminado de analizar las cuentas de Bandenia, un chiringuito financiero con domicilio en Las Rozas (Madrid) que presuntamente blanqueó las ganancias de redes de narcotraficantes, estafadores y políticos corruptos que operaban en todo el mundo. Resoluciones judiciales sobre esta entidad revelan ahora que entre sus clientes se encontraba el abogado Cándido Conde-Pumpido Varela, hijo del ex fiscal general del Estado y actual vocal del Tribunal Constitucional, Cándido Conde-Pumpido Tourón. La entidad le habría concedido una cuenta de crédito de un millón de euros, según los documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial.

Conde-Pumpido Jr recibió la línea de crédito el 10 de marzo de 2015. Se desconoce qué hizo luego con los fondos, especifican los informes, pero la fecha coincide con un presunto lavado de dinero descubierto en la operación Pompeya contra una red de prostitución. En esa causa se le atribuye al letrado haber utilizado una empresa a la que llegó como administrador único el 11 de marzo de 2011, Gestión de Proyectos Integral Gimonde SL, para canalizar los ingresos de hasta 14 prostíbulos. El dinero de los datáfonos de estos establecimientos fue ingresado en cuentas de su mercantil. En solo dos meses, junio y julio de 2015, Gimonde recibió 455 remesas de dinero por valor de 1.091.892,75 euros. Después, Conde-Pumpido Jr hizo 13 transferencias a los supuestos destinatarios reales del dinero por un total de 325.715 euros y les entregó en efectivo otros 550.800 euros. El resto, 125.715 euros, se los quedó en concepto de comisión.

Fuentes del entorno del abogado han admitido a El Confidencial que “se firmó ante notario un crédito de un máximo de un millón de euros con Bandenia”, pero aseguran que “la operación nunca llegó a ser efectiva y la cuenta en la que debía ingresarse el dinero nunca recibió fondos”. “Conde-Pumpido era abogado de Bandenia y ese crédito era la forma en que supuestamente iba cobrar su minuta profesional. Además”, añaden, “esa línea de crédito no tiene ninguna relación con los hechos de la operación Pompeya, donde además se hablaba de movimientos que no habían ocurrido así”.

La relación de Conde-Pumpido hijo con Bandenia se remontaría al menos hasta 2010. Archivos intervenidos en las oficinas del banco por agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía y del Equipo de Fraude Económico y Blanqueo de Capitales de la Comandancia de Madrid de la Guardia Civil acreditan que los responsables de esta entidad disponían de información detallada de hasta 16 cuentas del hijo del ex fiscal general del Estado y su mercantil Gimonde SL, que estaban alojadas en BBVA, Bankia, Banca Cívica, Fundación Bancaria Caixa, CaixaBank y Banco Popular. Los saldos de estas cuentas oscilaron entre registros negativos de 991,69 euros y subidas repentinas hasta los 50.415 euros. Las fuentes del entorno del letrado aseguran que este nunca facilitó esta información a los gestores de Bandenia y que desconoce por qué han aparecido estas 16 cuentas entre la información incautada en sus oficinas.

Se desconoce que hizo luego con los fondos pero la fecha coincide con un presunto lavado dinero descubierto en la operación Pompeya

El nombre de Conde-Pumpido Jr habría convivido en los archivos del banco con los de viejos conocidos de la policía. José Antonio Garre, detenido en febrero de 2015 en la operación Berberisco contra el tráfico de estupefacientes, en la que se incautó un contenedor con media tonelada de cocaína, manejó tres cuentas internas en la entidad en euros, dólares y libras esterlinas. José Solsona Barriel, inculpado por “delitos contra la salud pública y pertenencia a grupo/organización criminal”, utilizó otras tres cuentas para realizar diversos ingresos en efectivo. A través de una de ellas transfirió 20.000 dólares a Panamá en 2014. Intentó un segundo giro de 125.577 dólares al mismo país, pero fue rechazado por las dudas sobre su legalidad.

Los expertos en delitos económicos de la Policía Nacional también han descubierto movimientos de Juan Luis del Río, detenido en mayo de 2015 por la Brigada de Policía Judicial de Granada por un delito de estafa, que ingresó en una cuenta 20 millones de euros; Alberto Quevedo, otro individuo relacionado con el tráfico de estupefacientes y el blanqueo de capitales, que metió otros 20 millones; Zulma del Pilar Bahena, investigada igualmente por delitos contra la salud pública por su relación con el supuesto narco Jesús Gil Martín, también cliente, y el ciudadano francés Alexis Ludwig Leroy, sobre el que existen órdenes de busca y captura cursadas por los juzgados de lo Penal 9 y 11 de Málaga y que se encuentra además investigado por blanqueo de capitales por las autoridades de Liechtenstein.

Bandenia tuvo clientes más ilustres. Según la documentación del sumario, la entidad habría sido utilizada para mover fondos por Kosti Manibe, exministro de Economía de Sudán del Sur (2011-2013). Figuraba como autorizado en una cuenta abierta a nombre de su ministerio. Supuestamente, Bandenia habría concedido a su país una línea de crédito por importe de 1.000 millones de dólares americanos. La UDEF ya ha acreditado que estos créditos serían falsos, pero permitían a sus beneficiarios simular una solvencia ante terceros que les generaba otros rendimientos. Solo dos semanas después de firmar la línea de crédito, Manibe fue destituido del cargo por el desvío irregular de ocho millones de dólares.

La policía ha concluido en un informe al que también ha tenido acceso este diario que el consejero delegado de Bandenia y máximo accionista, José Miguel Artiles, “controlaba una amplia estructura societaria y posiciones financieras tanto en España como en el extranjero”, con “unidad de caja de todo el entramado, haciendo discurrir los fondos de unas posiciones a otras con independencia de quién sea su titular”. Además, subraya la UDEF, el dinero llegaba a las cuentas “mediante ingresos en efectivo realizados en cantidades redondas, y no en céntimo, como pudiera corresponder a unidades de obra, material o servicios”. “Los movimientos financieros descritos no tendrían correspondencia con una actividad económica subyacente declarada en España, que por sí misma fuera generadora de valor añadido real. Por el contrario”, concluye, “se trataría de movimientos de capitales que pudieran corresponder al interés de los investigados por ocultar, transformar e integrar dinero no declarado de diversa procedencia en la economía legal”.

Durante la investigación, la guardia civil descubrió que los directivos de Bandenia, con Artiles a la cabeza, tenían una banda de búlgaros a sueldo que se encargaba de su seguridad personal y reclamaba deudas de clientes utilizando métodos poco ortodoxos. Después de numerosos seguimientos, los agentes del Instituto Armado pudieron identificar a uno de esos escoltas como Iván Iordanov Damianov, investigado en Málaga en 2003 por tráfico de drogas y en 2008 en Sevilla por un delito de amenazas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios