implica al empresario y productor oriol soler

La Guardia Civil descubre reuniones del cerebro del 1-O con Roures y 'los Jordis'

Los investigadores sitúan al empresario y editor Oriol Soler, que se reunió con Julian Assange el pasado 9 de noviembre, en el núcleo de los preparativos de la consulta independentista

Foto: Jaume Roures y Oriol Soler. (EC)
Jaume Roures y Oriol Soler. (EC)

Un nuevo oficio de la Guardia Civil implica por primera vez en la investigación que dirige el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona sobre el proceso independentista al empresario y editor Oriol Soler, uno de los cerebros en la sombra del plan para la ruptura del Govern de Carles Puigdemont. Intervenciones telefónicas a altos cargos de la Generalitat revelarían, a juicio de los investigadores, que Soler “habría colaborado como coordinador e impulsor del proceso de organización del referéndum del día 1 de octubre, que en la hoja de ruta secesionista sería un medio para alcanzar el fin perseguido [de] la declaración unilateral de independencia del Gobierno catalán”.

El oficio, que tiene fecha del 8 de noviembre, recuerda que Soler es “presidente de la cooperativa editorial SOM, fundador del periódico 'Ara” y que “participó liderando la campaña 'Ara es l'hora' con la que se promovió el referéndum del 9-N” celebrado en 2014. También señala que fue “codirector de la campaña de Junts Pel Sí de las elecciones autonómicas de 2015”. Como reveló este diario, el empresario habría formado parte del 'estado mayor' del 'procés', un selecto grupo de dirigentes que habría trabajado discretamente durante meses para diseñar la logística y la campaña de comunicación del 1-O. Además, su productora Batabat fue la encargada de realizar el vídeo de propaganda de Ómnium Cultural 'Help Catalonia', que protagonizó la actriz Anna Maruny. El pasado 9 de noviembre, Soler se desplazó a Londres para reunirse durante cuatro horas con el activista Julian Assange, autor en las últimas semanas de miles de mensajes de apoyo al movimiento independentista.

Encuentro con el presidente de Mediapro

El 7 de agosto, a las 9:04, Soler llamó a Josep Maria Jové, entonces secretario general de Economía y Hacienda del Govern y uno de los dirigentes investigados en la operación Anubis, para contarle que necesitaba verlo de forma urgente, “ya que esa mañana, a las 11:30 tenía una reunión con [Jordi] Cuixart (presidente de Òmnium) y [Jordi] Sànchez (presidente de la ANC) para tratar de un asunto del que ya habían hablado anteriormente”. “Necesitaba concretar algo con Jové para ir a la cita con los responsables” de esas asociaciones, añade la Guardia Civil, “y saber qué es lo que les tenía que contar”.

La llamada refuerza el papel directivo que tenían Cuixart y Sànchez, ambos en prisión provisional desde el pasado 17 de octubre por un presunto delito de sedición, pero también revela otra conexión. En un momento del diálogo, Soler asegura que, tras reunirse con los líderes de Òmnium y ANC, tiene otra cita importante a las 14:00. El encuentro es con Roures, “entendiendo que se podía referir a Jaume Roures, fundador de Mediapro”. Roures cedió las instalaciones de su empresa en Barcelona para que el Govern pudiera montar el centro de prensa del referéndum. “No quiero que andemos vendidos, no quiero que le vayamos poniendo cosas sobre la mesa sin tenerlo”, reclamó Soler a Jové en esa llamada. Ambos quedaron en verse unos minutos después en la puerta de la Consejería de Economía. A las 9:32, Soler llamó de nuevo a Jové para decirle que ya estaba abajo esperando.

En otra conversación que tuvo lugar el 13 de septiembre, el exconsejero de Sanidad Antoni Comín, actualmente fugado en Bruselas, le pide a Jové que hable con Soler sobre la fecha límite para ceder los centros de salud que iban a utilizarse en la votación del 1-O. Esta segunda llamada apuntalaría el papel coordinador que habría tenido el empresario en los preparativos de la consulta. Aunque está fuera de la lista de altos cargos y empresarios investigados por el Juzgado número 13, el nuevo oficio remitido por la Guardia Civil puede variar su situación.

Un antiguo militante de Terra Lliure

Los investigadores también señalan a otro nuevo presunto responsable del 'procés'. Se trata de Xavier Vendrell, un “empresario militante de Esquerra Republicana de Catalunya” con “antecedentes de terrorismo por pertenencia a la banda armada Terra Lliure”, que fue consejero de Gobernación en 2006 y diputado en el Parlament en dos etapas: 1999-2005 y 2006-2010. El 7 de agosto, a las 20:03, “Xavier contacta con Josep Maria Jové y utilizando un lenguaje entrecortado y con mucha precaución de no dar información sobre lo que están hablando”, expone la Guardia Civil, Vendrell le pide a Jové verse al día siguiente para aclarar “unas cosas”, ya que había hablado “con esta gente” y quería dejar claro algún asunto, relatan los agentes. “Llega a decir Xavier en la conversación que 'ha hablado con quien ha hablado y tiene aclaraciones', quedando en verse”.

El 4 de septiembre se produjo una nueva conversación entre Vendrell y Jové en la que el segundo pide una reunión para comentar “una cosa muy importante”. Y el 6 de septiembre, durante la propia tramitación de la ley del referéndum, es Vendrell quien contacta a Jové para preguntarle cómo debe proceder para que los “informáticos” de la Consejería de Hacienda le entreguen lo que “habían acordado”. “Resulta curioso que un empresario, teóricamente ajeno al Gobierno catalán, se presente en la sede de Hacienda para que unos informáticos de este departamento le entreguen algo que a todas luces es importante para los hechos que se están y se van a desarrollar ese día y los siguientes”, apuntan los investigadores.

En el marco de las pesquisas, también se descubrió la presencia de Vendrell en una cita relacionada con los preparativos del 1-O. Los agentes descubrieron que, el 15 de septiembre, solo dos semanas antes del referéndum, el entonces director de Patrimonio, Francesc Sutrías, se citó en un hotel de Barcelona a las 18:00 con el propio Vendrell y el presidente de Unipost, Antón Raventós. “Cuatro días después de esta reunión, en una intervención de la Guardia Civil”, recoge el oficio, “en la sede de la empresa Unipost de Terrasa (Barcelona), de la que Antón Raventós es propietario, se intervinieron miles de sobres con las notificaciones que el Gobierno catalán iba a enviar a los presidentes, vocales y suplentes que iban a conformar las mesas electorales del referéndum”. La incautación de ese material obligó al Govern a colocar a voluntarios en los centros de votación. Raventós ya fue interrogado en calidad de testigo, pero negó haber recibido ningún encargo especial del Ejecutivo catalán para entregar esas comunicaciones oficiales.

Los Mossos protegieron a investigados

El oficio también recupera intervenciones telefónicas aportadas previamente al sumario que demostrarían que los altos cargos del Govern implicados en los preparativos de la consulta recibieron ayuda de los Mossos d'Esquadra para proteger sus comunicaciones y dificultar que fueran vigilados por la Policía Nacional y la Guardia Civil. Como ya reveló este diario, el 29 de septiembre, Natalia Garriga, mano derecha de Josep Maria Jové y directora de Servicios de la Generalitat en ese momento, recibió una llamada de un 'mosso' que le informó de que, a partir de ese momento, disfrutaría de escolta durante las 24 horas, tendría vigilancia en su domicilio y él mismo se acercaría a su despacho para darle “cuatro consejos para temas de medios técnicos”, es decir, sobre qué precauciones debía tomar para evitar ser investigada.

En otra conversación del 29 de septiembre, Sutrias pidió directamente a Pere Soler, en ese momento director de los Mossos d'Esquadra, que tomara las medidas que considerara necesario para que él pudiera “estar tranquilo en su despacho, su coche, su casa”. Soler le respondió que habían “aumentado la contravigilancia a los que han estado más expuestos” a la Guardia Civil y la Policía Nacional, pero ambos quedaron en mantener un cita privada para tratar ese asunto por miedo a que la conversación estuviera siendo intervenida. “Es obvio que las órdenes para el cumplimiento de los requerimientos que Sutrias hace a Soler”, añadieron los agentes, “se transmiten a través del [entonces] mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero”, investigado ya por sedición en la Audiencia Nacional.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios