el confidencial accede a imágenes de la cárcel

Porterías arrancadas, colchones volando, piedras, palos... Los vídeos de Archidona

Imágenes captadas en el interior de la cárcel de Archidona (Málaga) muestran los altercados y motines que protagonizaron los 572 argelinos que llegaron a estar recluidos en sus dependencias

Foto: Montaje: E. Villarino.
Montaje: E. Villarino.

La estancia de los 572 inmigrantes argelinos recluidos por el Ministerio del Interior en la nueva prisión de Archidona (Málaga) dejó momentos de extrema tensión. Durante los 52 días que se prolongó el internamiento, provocaron numerosos daños materiales, se enfrentaron entre ellos y trataron de atacar a los funcionarios que los custodiaban. Vídeos grabados dentro de la cárcel, a los que ha tenido acceso El Confidencial, captaron a los inmigrantes lanzando colchones por las ventanas de sus celdas, arrojando piedras y palos contra los puntos de control, arrancando porterías de fútbol de uno de los patios y rompiendo diverso mobiliario.

La mayoría de los inmigrantes había llegado en pateras a las costas de Cartagena durante el fin de semana del 18 y 19 de noviembre. Ante la saturación de los centros de internamiento de extranjeros (CIE) de Murcia y las provincias cercanas, la cartera que dirige Juan Ignacio Zoido decidió trasladarlos al centro penitenciario de Archidona, una cárcel recién construida que permanecía vacía a la espera de ser oficialmente inaugurada. La medida fue duramente criticada por los partidos de la oposición y las ONG, que denunciaron que incumplía la Ley de Extranjería. Pero Interior replicó que contaba con el respaldo de hasta siete tribunales y de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, y defendió que se trataba de una medida excepcional por una situación de “emergencia humanitaria”. Poco a poco, los inmigrantes fueron expulsados a su país de origen y enviados a otros CIE. Los últimos 67 fueron desalojados el 10 de enero.

Antes, la Policía Nacional tuvo que intervenir en varias ocasiones para reprimir motines y brotes de violencia. Uno de los vídeos a los ha accedido este diario fue grabado el pasado 13 de diciembre, el día en que se comunicó a los internos el inicio del proceso de expulsiones. En las imágenes, captadas por la cámara de seguridad de uno de los patios, se aprecia a varios inmigrantes lanzando sillas y cojines desde el interior de una de las salas comunes del módulo en el que estaban recluidos. Después, en otra secuencia registrada desde el mismo punto, se aprecia cómo varios individuos con las caras tapadas con trapos se aproxima a la propia cámara y comienza a lanzar palos y piedras para tratar de inhabilitarla.

Otra cámara de seguridad también grabó altercados el 28 de diciembre. En torno a un centenar de inmigrantes irrumpió en el patio y logró tumbar dos porterías de fútbol atornilladas al suelo. Instantes después, varios internos desguazaron los arquillos de metal que sujetaban las porterías para convertirlos en armas. La cámara captó cómo los lanzaban hacia el interior del módulo, donde aguardaban agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP), que tuvieron que actuar para evitar que la situación siguiera fuera de control. De hecho, minutos después se produjo un enfrentamiento entre los propios internos. Finalmente, la policía logró desalojarlos del patio con las manos en alto.

Este diario también ha tenido acceso a otras imágenes sin fechar que fueron grabadas dentro de las instalaciones de Archidona en ese mismo periodo. En un vídeo filmado de noche, se aprecia como vuelan almohadones y colchones lanzados por los internos desde sus celdas. En otras dos secuencias, los inmigrantes aparecen lanzando piedras y palos contra las mamparas de las salas en las que estaban los funcionarios que vigilaban las instalaciones. El sonido de los vídeos da una idea de la virulencia de estos ataques. Como se aprecia en las imágenes, los agresores se embozaron nuevamente para no ser identificados. Los impactos de las piedras provocaron grietas en los cristales de seguridad, aunque no los rompieron.

A pesar del contenido de los vídeos, Interior mantiene que ningún argelino resultó herido en los incidentes y que estuvieron atendidos en todo momento, en "mejores condiciones que en cualquier otro CIE". Tampoco sufrió daños ningún funcionario. El episodio más luctuoso se produjo el 29 de diciembre. Un inmigrante, Mohamed Bourdala, de 36 años, apareció ahorcado en su celda. La policía baraja que se trató de un suicidio, pero las ONG, que denunciaron la ausencia de todo tipo de garantías en Archidona, han exigido que se investiguen las causas de la muerte. Su familia también niega que se quitara la vida.

Tras el desalojo de los últimos argelinos, Interior anunció que iniciará en breve las obras de reparación de los desperfectos para que el centro penitenciario esté plenamente operativo "en las próximas semanas" y empiece a recibir los primeros reclusos. El recinto está construido sobre una superficie de 102.232 metros cuadrados y dispone de 1.008 habitaciones distribuidas en 12 módulos residenciales, además de cuatro módulos polivalentes. Las obras concluyeron en 2013, pero la crisis paralizó su puesta en marcha.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios