polémica ante el video viral

Expertos constitucionalistas sobre el rifirrafe real: "Hay que ser Reina las 24 horas"

Los expertos consultados por este diario insisten en la necesaria "ejemplaridad" y "rigurosidad" que todos los miembros de la familia real deben mostrar en cada momento

Foto: La reina Letizia junto a sus hijas, la princesa de Asturias y la infanta Sofía. Justo detrás, la reina Sofía. (Reuters)
La reina Letizia junto a sus hijas, la princesa de Asturias y la infanta Sofía. Justo detrás, la reina Sofía. (Reuters)

Es innegable que el episodio protagonizado entre doña Letizia y doña Sofía, bautizado en muchos espacios como el "rifirrafe de las dos reinas", ha adquirido una dimensión nacional. El vídeo —que se volvió viral en cuanto las imágenes aterrizaron en internet— ha sido analizado ángulo por ángulo en la mayor parte de las casas españolas. Zarzuela, por su parte, decidió guardar silencio tras el incidente, entendiendo que no había "nada que comentar", mientras las redes sociales dirimían las causas que terminaron provocando una importante crisis de imagen en la Casa Real. Expertos constitucionalistas consultados por este diario consideran algo "sobredimensionado" el suceso en los medios de comunicación, aunque también reconocen que la institución monárquica permite establecer muy poca separación entre el ámbito privado y público, e insisten en que aunque "en ocasiones sea difícil o desagradable", sus miembros "deben comportarse las 24 horas como si tuvieran una cámara detrás que reprodujera cada paso" y "con la rigurosidad" que se les supone.

Así lo afirma Xavier Arbós, catedrático en la Universidad de Barcelona, que admite que todos los componentes de la familia real y, en referencia expresa al incidente, asevera "abuela, madre e hija", deben esforzarse en garantizar "la mejor imagen posible" porque "también será la mejor expectativa del presente y del futuro, de quien vaya a suceder a Felipe VI". De forma simplificada y sin entrar en mayores detalles, el vídeo que tanta polémica ha generado muestra cómo la Reina intenta impedir que doña Sofía se fotografíe con sus nietas. Como revelaba José Antonio Zarzalejos en este diario citando a personas próximas a la Casa del Rey, se le atribuye a doña Letizia una "sobreprotección" hacia sus hijas y un "afán excesivo e innecesario por sustraerlas del círculo mediático".

Expertos constitucionalistas sobre el rifirrafe real: "Hay que ser Reina las 24 horas"

En ese sentido, Arbós considera que el incidente debe servir para comprender que "en el mundo actual en el que prevalece una divulgación continua a través de redes sociales y otros medios", uno de los elementos de exigencia a la heredera al trono —y al resto de la familia— es el de "tener siempre un comportamiento impecable" que huya de cualquier tipo de controversia. "Todos los españoles deben tener la mejor expectativa también sobre la educación de la heredera de don Felipe", insiste.

El profesor de la Universidad Complutense Miguel Ángel Fernández Valencia reconoce que a pesar de que se trata de un suceso enmarcado en el ámbito privado, "tiene una gran relevancia pública" y, por eso, "tendrá repercusión en la propia institución". En la misma línea, Fernández Valencia pone el acento en la "ejemplaridad" y la "rigurosidad" que los miembros de la familia real deben demostrar en todo momento. "Lo más significativo para una dinastía es que sus miembros siempre deben ser ejemplares. No son una familia normal ni tampoco corriente, y eso deben tenerlo muy presente", zanja.

Precisamente, las distintas informaciones publicadas estos días trataban de contextualizar la compleja relación que doña Sofía y doña Letizia mantienen desde que Felipe VI anunciara su compromiso. Que las relaciones entre los miembros de la familia real han pasado por mejores y peores momentos —no solo la de las reinas— es de sobra conocido, como lo son también las dificultades que pudo atravesar la Reina actual para adaptarse a un entorno complejo, muy particular y absolutamente distinto al suyo. Así lo manifestaron también personas cercanas doña Letizia, como su íntima amiga y consultora política, Imma Aguilar, y así lo reconocen muchas otras personas que han vivido día a día el aterrizaje de Letizia Ortiz a los confines del Monte de El Pardo.


El papel de la princesa de Asturias

Más allá de la indiscutible crisis de imagen, existe otro debate público creado a raíz del polémico vídeo y que mira directamente a esa excesiva protección por parte de la Reina hacia sus hijas. Sobre todo a la princesa de Asturias. Muchas de las críticas lanzadas ponían de relieve la insistencia de su madre por protegerla de las fotografías y de la esfera pública pese a ser la heredera al trono de España. Pero ¿qué supone esa condición a día de hoy para la princesa Leonor? Los expertos constitucionalistas coinciden en que en estos momentos "no tiene ninguna función constitucional" que implique una necesaria exposición pública. Es más, insisten en que "la educación y la formación" de las hijas de Felipe VI se enmarca, esta vez sí, "en el terreno absolutamente privado" y su desarrollo es decisión de los padres.

El catedrático en Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco Javier Tajadura recuerda que el derecho sucesorio se concretará cuando Leonor cumpla la mayoría de edad y jure o prometa la Constitución. "Hasta entonces son los padres los que la educan y la forman para las futuras funciones que deberá desempeñar" y nada hace indicar, insiste, que deba tener una exposición pública mayor a la que ellos decidan. "Todavía es una niña y no tiene obligaciones y funciones constitucionales", concluye.

Felipe VI junto al rey emérito y la princesa de Asturias. (EFE)
Felipe VI junto al rey emérito y la princesa de Asturias. (EFE)

También Juan José Solozábal, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid y otro de los expertos consultados por este diario, entiende que la educación y formación de la heredera es decisión de don Felipe y doña Letizia, afirmando además que "conociendo la sintonía constitucional y democrática de sus padres, es presumible que la educación que está recibiendo la princesa esté enfocada a las altas tareas que asumirá más adelante", y considerando también que "aunque es de interés, no hay que sobredimensionar lo sucedido" en la catedral de Palma.

En todo caso, como explica José Antonio Montilla, catedrático de la Universidad de Granada, hoy por hoy no existe ninguna normativa inferior a la Constitución donde "se recojan o se incluyan cuestiones sobre el proceso formativo de los sucesores a la Jefatura del Estado" y, por tanto, "prevalece siempre el ámbito privado hasta que la mayoría de edad no traslade a Leonor al ámbito público como heredera".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
71 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios