Puigdemont atravesó Laponia por carretera para escapar de Finlandia y evitar el ferry
  1. España
salió de noche para no ser detectado

Puigdemont atravesó Laponia por carretera para escapar de Finlandia y evitar el ferry

Sus acompañantes establecieron turnos de ocho horas para recorrer los casi 3.000 kilómetros que le separaban de Bélgica

Foto: Puigdemont atravesó Laponia por carretera para escapar de Finlandia y evitar el ferry
Puigdemont atravesó Laponia por carretera para escapar de Finlandia y evitar el ferry

Carles Puigdemont realizó todo el trayecto para escapar de Finlandia por carretera, en parte con la Renault Espace que utilizaba habitualmente su equipo en sus desplazamientos por Bélgica y en parte en otra furgoneta. El viaje que finalizó con su detención en Alemania fue aún más alocado de lo que pareció en un inicio ya que el 'expresident' y sus acompañantes se decantaron por evitar el ferry para llegar de Helsinki a Estocolmo pese al coste de sumar 1.000 kilómetros extra a su escapada por carretera. Atravesó la Laponia finlandesa únicamente para sortear el riesgo de que fuera identificado en el barco, informan a El Confidencial fuentes de la investigación.

Los ocupantes de los vehículos, tres de ellos imputados por encubrimiento, se concertaron para conducir en turnos de ocho horas. Afrontaban un trayecto de casi 3.000 kilómetros que quedó frustrado cuando las Fuerzas de Seguridad lograron detenerle en una gasolinera al norte de Alemania. Acababa de cruzar la frontera con Dinamarca. El inicio de la estrambótica huida arrancó en la tarde del viernes, justo después de conocer que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena había decidido emitir una orden de busca y captura en su contra.

Eludió el ferry por el mismo motivo por el que decidió no hacer uso de los billetes de avión de los disponía para volar desde Helsinki. Tras la activación de la OEDE el peligro de ser arrestado en uno de los controles, fuera aeroportuario o naval, era demasiado grande. Durante todo el trayecto los agentes de campo de la Policía Nacional y del CNI no le perdieron la pista. Desde Finlandia, pasó a Suecia donde, según las fuentes consultadas, empleó el Puente de Orensund que, a lo largo de casi 20 kilómetros bajo el agua, lleva hasta Dinamarca.

Los servicios secretos contaron con información adicional mediante sistemas de espionaje electrónico (correo electrónico, llamadas de móvil, mensajería instantánea) y una baliza que permitía establecer su posicionamiento, según confirmaron a este diario fuentes cercanas al despliegue. La existencia de este último aparato ha acabado convirtiéndose en un nuevo frente judicial para España ya que la Justicia belga ha abierto diligencias para investigar si se colocó un geolocalizador en el vehículo durante su estancia en Bruselas.

Según adelantó TV3, magistrados belgas investigarán si la colocación de ese dispositivo contaba con el visto bueno de un equipo conjunto con fuerzas de seguridad de su territorio o se hizo sin su conocimiento. El aparato fue encontrado tras su detención en Alemania el pasado 25 de marzo y pudo ser determinante para su arresto, que le condujo entonces a la prisión germana de Neumünster.

Puigdemont sale de la cárcel tras pagar la fianza de 75.000 euros

No obstante, todo cambió inesperadamente en la tarde de este jueves cuando la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein se decantó por denegar la entrega por los hechos vinculados a la rebelión y le dejó libre después de pagar una fianza de 75.000 euros. Ahora se encuentra a disposición de los jueces que deben tramitar su entrega en los próximos meses, aunque solo para que sea juzgado por la malversación.

Carles Puigdemont Laponia Espionaje Independencia de Cataluña
El redactor recomienda