La Fiscalía belga duda de la malversación de los 'exconsellers' y rechaza la desobediencia
  1. España
varapalo a llarena

La Fiscalía belga duda de la malversación de los 'exconsellers' y rechaza la desobediencia

“Puedo informarle de manera inmediata de que la desobediencia, en cualquier caso, no puede dar lugar a la entrega”, afirma el ministerio público

placeholder Foto: os ex consellers en Bélgica Meritxell Serret (2d), Toni Comín (c), y el abogado belga Christophe Marchand a la salida del tribunal de primera instancia de Bruselas en abril. (EFE)
os ex consellers en Bélgica Meritxell Serret (2d), Toni Comín (c), y el abogado belga Christophe Marchand a la salida del tribunal de primera instancia de Bruselas en abril. (EFE)

“Considero necesario pedirle algunas aclaraciones”. Así se dirige la Fiscalía belga en una carta dirigida al juez Llarena en la que refleja las serias dudas que tiene respecto a la extradición de los tres 'exconsellers' que se encuentran en su país. La misiva, a la que ha tenido acceso El Confidencial, consta de seis páginas en las que se detallan, uno a uno, los motivos por los que los belgas encuentran dificultades para defender la petición de entrega cursada por Llarena. Y advierte de que no ven posible hacerlo por desobediencia, mientras guardan serias dudas sobre la malversación.

“Puedo informarle de manera inmediata de que la desobediencia, en cualquier caso, no puede dar lugar a la entrega”, afirma la Fiscalía belga, un duro revés para el proceso encabezado por Llarena. Destaca el ministerio público que ese delito “no está recogido en la legislación belga”, un hecho fundamental, ya que para que un país europeo entregue a alguien es necesario que el delito por el que se le reclame esté recogido en su código penal.

Foto: Prisión sin fianza para el candidato a presidente de Cataluña y otros procesados.

Si Bélgica descartase la desobediencia a la hora de extraditar a Puig y Serret, estos no podrían ser juzgados por ello en España. Algo de lo que Llarena es plenamente consciente. No en vano, decidió retirar en diciembre las anteriores euroórdenes, con el objetivo de preparar mejor la reclamación y evitar que Bélgica limitara las causas por las que se podría juzgar a Carles Puigdemont y sus cuatro exconsellers que viajaron por sorpresa a Europa para evitar comparecer ante la Audiencia Nacional.

Sin embargo, la carta de la Fiscalía, fechada el doce de abril, deja ver que la extradición de ambos pende de un hilo, ya que dependería de que Bélgica acepte enviarlos a España por malversación de fondos públicos. “El delito genérico de ‘corrupción’ no puede constituir la base para la entrega. Esta calificación de hecho delictivo, en efecto, claramente no es aplicable según el Derecho belga”, recalca.

La Fiscalía belga muestra su desconcierto a lo largo de la carta. En primer lugar, por el hecho de que las euroordenes choquen con las órdenes de detención cursadas a nivel nacional en España. “El texto de las órdenes de detención europeas es bastante diferente del texto de las órdenes nacionales. De hecho, no son compatibles en absoluto”, recalca la Fiscalía belga, encargada de analizar y defender ante el juez la petición de entrega de Toni Comín, Meritxell Serret (ambos de ERC) y Lluís Puig (PDeCAT), cursada por Llarena.

La carta de la Fiscalía deja ver que la extradición de ambos pende de un hilo, ya que dependería de que Bélgica acepte enviarlos a España por malversación

Una segunda cuestión que causa “gran preocupación” a la Fiscalía belga es “el alcance de la entrega solicitada”. No se comprende en Bruselas que la primera euroorden, firmada por la jueza Carmen Lamela, reclamara a los exconsellers por cinco hechos y cinco delitos correspondientes, y que estos hayan sido ahora reducidos por Llarena a dos: malversación y desobediencia, en el caso de Puig y Serret; malversación y rebelión, en el de Comín.

Tampoco se entiende en que los delitos sean distintos entre los exconsellers, pese a que la exposición de hechos que se les imputa se ha ampliado -incluye, por ejemplo, agresiones a policías- y son comunes a los tres políticos catalanes. Por ello, la Fiscalía quiere que se le aclare si España les reclama por los hechos -“como debería ser en virtud del sistema de Euroorden”, apostilla- o si se limita a esos delitos.

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont posa para los fotógrafos tras un encuentro con periodistas extranjeros acreditados en Alemania la pasada semana. (EFE)

Lo que el Ministerio público belga no cuestiona es el delito de rebelión por el que se reclama a Comín, el más grave de todos, ya que puede penarse en España con hasta 30 años de cárcel. Pero eso no supone ninguna garantía de que su entrega vaya a ser más sencilla. Además, el propio Comín confía en que pese la decisión de la audiencia de la provincia alemana de Schleswig- Holstein de descartar la rebelión en el caso de Puigdemont, que se encuentra ahora en Berlín a la espera de que prosiga el proceso para su extradición desde Alemania.

Dentro de una semana, el miércoles 16, se celebrará la primera vista para la extradición. La cita fue retrasada el pasado 18 de abril para dar más tiempo a la Fiscalía de recabar información y a la Defensa, de preparar sus argumentos.

Bélgica Noticias de Cataluña Independencia de Cataluña Referéndum Cataluña 1-O