LIDERÓ EL INDEPENDENTISMO EN BERGUEDÀ

Marie Kapretz, la alemana de ERC y anfitriona de Puigdemont en Berlín

La política alemana, exdelegada del Govern, se ha convertido en la guía de la cúpula independentista trasladada a Berlín en los primeros días del periplo alemán de Puigdemont

Foto: Marie Kapretz, la anfitriona de Puigdemont en Berlín. (YouTube)
Marie Kapretz, la anfitriona de Puigdemont en Berlín. (YouTube)

Fue la primera en hablar. Ante los micros y cámaras expectantes, una alemana se encargó de presentar a Carles Puigdemont y ejercer de anfitriona en la primera rueda de prensa del 'expresident' después de salir de prisión. Marie Kapretz, la que fuera delegada del gobierno catalán en Berlín hasta la aplicación del artículo 155, se ha convertido en el nexo de unión entre Alemania y Cataluña en los últimos días. Primero, acompañando a los diputados de ERC —su partido— a la prisión de Neumünster para recoger al líder catalán y después llevándolos a la capital. Pero ¿quién es la mujer que hizo los honores a Puigdemont durante su comparecencia?

Nacida en Berlín, se trasladó a Cataluña a los 19 años. Al acabar sus estudios de diseño gráfico en Barcelona, se estableció en Berguedà, donde fue una de las principales impulsoras del independentismo en la región. Allí inició su carrera en política local como concejala de la oposición en el municipio de Cercs. Aunque lo intentó antes con ICV, no se hizo un hueco en el ayuntamiento hasta que se presentó por ERC, en 2011. La lista que lideraba superó a la del Partido Socialista, aunque no consiguió romper con la hegemonía de CiU y se mantuvo en la oposición. Repitió en las elecciones de 2015 pero renunció poco después por motivos personales. También ocupó el quinto lugar en la lista de Esquerra a las Elecciones al Parlamento Europeo de 2014.

Kapretz, de 42 años, volvió a su ciudad natal para convertirse en delegada del gobierno de la Generalitat en 2016 hasta que llegó el 155

Kapretz, de 42 años, volvió a su ciudad natal para convertirse en delegada del gobierno de la Generalitat a principios de 2016, puesto que ocupó hasta que la intervención del gobierno central echó el cierre a todas las oficinas catalanas en el extranjero. Fue entonces cuando empezó a darse a conocer entre la prensa alemana, a la que trasladaba los mismos mensajes de los políticos independentistas enarbolan en España, como que la corrupción es un mal endémico solo de una parte de España: "Hay mucho dinero sobre el que no hay control. Y eso es un escándalo, porque nuestra infraestructura y nuestras escuelas se resienten. Muchos residen en edificios de contenedores. Algunos trenes tardan dos horas en hacer 50 kilómetros", explicó al diario 'Berliner Zeitung' en una entrevista concedida poco después del 1 de octubre.

Su papel como embajadora del independentismo se centró sobre todo en reforzar las relaciones bilaterales con las autoridades alemanas y en coordinar las acciones del Govern en el extranjero bajo el mando de Carod Rovira. Su oficina, situada en la Friedrichstrasse —la calle más cara de la capital—, era una de las más potentes para la Generalitat por el peso estratégico de la principal potencia europea. De hecho, fue la pionera en la red de embajadas catalanas. Kapretz sustituyó a Mar Ortega, quien no hablaba alemán, pero ni con la ventaja del idioma consiguió nunca su objetivo de ser recibida por Angela Merkel para trasladar los intereses catalanes a la canciller.

Durante su gestión puso el acento en la "la parte innovadora de la economía catalana y el potencial creativo y artístico de Cataluña", como explicó en una entrevista concedida con su llegada al cargo a 'El Punt Avui'. De hecho, se resistió a dejar el puesto, y acudió a su oficina cuando el Gobierno de Mariano Rajoy ya habría ordenado el cierre de todas las delegaciones. Aunque mantuvo su residencia en la ciudad alemana, la salida de prisión del 'expresident' este viernes le pilló en Cataluña con su familia, y se ofreció a acompañar a los disputados de su partido por Alemania. Estuvo, incluso, en la cena que celebró Puigdemont a su llegada a Berlín con sus más allegados.

De la caída del Muro al 'procès'

Kapretz, que se define a mí misma como "emprendedora reflexiva", habla cinco idiomas (alemán, inglés, catalán, castellano y griego) y está casada con el griego y también independentista Yorgos Konstantinou. Respecto al proceso independentista asegura ser una "convencida defensora del derecho a la autodeterminación". "Quiero para Cataluña un estado propio moderno que sea garantía de igualdad de todas las personas, protector del medioambiente de la educación y la salud pública de calidad", explica en su página web personal, donde bajo el título "De la caída del muro de Berlín al proceso independentista catalán" también vuelca todas sus impresiones sobre el 'procès' y otros asuntos de agenda política.

En la misma entrevista citada anteriormente con el diario local berlinés expresaba así las diferencias "de mentalidad" entre Cataluña y Madrid: "Cataluña siempre ha estado comerciando, prosperando gracias al intercambio, mostrándose abierta, mientras que la España central demuestra su poder y fortaleza manteniéndose pura. La sociedad civil también es muy diferente. Cataluña cuenta con pequeñas y medianas empresas, tiene una amplia clase media. El modelo madrileño se asemeja más a una pirámide con una clase baja muy amplia y una alta pequeña. Ambos modelos podían vivir perfectamente juntos en un solo Estado, si uno de los lados no quisiera ponerle un sello".

El papel que jugará Marie Kapretz en los próximos días y durante la estancia de Puigdemont en Berlín depende, sobre todo, de lo que dure esta última, que está supeditada a la decisión de los jueces alemanes de extraditar o no al 'expresident' por malversación, después de rechazar la causa de rebelión. Pero, en cualquier caso, Kapretz apunta a convertirse en uno de los puestos fundamentales en el periplo del 'expresident' por Alemania.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios