INTERVENCIÓN EN EL CONGRESO EXTRAORDINARIO DEL SPD

Sánchez, en Alemania: el secesionismo "es también una amenaza al proyecto europeo"

El líder del PSOE remarca que España es una "democracia sólida" en la que se permite la defensa de la independencia de un territorio, pero en la que nadie está "por encima de la ley"

Foto: Pedro Sánchez, antes de comenzar su intervención en el congreso extraordinario del SPD en Wiesbaden, Alemania, este 22 de abril. (EFE)
Pedro Sánchez, antes de comenzar su intervención en el congreso extraordinario del SPD en Wiesbaden, Alemania, este 22 de abril. (EFE)

Era su principal objetivo. Hacer ver a Alemania, al corazón del Viejo Continente, que el movimiento independentista no es solo un riesgo para la unidad territorial de España, sino también "una amenaza al proyecto europeo". Ese es el mensaje que Pedro Sánchez quería llevar al congreso extraordinario del Partido Socialdemócrata Alemán, el SPD, y el que llevó. Recalcar a la formación hermana, y a la que el PSOE debe tanto, que España es una "democracia consolidada" en la que está permitida la defensa de las ideas separatistas, pero no romper la ley, y eso fue lo que los soberanistas hicieron el año pasado.

Sánchez viajó este domingo desde Madrid hasta Wiesbaden, localidad al oeste del país cercana a Fráncfort donde los socialdemócratas germanos celebran el cónclave de la sucesión de Martin Schulz. Con esta visita fugaz, de apenas unas horas, y completada con entrevistas bilaterales con el vicecanciller y ministro de Finanzas, Olaf Scholz —presidente interino del SPD desde febrero, cuando dimitió Schulz— y la favorita y ganadora en la carrera por el liderazgo, Andrea Nahles, el secretario general comienza una gira por Europa. 'Tour' del que aún no hay demasiados detalles pero con el que el jefe de Ferraz quiere hacer pedagogía frente al desafío independentista. La dirección del PSOE cree que el Gobierno de Mariano Rajoy no ha hecho su trabajo y no ha movilizado lo suficiente su maquinaria diplomática y sus legaciones en todo el mundo para contrarrestar el relato victimista del separatismo. Su presencia en Alemania es muy significativa, pues es el país en el que está desde hace un mes el 'expresident' Carles Puigdemont en libertad bajo fianza, a la espera de que el tribunal de Schleswig-Holstein resuelva el proceso de extradición.

[Consulta aquí en PDF el discurso de Pedro Sánchez en Wiesbaden en castellano y en inglés]

El líder socialista remarcó durante su intervención en inglés ante el plenario del cónclave del SPD que España es una "democracia consolidada", "gobernada por el Estado de derecho", que "integra la diversidad en un sentido federal", como en Alemania, una democracia "sólida" que hoy afronta una "vieja amenaza, que no es ajena a la historia reciente de Europa", que es el independentismo. "El desafío secesionista en Cataluña no es solo una amenaza a la integridad de España, es también una amenaza al proyecto europeo. Son los valores europeos los que están en juego", los que se basan en "una unión cada vez más fuerte, nunca en la división y la falta de solidaridad". Esos valores, siguió Sánchez, se basan en la necesidad de derribar los muros de la "incomprensión mutua" y que son necesarios para encarar los retos de nuestro tiempo y frente a los que los Estados nación no pueden "hacer nada" por sí solos. Y son los valores, en definitiva, "de la ley", porque "nadie está por encima de la ley en una democracia".

"Son los valores europeos los que están en juego", los que se basan en "una unión cada vez más fuerte, nunca en la división y la falta de solidaridad", avisa


Los socialistas siempre han confrontado la expresión de "presos políticos" que no sueltan de su boca los soberanistas. Por eso Sánchez hizo hincapié en que en la democracia española, la defensa de un proyecto político, incluso el independentista, es "legítima". "Pero nadie puede violar la ley y una Constitución democrática en la Europa del siglo XXI para alcanzar sus objetivos políticos". Y los separatistas "decidieron romper la ley, precisamente porque sabían que no tenían una mayoría social, ni siquiera en Cataluña".

La "inacción" de Rajoy

Ante esta crisis constitucional, subrayó el secretario general, los socialistas no se han quedado "de brazos cruzados". Han sido "muy críticos" con las "acciones y la inacción del Gobierno", que ha cometido "errores", como su "incapacidad" para abrir un diálogo y para entender la diversidad territorial "como una riqueza y no como una amenaza". De hecho, está "convencido" de que los españoles son "conscientes" de que un Ejecutivo del PSOE la situación no habría llegado a este punto de "ruptura". "Podemos ser muy críticos con el Gobierno, y lo somos, pero nunca seremos desleales al imperio de la ley ni a nuestra Constitución", sostuvo.

Sánchez destaca las llamadas al diálogo del PSOE, a las que los independentistas han respondido con el silencio. "No renunciaremos al diálogo"

Por ello el PSOE ha hecho "continuas apelaciones al diálogo" que han caído en saco roto entre los independentistas, como ha hecho llamamientos para hablar sobre cómo mejorar el autogobierno de Cataluña y reformar el modelo territorial. "Pero a esas llamadas el movimiento separatista siempre ha respondido con el silencio". Incluso ha decidido no participar en la comisión territorial abierta en el Congreso e impulsada por el PSOE, recordó. "Sin embargo, nunca renunciaremos al diálogo. Seguiremos reclamando espacio para la política".

Sánchez, en Alemania: el secesionismo "es también una amenaza al proyecto europeo"

Sánchez también hizo referencia a los valores con otra cuestión de actualidad: el último comunicado de ETA y también la previsión de su anuncio de su disolución definitiva el primer fin de semana de mayo. Fin que es "una gran noticia, esperada por mucho tiempo en Europa y en España". Tras recordar a las víctimas del terrorismo y a sus familias, el líder de los socialistas destacó el papel "esencial" de la cooperación judicial en el marco de la Unión Europea en esta victoria, porque sin ella "nunca" se habría logrado ese triunfo. "Esta es la Europa por la que vale la pena luchar, la Europa de la cooperación, de la integración, de la solidaridad, la que se encuentra en nuestros valores compartidos y la apelación a un demos cívico que trasciende fronteras, la Europa por la cual vale la pena reformular un gran acuerdo constitucional".

Nahles, vencedora con el 66,3%

El último mensaje de Sánchez se dirigía al SPD, el partido hermano con el que el PSOE siempre se ha entendido y que ha sido su espejo pero que ahora pasa sus horas más bajas. En las elecciones federales de septiembre, alcanzó su mínimo histórico, el 20,5%. Schulz prometió no pactar con la democracia cristiana de Angela Merkel, pero su imposibilidad para formar un Gobierno alternativo abocó al SPD a pactar una nueva gran coalición.

Andrea Nahles, la nueva presidenta del SPD, se dirige al plenario en el congreso extraordinario de su partido, en la ciudad de Wiesbaden, capital del estado federado de Hesse, al oeste de Alemania. (EFE)
Andrea Nahles, la nueva presidenta del SPD, se dirige al plenario en el congreso extraordinario de su partido, en la ciudad de Wiesbaden, capital del estado federado de Hesse, al oeste de Alemania. (EFE)

El acuerdo desembocó en la dimisión del líder y en el congreso de este domingo, protagonizado por la disputa por el liderazgo entre Andrea Nahles, de 47 años y jefa del grupo parlamentario en el Bundestag (y la respaldada unánimemente por la cúpula), y Simone Lange, de 41, alcaldesa de la localidad norteña de Flensburg y poco conocida. El jefe de Ferraz se vio este domingo en Wiesbaden con Scholz, Schulz y Nahles, que finalmente resultó vencedora en el cónclave. Ella obtuvo 414 apoyos entre los 631 delegados presentes, el 66,3% del total de votos válidos. Nahles se convierte así en la primera mujer al frente del SPD en sus 154 años de historia. Lange recabó 172 apoyos. El resultado contrasta con el 100% que obtuvo Schulz hace un año, cuando asumió las riendas de la formación y las encuestas soplaban a favor.

El líder subraya que la socialdemocracia necesita al SPD "fuerte y unido", aunque esté en uno de sus momentos más difíciles. "Esperanza y sin miedo"

"Os necesitamos fuertes y unidos", enfatizó Sánchez. "Fuertes y unidos, caminando juntos, hombro con hombro, en la construcción de una Europa social. Necesitamos reconstruir todos juntos el contrato social roto por la crisis y las políticas derechistas". El líder socialista recordó que una de las "grandes lecciones" que han aprendido ambas organizaciones es que han de abrirse a la sociedad, buscar respuestas a los desafíos de la revolución tecnológica, a los retos del siglo XXI. "Una respuesta desde una visión optimista con confianza en el futuro".

Sánchez recalco que "la voz de la socialdemocracia necesita la inspiración y la fuerza de un partido como el SPD". "Sabemos que es un momento muy difícil para los progresistas en Europa. No voy a negarlo. Pero tened en cuenta algo: el momento más oscuro es siempre es el que precede al amanecer".

El secretario general había arrancado su discurso trayendo a colación una de las fotos que tiene en su despacho, la de la visita, a comienzos de los años sesenta, del presidente John F. Kennedy a Berlín, y de la que fue anfitrión el alcalde de la ciudad, el socialdemócrata Willy Brandt, luego canciller de Alemania, un hombre que presenció "la caída de la democracia en España", con la Guerra Civil, y que luego apoyó, junto al SPD, a la recuperación de las libertades y el fortalecimiento del PSOE. Kennedy y Brandt eran, en aquel 1963, "dos líderes en su mejor momento, mirando al futuro con optimismo". Pero para Sánchez la parte más "inspiradora" de esa imagen es la gente. Sus rostros. En ellos se percibe "confianza", "emoción", "determinación", "optimismo".

Pedro Sánchez y Martin Schulz se saludan en el congreso de Wiesbaden, este domingo. (EFE)
Pedro Sánchez y Martin Schulz se saludan en el congreso de Wiesbaden, este domingo. (EFE)

"Sobre todo, hay esperanza, y eso es lo que la socialdemocracia siempre ha representado para la gente en Alemania, en España y en Europa". "Cuando la esperanza falla, cuando la gente mira el futuro con optimismo sino con miedo y resignación, los únicos que se benefician son aquellos que prometen recetas del pasado". Por eso los socialdemócratas no pueden "permitir" que el miedo "se imponga a la esperanza". "Esperanza y sin miedo, amigos míos —apremió Sánchez al final de su discurso—. Hagámoslo otra vez, hagámoslo juntos".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios