Desaparecidos: Sonia, Elisa, Socorro, Elena... Los crímenes que resurgen a la sombra del Chicle. Noticias de España
tras el esclarecimiento del caso diana quer

Sonia, Elisa, Socorro, Elena... Los crímenes que resurgen a la sombra del Chicle

Una desaparición y tres violentos asesinatos vuelven a primera plana después de que la Guardia Civil anuncie que va a revisar los crímenes cometidos en Galicia en los últimos años

Foto: La Guardia Civil traslada al sospechoso del asesinato de Diana Quer el pasado 1 de enero. (EFE)
La Guardia Civil traslada al sospechoso del asesinato de Diana Quer el pasado 1 de enero. (EFE)

"Es difícil pensar que desde que intentó violar a su cuñada en 2005 hasta 2016 —cuando José Enrique Abuín presuntamente secuestró y mató a Diana Quer— no haya cometido ningún hecho; se van a revisar los desaparecidos". Así se expresó ayer durante la rueda de prensa posterior al hallazgo del cuerpo de la joven el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña, Francisco Javier Jambrina, que ha dirigido las pesquisas en colaboración con los agentes de la UCO desde que la joven madrileña desapareció el 22 de agosto de 2016 en A Pobra do Caramiñal (A Coruña) tras regresar de las fiestas locales. Según Jambrina, la Guardia Civil revisará especialmente aquellos casos en los que pueda haber "motivación sexual y víctimas muy jóvenes".

Además de las múltiples violaciones e intentos de abuso cometidos en este tiempo, la Guardia Civil repasará con toda probabilidad cuatro casos que aún mantienen en vilo a la sociedad gallega: tres asesinatos y una desaparición. Aún no hay rastro de autor conocido en ninguna de las cuatro investigaciones —alguna dirigida por el instituto armado y otra por la Policía Nacional—, que se extienden ya demasiado en el tiempo.

La desaparición es la de Sonia Iglesias Eirín, una mujer de 37 años a la que se vio por última vez en agosto de 2010 en el centro de Pontevedra. Desde entonces, tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil la han buscado sin resultado alguno. Sus familiares están convencidos de que su desaparición no fue voluntaria, sino forzosa. Sin embargo, al no haber rastro alguno de Sonia, no hay delito ni sospechoso.

Otras tres mujeres jóvenes engrosaron en su momento las estadísticas de personas desaparecidas, al menos durante unos días o pocas horas, después de que sus allegados denunciaran su ausencia, aunque posteriormente fueron borradas de una lista en la que Galicia se presenta, junto a Andalucía, Canarias y Cataluña, en cabeza. Es junto a ellas la comunidad autónoma con mayor número de desapariciones de alto riesgo en España, según revela el último informe elaborado al respecto el año pasado por el Ministerio del Interior, que aseguraba que en cada una de estas cuatro regiones hay más de 15 denuncias activas por este hecho.

Sonia, Elisa, Socorro, Elena... Los crímenes que resurgen a la sombra del Chicle

Elisa Abruñedo (46 años) apenas estuvo 24 horas oficialmente en paradero desconocido desde que su familia la perdió de vista el 18 de agosto de 2013 en Lavandeira (A Coruña). Al día siguiente apareció entre la maleza, desnuda y muerta. Alguien la había acuchillado y violado, aunque las muestras de ADN localizadas en su cuerpo no sirvieron para encontrar al asesino. Su caso fue archivado en abril de 2015, pero la familia y los amigos aún salen a la calle a manifestarse cada verano para pedir justicia y reclamar a la Guardia Civil que no abandone el caso.

Manuel Sánchez Corbí, responsable de la UCO. (EFE)
Manuel Sánchez Corbí, responsable de la UCO. (EFE)

Sin autor conocido está también el caso de Socorro Pérez, una mujer de 43 años que estuvo más de un mes desaparecida. Salió a correr por la ribera del Miño (Ourense) el 2 de mayo de 2015, pero nunca regresó. A los 36 días, unos cazadores encontraron su cadáver con la cabeza aplastada por una piedra tras ver que unos cuervos sobrevolaban sus restos. La Policía Nacional —responsable de las pesquisas— sospechó que podía haber habido agresión sexual por cómo estaba dispuesta la ropa, pero el estado del cuerpo —del que apenas quedaban los huesos escondidos entre ramas— impidió confirmar este extremo.

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional ha reducido recientemente el número de sospechosos de este asesinato a medio centenar después de cruzar miles de datos de telefonía móvil gracias a las órdenes de intervención permitidas por el Juzgado de Instrucción número 2 de Ourense, que dirige la causa. Sin embargo, aún no hay ningún sospechoso conocido y el procedimiento sigue bajo secreto, por lo que la familia sigue sin conocer quién estuvo detrás del asesinato de Socorro.

Más lejano en el tiempo queda el asesinato de Elena Calzadilla en su chalé de Porto do Son el 6 de diciembre de 2005. El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Vigo archivó provisionalmente el caso —hasta que aparezcan nuevos elementos incriminatorios contra alguien— en 2009 por falta de pruebas y dejó en libertad al marido y un amigo de este, los dos únicos sospechosos que había. El juzgado argumentó que el solo hecho de que el matrimonio tuviera problemas no sostiene que el esposo cometiera "un crimen que sugiere un plan preconcebido y una elaboración relativamente compleja".

El responsable de la Comandancia de A Coruña descartó —durante la mencionada rueda de prensa que ofreció junto al jefe de la UCO, Manuel Sánchez Corbí— que el detenido estuviera detrás de la desaparición de Manuela Lorenzo, una señora mayor que vive muy cerca del arrestado y a la que su familia perdió de vista en 2015. Sin embargo, la agresión sexual que Abuín supuestamente llevó a cabo contra su cuñada, hermana gemela de su mujer, en 2005, aunque no conllevó condena alguna para el acusado de matar a Diana Quer, unida a la que presuntamente cometió sobre la mujer de Boiro la pasada Navidad, lleva a pensar a los investigadores que el detenido pudiera ser un depredador que habría actuado en otras ocasiones, de ahí que los agentes tengan ahora intención de revisar los diferentes casos que puedan guardar similitud.

La detención de Abuín ha provocado la reapertura del caso Diana Quer. Su confesión y el hallazgo del cadáver permiten a los investigadores tener pruebas contundentes contra el arrestado, que desde el pasado noviembre era el principal sospechoso. Los responsables de la UCO, de hecho, estaban ya preparando los informes para reclamar al Juzgado número 1 de Ribeira, que instruye la causa, la reapertura del procedimiento —archivado provisionalmente el pasado abril— y la detención de Abuín.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios