cataluña amenaza con descoser podemos

Bescansa se ratifica en sus críticas, Garzón se suma e Iglesias pacta una tregua interna

Iglesias traslada a los suyos en una reunión interna la necesidad de "aguantar" y redoblar la apuesta sobre la plurinacionalidad, aun reconociendo el "difícil momento" por el que pasa Podemos

Foto: Carolina Bescansa, Alberto Garzón y Pablo Iglesias. (Reuters)
Carolina Bescansa, Alberto Garzón y Pablo Iglesias. (Reuters)

“En los momentos duros, hay que tener altura de miras”. Así concluyó Pablo Iglesias su intervención durante la reunión que el grupo confederal celebró este miércoles en el Congreso. Un encuentro monográfico, a puerta cerrada y mucho más largo de lo habitual, sobre la posición de Unidos Podemos respecto a la crisis catalana, tanto en el corto como en el medio plazo, que se presentaba tenso tras las críticas de Carolina Bescansa a la línea oficial del partido. La diputada había reprochado las fallas a la hora de comunicar su proyecto de país, centrado en la plurinacinalidad, y que Podemos debería dirigirse más al conjunto de los españoles y "no solo a los independentistas", asegurando que "muchos" compañeros compartían estas críticas.

Una división interna que Iglesias logró atajar ante los suyos, pactando una tregua para resolver las diferencias de puertas hacia adentro antes de llevarlas a los medios. "Cuando ganamos en Cataluña y Euskadi las elecciones, era fácil defender la plurinacionalidad, pero hay que demostrar ahora que es nuestra apuesta de país”, exhortó Iglesias, según ha podido saber El Confidencial a través de fuentes presenciales. Su mensaje se centró en la necesidad de "aguantar" y redoblar la apuesta sobre la plurinacionalidad, aunque reconociendo el "difícil momento" por el que pasa el partido, principalmente por la polarización del actual contexto político entre independentismo y unionismo que no facilita plantear una tercera vía.

Bescansa se ratifica en sus críticas, Garzón se suma e Iglesias pacta una tregua interna

A medio plazo, según defienden otros miembros de la dirección del grupo apoyándose en las encuestas sobre el apoyo a un referéndum pactado y al cambio de modelo territorial, el caballo ganador se llama plurinacionalidad y es la única solución que contemplan como factible a la crisis catalana. Asimismo, añaden, es la única que le hace oposición al PP. "Del mismo modo, los independentistas saben que nuestra existencia desmiente su relato de que España es irreformable", según añaden.

Iglesias: "Cuando ganamos en Cataluña y Euskadi, era fácil defender la plurinacionalidad, pero hay que demostrar ahora que es nuestra apuesta de país"


La intervención de Carolina Bescansa no varió ni un ápice de lo que venía comentando en privado durante las últimas semanas, incluidas reuniones anteriores del grupo confederal, y que ayer hacía públicas. Tras reiterar que su crítica era constructiva, enfatizando que la hacía porque quiere "a Podemos", insistió en la necesidad de huir del marco discursivo impuesto por las formaciones independentistas y que lo que se gana en Cataluña con la estrategia de pedir diálogo y un referéndum pactado se pierde en el resto de España. Como experta demoscópica, Bescansa se ha apoyado en los datos en bruto de los sondeos para reforzar esta posición y alertar sobre las negativas consecuencias en los comicios autonómicos.

Junto a Bescansa, el líder de IU, Alberto Garzón, también explicó su posición a modo de píldoras, cinco en total, cuestionando que la crítica al independentismo no se ha dejado notar lo suficiente. Aunque el coordinador federal de Izquierda Unida abandonó el encuentro a mitad del debate, dejó claro que la postura de su formación pasa por centrarse en las cuestiones sociales y dejar las banderas, todas, de lado, incluida la plurinacionalidad por su supuesta sintonía con clases acomodadas.

Pablo Iglesias también trató de tranquilizar a las voces críticas asegurando que la formación redoblará 'desde ya' su esfuerzos para explicar mejor el proyecto de país plurinacional y matizar el distanciamiento con la hoja de ruta independentista, máxime si se realiza, como ya apuntan algunos 'consellers', una declaración unilateral de independencia (DUI), "ni legal ni legítima". La dirección da por hecho que, tarde o temprano, se producirá una negociación entre el Gobierno central y la Generalitat, por lo que tildan su posición de "responsable", aunque en el corto plazo tenga consecuencias electorales.

Los independentistas saben que nuestra existencia desmiente su relato de que España es irreformable


Varios de los diputados que se mostraron en sintonía con estas posturas coincidieron en destacar la necesidad de no abrir brechas ni "regalar guerra a los medios de comunicación que quieren acabar con Podemos". Uno de ellos explicó que no era de recibo "acabar con todo el trabajo que llevamos haciendo desde hace dos años en media hora". Otro diputado lo ejemplificaba gráficamente: "El 'trending topic' [tema más comentado en Twitter]) de esta mañana tenía que haber sido Ana Mato y no Carolina Bescansa", en referencia al ruido que habían producido las declaraciones de la diputada en detrimento de las conclusiones de la Fiscalía Anticorrupción por los cobros de la exministra del PP de la trama Gürtel.

Bescansa se ratifica en sus críticas, Garzón se suma e Iglesias pacta una tregua interna

En la línea de mantener firmeza en la apuesta plurinacional, y ya fuera del turno de palabra, se llegó a comentar que Unidos Podemos no podía "hacer un Pedro Sánchez", cambiando de posición respecto al modelo territorial conforme el contexto político. Unidos Podemos ve en el horizonte cambios de calado, que bien pueden ser de forma regresiva como de apertura y superación del "régimen del 78". Ante ello, la apuesta pasa por forzar la segunda opción, en clave de procesos constituyentes que deriven en un cambio constitucional profundo.

Se trata de una "oportunidad histórica" en la que trabaja el 'think tank' de la formación y en la que se busca lograr un reconocimiento jurídico-político de la plurinacionalidad del Estado y construir España desde la libre decisión de sus nacionalidades. Es en este análisis y no en el mero discurso, como ha transcendido, donde radica la verdadera división interna: entre reformistas y rupturistas. El pacto del PSOE con el PP ha dado alas a los segundos, que en su asamblea fundacional ya apostaron por "romper los candados del 78", y contenido a los más posibilistas y pactistas con los socialistas. Un viejo debate en Unidos Podemos que se ha reactualizado con la crisis catalana, de ahí que las diferencias internas no respondan a corrientes prediseñadas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
58 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios