LE DEJA QUE ELIJA LA FÓRMULA Y EL TIEMPO

El PSOE mantiene el aval al Gobierno contra Puigdemont pese al Consejo de Estado

Subraya que el órgano consultivo no "quita la razón" al Ejecutivo, solo discrepa del "procedimiento y los tiempos". Calvo desautoriza la idea del PSOE-M de una plataforma de izquierdas para la capital

Foto: Carmen Calvo (d) y Luz Martínez Seijo, secretarias de Igualdad y Educación de la ejecutiva socialista, este 26 de enero en Ferraz. (Inma Mesa | PSOE)
Carmen Calvo (d) y Luz Martínez Seijo, secretarias de Igualdad y Educación de la ejecutiva socialista, este 26 de enero en Ferraz. (Inma Mesa | PSOE)

El PSOE descarga la responsabilidad en el Gobierno, pero no se separa por completo de él. Comparte con Mariano Rajoy la necesidad de hacer todo lo posible para impedir que Carles Puigdemont sea 'president' de la Generalitat, pero sí deja al arbitrio del Ejecutivo la elección de la fórmula más idónea. Y no entiende que el informe contrario del Consejo de Estado sea un obstáculo para que Rajoy acuda al Tribunal Constitucional, como finalmente ha decidido hacer el Consejo de Ministros de este viernes.

Ya dijo Pedro Sánchez el pasado martes en Sevilla que el PSOE apoyaría todos los recursos presentados por el Gobierno para defender la legalidad. Esa posición se mantiene, por mucho que el máximo órgano consultivo del Estado haya desaconsejado al presidente presentar ya la impugnación ante el TC con carácter preventivo. "Apoyamos al Gobierno en la decisión de que Puigdemont no se siga comportando como prófugo de la Justicia", aseguró la secretaria de Igualdad y número cuatro de la ejecutiva, Carmen Calvo. Y eso es lo importante para la dirección. Lo medular.

El PSOE mantiene el aval al Gobierno contra Puigdemont pese al Consejo de Estado

La dirigente subrayó, en varias respuestas a los periodistas, que el informe del Consejo de Estado "no quita la razón" al Gobierno tan siquiera, ya que no discrepa con el fondo. "Lo que le pone en cuestión es algo que tiene que ver con el procedimiento y los tiempos, y no nos vamos a meter con eso para mayor asombro de la ciudadanía y para gusto de los independentistas. Frente a los esperpentos, no vamos a dar pábulo. Los socialistas somos leales a la Constitución y no se puede investir por ningún procedimiento a Puigdemont", subrayó. La responsable de Igualdad de la dirección, profesora de Derecho Constitucional, recordó incluso que el informe emitido por la institución que dirige José Manuel Romay Beccaría es "preceptivo, pero no vinculante", y por tanto deja margen de maniobra a La Moncloa para actuar.

Es un "chiste" que se pida la dimisión

Ahora bien, es al Ejecutivo al que "le toca administrar" cómo conseguir el objetivo de que el líder de Junts per Catalunya (JxCAT) no logre la investidura: "El Gobierno sabrá qué medidas toma, cómo las toma y cuándo las toma, porque para eso es el Gobierno, y nosotros somos el principal partido de la oposición". Se remitió a lo que ocurrió con la aplicación del artículo 155 de la Carta Magna, que ella negoció con La Moncloa: ambas partes sentaron las bases del acuerdo que luego se elevó al Senado, pero también dejaba manos libres al Ejecutivo para operar técnicamente como considerara oportuno.

El Gobierno sabrá qué medidas toma, cómo las toma y cuándo las toma, para eso es el Gobierno, y nosotros, la oposición

Calvo descartó que el hecho de que el Gobierno acuda al TC contra el criterio del Constitucional pueda dar "alas" a los separatistas. Más aún, que Puigdemont, "desde Bruselas y huido de la Justicia", pida la dimisión de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría —quien ayer jueves adelantó la petición de informe al Consejo de Estado y anunció el recurso al Alto Tribunal—, es un "chiste". "Un prófugo de la Justicia no puede ser presidente de Cataluña, por ninguna vía. Un cargo público tiene que estar en el territorio, rindiendo cuentas... Y Puigdemont no reúne las condiciones".

El PSOE mantiene el aval al Gobierno contra Puigdemont pese al Consejo de Estado

"No puede" hacerlo

El otro mensaje de Calvo (y por ende, de Ferraz) fue una desautorización rotunda y clarísima al secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco. Como avanzó el diario 'El País', el líder del PSOE-M se plantea una lista conjunta que sume a toda la izquierda en las municipales de Madrid del próximo año. Y no descarta incluso acudir a las elecciones con otro nombre. El objetivo es que la izquierda retenga el control de la capital.

"Iremos con nuestras siglas", zanja Calvo, recordando que "otra cosa" es que se incorporen a las listas personas "independientes" y "solventes"

"Lo descartamos. Iremos con nuestras siglas", sostuvo tajante la número cuatro. "Otra cosa diferente", explicó, es que en la candidatura del PSOE puedan incorporarse personas "independientes", sin carné, y "solventes", porque eso forma parte de la "tradición" del partido. Pero el PSOE "no puede renunciar nunca a ir con sus siglas", porque es su "responsabilidad" como partido más votado después del PP. "En algún momento podemos contar con alguna persona independiente, pero [José Manuel Franco] no ha querido decir otra cosa ni estamos pensando en otra cosa".

E insistió: "Nosotros nos vamos a presentar con nuestras siglas cuando toque, que todavía falta mucho, en todo el territorio. Mi compañero Franco lo que quiere decir es algo que para nosotros es claro: queremos a la izquierda, lo que representa la izquierda políticamente, con la mayor unión posible", y eso significa contar con "personalidades", hombres o mujeres, independientes. "Pero no pensamos en otra cosa, nosotros queremos desalojar a la derecha de la Comunidad de Madrid". Porque esa es la meta de Ferraz, "derrotar" a la derecha "en todas las contiendas electorales". Y para eso, garantizó la número cuatro, el PSOE "presentará los mejores candidatos" y "los mejores equipos" porque "hay que gobernar Madrid de otra manera".

José Manuel Franco (i), secretario general del PSOE-M, con Pedro Sánchez, el pasado 13 de enero. (EFE)
José Manuel Franco (i), secretario general del PSOE-M, con Pedro Sánchez, el pasado 13 de enero. (EFE)

La noticia desconcertó de hecho a la dirección federal. "Es cosecha propia", de Franco, decía esta mañana a este periódico un alto cargo de Ferraz, que decía no entender por qué el líder regional había lanzado la idea sin tener además el consentimiento de Sánchez, que fue quien lo aupó el año pasado al mando del PSOE-M. No es la primera vez además que la ejecutiva tiene que bregar con un titular adverso. En verano, Franco señaló en una entrevista que Madrid podría convertirse en "nación".

El PSOE mantiene el aval al Gobierno contra Puigdemont pese al Consejo de Estado

Falta de nombres

Ahora Ferraz no quiere alimentar especulaciones: desea "trabajar con el tiempo que falta" para ir programando las candidaturas "en todos sitios por igual, también en Madrid". Aún no está nada claro. Por ahora, lo más seguro son dos descartes: los de Cristina Narbona, presidenta del PSOE, y Margarita Robles, portavoz parlamentaria. Y un nombre aún en circulación hay: el de la exministra Beatriz Corredor.

"El tema tiene muchos riesgos, habría que valorarlo con mucho cuidado", expresa una dirigente del núcleo duro de Sánchez

La situación del PSOE-M es muy delicada. Ya quedó como tercera fuerza en las municipales de 2015, y ahora en la federación se teme que caiga a la cuarta posición, superados no solo por PP y Ahora Madrid —la formación de la alcaldesa, Manuela Carmena—, sino también por Ciudadanos. De ahí que algunos cuadros sientan inquietud con la candidatura de 2019. Este viernes, se podía percibir cierto malestar en mandos regionales, aparte del descontento de Ferraz. "El tema tiene demasiados riesgos, habría que valorarlo con mucho cuidado", comentaba una responsable federal del núcleo duro de Sánchez, quien lamentaba que Franco hubiera lanzado la idea sin conocimiento y debate dentro del PSOE-M. Varios dirigentes entienden que hay que ser cautelosos con las propuestas, para no trasladar la imagen de que se da la contienda contra Carmena como perdida antes siquiera de comenzada.

El PSOE mantiene el aval al Gobierno contra Puigdemont pese al Consejo de Estado

Rajoy ha ido "demasiado lejos insultando" a todas las mujeres

Todavía siguen coleando las palabras de Mariano Rajoy el pasado miércoles en su entrevista con Carlos Alsina en Onda Cero. Cuando el periodista le preguntó por la discriminación salarial entre hombres y mujeres, el jefe del Ejecutivo respondió con un "no nos metamos en eso", despreciando por completo el tema. 

"No nos imaginábamos que el presidente del Gobierno iba a llegar tan lejos como para abandonar directamente a la mitad de su país", sentenció la secretaria de Igualdad socialista. Y ya no solo "por lo que dijo", sino por "el tono y el formato en que lo hizo, abdicando de que fuera responsabilidad suya", cuando esta cuestión, recordó, formó parte de su compromiso de investidura. 

"A lo mejor cuando se le habla de brecha [salarial] al presidente del Gobierno, se acuerde de la de Cristiano Ronaldo desgraciadamente el domingo en el partido", ironizó la exministra Carmen Calvo, quien advirtió de que la igualdad nunca ha sido un "tema principal" para la derecha, que "siempre se escurre". Calvo compareció en Ferraz este viernes acompañada de la responsable de Educación de la ejecutiva, la diputada Luz Martínez Seijo, que relató la propuesta del PSOE en esta materia y, en concreto, la medida estrella lanzada el martes en Sevilla por el líder, la gratuidad de primera matrícula universitaria

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios