La batalla decisiva por presidir el Parlament: los diputados de Colau pueden tener la llave. Noticias de España
la designación de puigdemont

La batalla decisiva por presidir el Parlament: los diputados de Colau pueden tener la llave

El presidente de la Cámara tendrá en su mano designar de forma discrecional al candidato a la investidura, aunque esté preso o fugado, y dependerá de si alguno renuncia al escaño

Foto: Debate de investidura de Puigdemont en enero de 2016. (EFE)
Debate de investidura de Puigdemont en enero de 2016. (EFE)

La decisión del Tribunal Supremo de mantener en prisión a Oriol Junqueras hace aún más relevante el papel del futuro presidente del Parlament de Cataluña y centra la batalla en la elección de este cargo, con los ocho diputados de Catalunya en Comú como claves para decidir en la complicada carambola. Y con la opción más probable de que sólo algunos de los exconsellers fugados en Bélgica se vean obligados a renunciar a sus escaños.

A quien ocupe ese puesto le corresponde en exclusiva decidir de forma discrecional a quién propone como candidato a la investidura y si el designado para dirigir el Parlament procede del bloque independentista puede soslayar inconvenientes como estar fugado en el extranjero o permanecer en prisión y tendrían opciones Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. No obstante, las opciones del 'expresident' de la Generalitat para poder repetir son muy complicadas si no regresa a España y es encarcelado.

En caso contrario, un presidente del Parlament procedente del llamado bloque constitucionalista tendría margen legal para negarse a proponer a un preso o a un fugado por considerar que en esas circunstancias le sería imposible ejercer las funciones que le corresponderían al frente del Govern de la Generalitat. Lo podría hacer aunque no haya ningún impedimento legal para que un preso preventivo sea investido.

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en el Parlament. (Reuters)
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en el Parlament. (Reuters)

Por eso, fuentes del Gobierno central, de Ciudadanos y del PSC coinciden en considerar fundamental la batalla para la presidencia del Parlament, en la que es vital el voto de los ocho diputados de Catalunya en Comú. De ello depende el futuro de la Generalitat y en gran medida el de la política española y, por eso, es muy probable que los llamados partidos constitucionalistas presenten un candidato el día 17 de enero, en la sesión constitutiva del Parlament.

En términos legales, de cara a la investidura de presidente de la Generalitat, el máximo responsable del Parlament tiene las mismas atribuciones que la Constitución le da al Rey de España. Es decir, puede decidir libre y personalmente a quién propone para la investidura, con la única limitación que le impone el Estatut y el Reglamento del Parlament de que el candidato sea uno de los 135 diputados elegidos el pasado 21 de diciembre.

Y, además, esta decisión no puede ser recurrida ni impugnada, como no puede serlo la propuesta del Rey para la investidura del presidente del Gobierno de España.

La elección de presidente del Parlamento se producirá en la sesión constitutiva el 17 de enero con votación secreta.

El presidente del Parlament tiene las mismas atribuciones que la Constitución le da al Rey. Puede decidir libre y personalmente a quién propone

"Para la elección del presidente del Parlamento, cada diputado ha de escribir un solo nombre en la papeleta, y sale elegido quien obtiene la mayoría absoluta. Si no se alcanza esta mayoría, debe repetirse la elección entre los dos diputados que más se hayan acercado a la mayoría, y sale elegido quien obtiene mayor número de votos. En caso de paridad, debe repetirse la elección, y, si la paridad persiste después de cuatro votaciones, se considera elegido el candidato del grupo parlamentario con más diputados", asegura el artículo 44 del Reglamento.

Es decir, para esa votación será decisivo si los cinco que permanecen fugados en Bélgica acuden a votar y si los tres que están en prisión son autorizados por el juez Pablo Llarena para acudir a votar. Los primeros podrían renunciar antes a su escaño y ser sustituidos por los siguientes de la lista y los precedentes indican que los presos podrían ser autorizados a participar en esa votación.

Sin la presencia de los cinco fugados, el bloque independentista (Junts per Catalunya, ERC y CUP) no tendría mayoría absoluta, por lo que sería necesaria una segunda votación con los dos candidatos más votados. Salvo que los comunes de Xavi Domènech y Ada Colau suplan con sus ocho votos la ausencia de los fugados, pero el bloque independentista necesitaría tener la seguridad de contar con esos votos días antes de la sesión constitutiva, para que dé tiempo en caso contrario a tramitar su renuncia a los escaños.

Xavier Domènech. (EFE)
Xavier Domènech. (EFE)

Pero si los cinco fugados renuncian al escaño, Puigdemont ya no podría ser candidato a 'president' de la Generalitat por no ser diputado. Es decir, las opciones del 'expresident' de la Generalitat para repetir son complicadas.

Los independentistas suman 70 escaños y una opción intermedia es que renuncien solo algunos de los cinco fugados, manteniendo los 68 escaños de la mayoría absoluta para que pueda ser elegido un presidente del Parlament independentista en la primera vuelta. En ese caso, Puigdemont mantendría el escaño y conservaría sus opciones de ser candidato a la investidura, con el escollo de que la Mesa del Parlament debe permitir que no defienda su programa de forma presencial. El resto de partidos podría recurrir al Tribunal Constitucional el formato del debate, es decir, impugnar que se le permita ser candidato sin estar presente en el debate, con opciones de suspensión temporal si se admite a trámite el recurso.

El artículo 146 del Reglamento no habla expresamente de la presencia física del aspirante a 'president' de la Generalitat, pero señala: "El candidato presenta, sin límite de tiempo, el programa de gobierno y solicita la confianza del Pleno".

No hay opción a abstenerse, solo a votar en blanco o nulo poniendo en la papeleta algo que no sea el nombre de los dos candidatos

En caso de que no haya mayoría absoluta secesionista, la decisión quedaría en manos de los diputados de Catalunya en Comú, que podrían apoyar al candidato independentista o al constitucionalista. Sin los cinco fugados, habría empate a 65 y una vez repetida cuatro veces la votación se designaría al del grupo más numeroso, es decir, Ciudadanos.

No hay opción a abstenerse, solo a votar en blanco o nulo poniendo en la papeleta algo que no sea el nombre de los dos candidatos. Los comunes de Xavier Domènech tendrían que elegir en el dilema entre el coste de permitir un presidente del Parlament de derechas (Ciudadanos) o uno independentista y, en segundo término, si el elegido permite que se pueda presentar a la investidura un preso o un fugado. Si los comunes hacen que salga elegido un 'president' del Parlament que pertenezca a Ciudadanos todo parece indicar que no propondrá a un preso como Junqueras para someterse a la investidura.

Si los comunes presentaran su propio candidato o si optaran por el voto en blanco o nulo ya estarían optando por un presidente independentista, al facilitar su elección.

Carme Forcadell. (EFE)
Carme Forcadell. (EFE)

Por el momento, la anterior presidenta del Parlament, Carme Forcadell, se ha mostrado reacia a repetir en el cargo y Ciudadanos piensa en el anterior vicepresidente segundo, José María Espejo-Saavedra, como candidato.

La otra derivada política que da transcendencia al cargo es el hecho de que en un acuerdo entre la lista de Puigdemont y ERC para la Presidencia de la Generalitat se incluiría como reparto o contraprestación la presidencia del Parlament. Por ejemplo, en la anterior legislatura, ERC obtuvo el mando de la Cámara y el PDeCAT la del Govern.

Una vez resueltos ese embrolllo y esas carambolas, sería el juez Pablo Llarena el que tendría que decidir si autoriza a los diputados y, en su caso, a Junqueras a someterse a una investidura o ejercer el cargo de 'president' de la Generalitat estando preso. Cabe la posibilidad de que se lo impida en virtud de la doctrina que contiene el auto del Supremo por el que se deniega la libertad de Junqueras y que sostiene que debe evitarse la reiteración delictiva desde un cargo similar al que ocupaba antes de ser destituido por el 155 y encarcelado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios