LECTURA POSITIVA DEL BARÓMETRO DE ABRIL

PSOE y Podemos se ven en "posición de ganar" por las pocas diferencias en el CIS

El PSOE hace hincapié en que el último estudio oficial le consolida como alternativa y dibuja un "triple empate", por lo que el escenario está "abierto". La formación morada señala que afianza su espacio

Foto: Pedro Sánchez, este 7 de mayo impartiendo una conferencia en el Magdalen College de Oxford, en Reino Unido. (Borja Puig | PSOE)
Pedro Sánchez, este 7 de mayo impartiendo una conferencia en el Magdalen College de Oxford, en Reino Unido. (Borja Puig | PSOE)

El PSOE no acaba de remontar en los barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas. Tampoco en este último, el de abril de 2018, en el que no solo no despega, sino que vuelve a bajar. Pero para la dirección no hay motivo de preocupación, puesto que, contando con el margen de error de la encuesta, ± 2,0%, podrían estar en el 22,4%, como dice el último estudio, o algo por encima. Es decir, que hay un "triple empate", lo que dibuja un escenario "absolutamente abierto" en el que los socialistas están "en posición de ganar" las próximas elecciones. Primero, las autonómicas, municipales y europeas, de mayo de 2019, y después las generales, para las que aún no hay fecha. Pero también Podemos cree que está todo muy apretado en la cabeza y que por tanto "cualquiera puede ganar".

La lectura que hace la cúpula de Pedro Sánchez del barómetro de abril del CIS es, pues, positiva. Al menos, eso fue lo que trasladó el número tres, José Luis Ábalos, en rueda de prensa en el Congreso. Sin embargo, vistos en frío los datos no son tan buenos. La encuesta oficial avanza que el PSOE obtendría hoy un 22% de los votos. Pasaría a la tercera plaza, por debajo del PP (24%) y de Ciudadanos (22,4%), que se queda con la medalla de plata. Unidos Podemos se mantiene como cuarta fuerza, con un 19,6%. Los populares caerían, por tanto, 2,3 puntos, desde el 26,3% del estudio anterior, de enero de este año. Los socialistas cederían 1,1 puntos, puesto que hace cuatro meses se situaba en el 23,1%. Cs crece 1,7 puntos (tenía un 20,7% entonces) y la formación morada y sus confluencias ganan seis décimas, desde el 19% de comienzos de año.

[Consulta aquí en PDF el barómetro del CIS de abril de 2018]

Para Ábalos, analizar los resultados "en clave de décima arriba o décima abajo es irrelevante", ya que el margen de error es de ± 2,0%. Lo que hay es solo "un triple empate". Solo a partir de una diferencia de tres puntos se puede hablar de distanciamiento, subrayó, así que esa ventaja de cuatro décimas de Cs sobre el PSOE o incluso de dos puntos del PP es poco significativa. "Los tres partidos estamos dentro del margen de error de la encuesta". Además, para Ferraz es muy importante este otro dato: que la derecha está "más movilizada" y, desde luego, fraccionada, mientras que la izquierda solo se empieza a agitar cuando está más próximo el escenario de urnas. Eso explicaría, a su juicio, el subidón de los naranjas.

Ábalos subraya que ante un PP "en caída libre" y una derecha "fraccionada", lo importante es que el PSOE está "anclado" y que "todo está por decidir"


"El PSOE asume que está en una posición de ganar", y esta es una "carrera de fondo" hasta las próximas elecciones, dijo. Aún "queda un año por delante" para municipales, autonómicas y europeas y quizá más para generales, luego nada está perdido y no cabe desfondarse. "Todo está por decidir", enfatizó el secretario de Organización federal.

Los socialistas siempre remarcan, y este martes volvió a hacerlo Ábalos, que ante la división en la derecha, la "única alternativa" de la izquierda es la suya, la que ellos representan, porque la batalla de la izquierda ya está ganada y cayó a favor de Sánchez. Y eso que la formación morada sí va creciendo, muy poco a poco, eso sí, y está ya a solo 2,4 puntos del PSOE. Para el número tres, sin embargo, el CIS viene a demostrar que Podemos "aguanta" en una posición que al PSOE "no le interesa combatir", ya que la pugna está en el centro, y no en el espacio de la izquierda más minoritaria.

Las primarias, un "episodio"

Además, Ferraz ve más interesante que el PSOE es el segundo partido con mayor fidelidad de voto. Eso es lo crucial, que su posición está "anclada". De hecho, Ábalos recordó que si se echa la vista atrás un año, en abril de 2017, la formación ha mejorado. Entonces, el organismo oficial proyectaba un 19,9%, aunque entonces la guerra interna estaba en pleno apogeo. Pero en el primer CIS después de las primarias y el congreso federal, la estimación era del 24,9%, y desde entonces el PSOE no ha dejado de bajar. No ha habido desplome desde entonces, como sí ha sufrido el PP —tuvo un 33,01% en las elecciones de junio de 2016 (nueve puntos menos, los mismos que sube Rivera), por el 22,63% de los socialistas, apenas seis décimas más que ahora—, pero tampoco remontada. Así que frente a un PP "en caída libre" y una derecha "fraccionada", el PSOE "ancla" su posición. Amén de que los socialistas, reiteró Ábalos, y con Sánchez al frente, "siempre han superado los pronósticos" del CIS.

Los socialistas creen que el CIS no pudo captar el efecto de la moción de censura y se dicen convencidos de que la gente apoyará "la decencia"

¿Pero por qué no coge vuelo tras las primarias? La cúpula tiene una explicación sencilla: aquello fue un "episodio" más, pero no marca una posición y en todo caso yha ocurrió. "¿Lo que da más réditos entonces va a ser hacer primarias? Lo importante es estar anclados", esgrimió, el "nivel de estabilidad". Eso pesa, añadió, y es lo que responde "a los que quieren hacer la lectura de que todo va horrible".

PSOE y Podemos se ven en "posición de ganar" por las pocas diferencias en el CIS

El trabajo de campo del barómetro del CIS se extendió desde el 1 al 10 de abril, cuando ya había estallado el caso máster e incluso los socialistas habían registrado su moción de censura —lo hicieron el día 5—, pero es cierto que aún no se había producido la dimisión de Cristina Cifuentes como presidenta madrileña ni había trascendido el vídeo de 2011 que probaría un pequeño hurto de dos cremas baratas en un supermercado.

Pablo Iglesias e Irene Montero, líder de Podemos y portavoz parlamentaria del grupo, el pasado 26 de abril en el pleno del Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias e Irene Montero, líder de Podemos y portavoz parlamentaria del grupo, el pasado 26 de abril en el pleno del Congreso. (EFE)

Ábalos defendió que todavía no había calado en la ciudadanía los efectos de la moción de censura del PSOE ni se había visualizado tanto la posición de Cs, "alineada" con el PP. Ferraz sigue pensando que ese sostén de los de Albert Rivera a los populares les acabará pasando factura, será un "estigma" para ellos. "Estoy convencido de que en ese país la gente optará por la decencia y de que una opción por la decencia genera confianza", afirmó en alusión a su candidato y portavoz en la Asamblea regional, Ángel Gabilondo.

No obstante, otros indicadores del barómetro de abril no son positivos para el PSOE. Así, la valoración de Sánchez baja —del 3,68 de enero al 3,35 actual—, incluso entre sus feligreses (es, de hecho, el dirigente político peor calificado por sus simpatizantes) y la confianza que inspira entre los encuestados es mínima. Así, el 85,5% declara que tiene "poca o ninguna" confianza en el líder socialista, sensación que tiene el 59,9% de los votantes del puño y la rosa. El PSOE no es primero en intención directa de voto (es decir, el voto declarado, sin pasar por la cocina) —lo es Ciudadanos, con un 16,1%, frente al 13,5% de los de Sánchez—, ni tampoco en voto más simpatía —16,7%, frente al 18,1% de Cs—, dos parámetros que suele mirar Ferraz para señalar que no está tan mal como parece.

"Cuidarnos" o el "sálvese quien pueda"

La subida de seis décimas de Unidos Podemos en el último barómetro del CIS con respecto a enero, hasta situarse en el 19,6% en estimación de voto, ha llevado a la formación a concluir que la escasa diferencia entre las cuatro grandes fuerzas abre las posibilidades de que sea cualquiera quien se pueda imponer en unas elecciones. Para la portavoz parlamentaria, Irene Montero, los datos reflejan también que su grupo representa un espacio político sólido y que la “crisis del bipartidismo” no tiene vuelta atrás. PP y PSOE suman, en este estudio, un 46% de los sufragios, por el 42% que agruparían los dos emergentes.

Para Montero, los datos reflejan también que su grupo representa un espacio político sólido y que la “crisis del bipartidismo” no tiene vuelta atrás

Ante este contexto, el futuro pasa, según Montero, por la construcción de una alternativa, que puede ser la del “sálvese quien pueda”, en referencia a Ciudadanos, o la de “cuidarnos como sociedad, garantizar derechos y defender la buena gestión sin robar y mejorando la vida de la gente”. Sin dejar de señalar la necesidad de leer con “prudencia” las encuestas electorales, la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso señaló que el CIS confirma el asentamiento de su grupo, convirtiéndolo en un espacio que ha venido para quedarse.

El líder del partido, Pablo Iglesias, insistió en valorar positivamente los datos del CIS a través de un tuit, al considerar que su partido crece "ininterrumpidamente desde enero”. Para Iglesias, que PP, Cs, PSOE y Unidos Podemos se sitúen en una horquilla de menos de 4,5 puntos supone asimismo que “cualquiera puede ganar”, al tiempo que coloca al “viejo bipartidismo en mínimos históricos”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios