Independencia de Cataluña: Los tres audios que acorralan a Artadi: Que el presidente sepa qué estamos haciendo. Noticias de España
Junqueras sabía que la independencia era imposible

Los tres audios que acorralan a Artadi: "Que el presidente sepa qué estamos haciendo"

Las intervenciones telefónicas confirman que Elsa Artadi, mano derecha de Carles Puigdemont y una de las mejor colocadas para sucederle, participó en los preparativos para la secesión

Foto:  Foto: EC.
Foto: EC.

El contenido de las intervenciones telefónicas a los organizadores del 1-O confirma que Elsa Artadi, mano derecha de Carles Puigdemont y una de las mejor colocadas para sucederle al frente de la Generalitat, estaba al tanto de los planes de desconexión del Govern y participó en decisiones clave. Tres conversaciones realizadas solo unas semanas antes del referéndum implican a la actual portavoz de JxCAT en el diseño del lanzamiento de la Administración Tributaria de Cataluña (ATC) como estructura de Estado y la sitúan como promotora de la colaboración de los ayuntamientos en la cesión de espacios para la consulta.

La primera llamada que incrimina a Artadi se produjo el pasado 31 de agosto a las 19:40. La actual diputada en el Parlament telefoneó a Josep Lluís Salvadó, exsecretario de Hacienda del Govern y uno de los más estrechos colaboradores de Oriol Junqueras, para pactar la presentación de la ATC, que se iba a producir cuatro días después e iba a contar con la presencia de Puigdemont. Artadi quería cerrar el contenido del discurso que iba a ofrecer el 'expresident' para celebrar la entrada en funcionamiento de una entidad decisiva en la estrategia de ruptura.

“Es corto [el discurso], tiene tres paginitas”, explicó la mano derecho del 'expresident'. “Básicamente, comienza por agradecer el trabajo hecho, que además hemos conseguido hacerlo con un ‘timing’ perfecto, como diciendo que esto estará listo para lo que el país necesita y que, por tanto, está muy bien haberlo conseguido en tiempo y forma (...) Necesitamos que la agencia tributaria sea un instrumento que funcione con precisión, y que estamos hoy aquí para mostrar los avances con personal y sistemas de información y gestión que nos permitan estar preparados. Algo así. ¿Sería eso lo que hemos de decir más o menos?”. Salvadó asiente: “Sí, sí. Queda bien cuadrado”.

Ambos decidieron que Puigdemont enfatizara la importancia para el Estado propio de tener a punto la ATC y que enfocara sus palabras a “dar confianza a la gente de cara al referéndum” que iba a celebrarse en un mes. En la llamada, a la que ha tenido acceso El Confidencial, Artadi también confirmó su papel de enlace con el 'expresident' en la supervisión de los planes de desconexión. “Es un momento para explicar que estamos listos y que lo hacemos coincidir con estos dos hitos que justo pasamos ahora”, aseguró la dirigente. “Lo digo porque cuando se lo tenga que explicar al presidente, al margen del discurso, que lo leerá, para que sepa qué coño estamos haciendo allí [en la ATC, se entiende]”.

Salvadó le facilitó algunos datos para que se los hiciera llegar a Puigdemont. “Las oficinas [de la ATC] son la punta del iceberg. Es la parte visible. Pero detrás hay todo un grupo de proyectos, que es el sistema organizativo; se ha cambiado el orden de estructura, se ha incorporado personal a la estructura directiva para gestionar todo esto”. Según el exsecretario de Hacienda, ya tenían los recursos necesarios para cortar amarras con la Agencia Tributaria del Estado. “Que en el momento que hagamos esos cambios rápidos tengamos esas herramientas preparadas para el cambio. Las oficinas son la cara, la punta del iceberg, y debajo hay toda una estructura...”. “Vale, de cambios profundos”, terminó Artadi con un tono de complicidad.

La publicación de la ley del referéndum

Según la Guardia Civil, esa conversación evidencia la participación de la jefa de campaña de JxCAT en el proceso de construcción de las “estructuras de la república catalana”, pero hay otras dos que también complican su futuro judicial. Se produjeron la noche del 6 de septiembre, minutos después de que el Parlament aprobara la ley del referéndum de autodeterminación, contra el criterio de los propios letrados de la cámara autonómica y pese a la prohibición del Tribunal Constitucional. A las 23:36, coincidiendo con la firma solemne del decreto de convocatoria del 1-O, la mano derecha de Puigdemont llamó a otro cargo de la máxima confianza de Junqueras, Josep Maria Jové, ex secretario general de Vicepresidencia de la Generalitat y considerado por la Guardia Civil uno de los cerebros del 'procés'.

Artadi le dijo a Jové que había hablado con Jordi Turull —exconsejero de Presidencia— y que este último le había dicho que fuera él quién decidiera cuándo debía publicarse el decreto, si el mismo día 6 o ya el 7. “(…) ¿El hecho de que lo publiquemos el 6 en lugar del 7 afecta a plazos o algo?”, preguntó la dirigente de JxCAT. “No, no, estamos preparados para enviar cartas, para hacer cosas. Se han de publicar ya”, respondió Jové. Artadi repreguntó: “¿Los decretos se han de publicar el 6?”. “Sí, porque hemos de activar cosas”, insistió Jové.

Tres minutos después, a las 23:39, Artadi telefoneó de nuevo a Jové y le contó que, tras hacer varias gestiones, había conseguido que la ley saliera publicada con fecha de 6 de septiembre. “Me dice Víctor [Domingo, un técnico de la Generalitat, se entiende] que está todo controlado. Que se publicarán de madrugada con fecha del 6 de septiembre”. Jové no estaba convencido: “¿De madrugada qué quiere decir? Porque yo tengo que enviar correos a los ayuntamientos”. Pero Artadi le contestó que no podía hacer otra cosa y le pidió que no pensara mal. “Cuando hayan conseguido subir la maquineta y lo hayan conseguido publicar. No estamos retrasando con ninguna voluntad. (…) Estará en una hora, pero que lo pondrán con fecha de hoy. De todas maneras ahora hablaré con [Víctor] Domingo y si tengo más noticias te aviso”.

Según detalla la Guardia Civil en sus informes, las 'cartas' a las que se referían Jové y Artadi en esas conversaciones son las comunicaciones que la Generalitat envió la noche del mismo 6 de septiembre a todos los ayuntamientos de Cataluña para conminarlos a que, en el plazo de 48 horas, confirmaran la disponibilidad de los locales electorales utilizados en las anteriores elecciones al Parlament. “Necesitaban que la fecha de la firma fuese la del día 6 y no la del 7 para acelerar todos los trámites que estaban pendientes”, exponen los investigadores.

Estas tres llamadas han llevado a la Guardia Civil a incluir a Artadi en una lista de 32 personas de “interés para la investigación”, junto a los propios Salvadó y Jové y otros altos cargos del Govern y de organismos decisivos como el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI). Aunque hasta ahora se ha limitado a liderar las negociaciones de JxCAT con ERC para la elección del nuevo 'president' de la Generalitat, cerradas la semana pasada con un pacto en torno a Jordi Sànchez, el futuro judicial de este y de otros dirigentes de su propia lista la colocan como favorita para convertirse en la nueva inquilina de la Casa dels Canonges.

Junqueras sabía que no había estructuras

La Guardia Civil también intervino una llamada que revela que Junqueras sabía semanas antes de la consulta y de la declaración unilateral de independencia (DUI) que Cataluña no estaba preparada para separarse del resto de España. El 30 de agosto, a las 16:49, Salvadó telefoneó a Raúl Murcia Tobalo, alias 'Muto', asesor de Junqueras, para trasladarle que estaba preocupado porque Artadi quería verlo y no sabía si debía contarle que las estructuras de país no estaban listas. Salvadó temía que la asesora de Puigdemont y toda la antigua Convergència usaran esa información para anunciar que la independencia no era posible porque los dirigentes de ERC no habían hecho su parte del trabajo.

Precisamente, justo en el momento de descolgar, Muto estaba al lado de Junqueras. Salvadó se sinceró. “Aquí tenemos el patio de que en el mes de octubre no hay capacidad, ni tenemos control de aduanas, ni tenemos un banco donde meter… Resumen, la cosa pinta, no está, está muy verde, entonces eso cualquiera que tenga dos dedos de cerebro lo sabe”, expuso el exsecretario de Hacienda del Govern. “Ahora bien, a mí me da pánico de que si transmitimos las cosas como son en realidad a Elsa [Artadi], al presidente y a su entorno (…) esto lo acaben utilizando para decir: 'Junqueras no ha preparado el país para que el día 2 de octubre declaremos la independencia”.

Muto captó el mensaje y se lo trasladó a Junqueras. Treinta minutos después, tras hablar con el exvicepresidente, Muto llamó de vuelta a Salvadó y le pidió que no contara la verdad a Artadi. “Decid un poco lo que se pueda decir, agenda y algo más de lo que se pueda decir. Pero el resto guárdatelo”. Esa fue la orden. “No todo en absoluto, porque no sabemos qué tratamiento pueden hacer de todo esto”. “Bien, bien”, respondió Salvadó. Con todo, a pesar de esta información, los dirigentes de ERC continuaron adelante con los preparativos del referéndum. Hasta el 27 de octubre. Hasta la DUI. Después, todo se diluyó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios