a través de su 'think tank' y parte de la dirección

Podemos perfila una reforma con derecho a decidir en Cataluña, Galicia y País Vasco

La apuesta de máximos de Podemos es aprovechar la "ventana de oportunidad" para poner sobre la mesa la refundación de consensos no solo territoriales, sino también sociales

Foto: Pablo Iglesias (c), el coordinador federal de IU, Alberto Garzón (d), y el portavoz de En Comù Podem en el Congreso, Xavier Domènech (i), a su llegada al Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias (c), el coordinador federal de IU, Alberto Garzón (d), y el portavoz de En Comù Podem en el Congreso, Xavier Domènech (i), a su llegada al Congreso. (EFE)

El 'think tank' de Podemos, la Secretaría de Plurinacionalidad y una buena parte de la dirección del partido centran ya sus esfuerzos en perfilar la propuesta de reforma constitucional que llevarán al Congreso de los Diputados, en el marco de la comisión de estudio impulsada por el PSOE y pactada con el PP a cambio de apoyar la activación del artículo 155. Un acuerdo por el que la formación ha dado por muerto al 'nuevo PSOE' de Pedro Sánchez, volviéndolo a situar en la triple alianza (junto a PP y Ciudadanos) y al margen de la vía plurinacional.

Frente a la ruptura de los puentes entre PSOE y Podemos tras la vuelta de Pedro Sánchez a la Secretaría General, la formación liderada por Pablo Iglesias ha ideado dos vías. La primera pasa por atraer a las organizaciones sociales y sectores de la sociedad civil, además de la academia y juristas progresistas, para pactar una reforma constitucional “desde abajo”, con la máxima de traducirse en un proceso constituyente. La segunda, como anticuerpo a una hipotética reforma regresiva, pasa por forzar que deba ratificarse mediante referéndum; iniciativa para la que cuentan con el número suficiente de diputados. “No habrá otro 135”, zanjan desde la dirección del partido en referencia a la reforma exprés de este artículo llevada a cabo con el acuerdo de PP y PSOE en el verano de 2011.

Sin desechar la posibilidad de atraer al PSOE, desde Podemos entienden que "eligir como compañeros de viaje a Ciudadanos, no es un buen referente"

A la espera de conocer cómo se concretan las propuestas del resto de grandes formaciones en la comisión de estudio para la reforma constitucional, y conocer qué encaje jurídico se le da a Cataluña, Podemos observa con cautela los pasos de lo que denominan triple alianza. Sin desechar la posibilidad de atraer al PSOE hacia sus posiciones, desde Podemos entienden que “eligir como compañeros de viaje a Ciudadanos, que pretende revertir competencias, y al PP, que al contrario de consolidar avances ha vulnerado derechos fundamentales, no es un buen referente”, lamenta la diputada y vicepresidenta cuarta de la Mesa del Congreso Gloria Elizo.

La apuesta de máximos de Podemos es aprovechar la ventana abierta a las reformas para poner sobre la mesa otros debates, encaminados a refundar consensos no solo territoriales, sino también sociales, de regeneración política, independencia judicial, lucha contra la corrupción y reversión del 135. Para ello, según añade Elizo, “es importante contar con el PSOE”, pero advierte que “en vez de ponerse al lado de la configuración de un estado de derecho que reconozca derechos, se ha acercado más a posturas de confrontación, y en este momento no estamos especialmente satisfechos” con el papel de Sánchez. Asimismo, reconoce que el cierre entre PP, PSOE y Ciudadanos para aplicar el 155, “después de la oferta de diálogo” de la Generalitat, “opaca los grandes debates pendientes”.

Pedro Sánchez junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
Pedro Sánchez junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

El responsable de la fundación de Podemos Instituto 25-M por la Democracia, Federico Severino, cuya maquinaria ya está en marcha para trabajar la propuesta constituyente, entiende que este será “el gran debate” de los próximos meses. El objetivo es profundizar en las reformas, argumenta, desde un foco mixto que incluya “lo social y territorial” en la misma dimensión, “para que ambos conceptos caminen juntos”, en la línea de lo defendido por Podemos desde su fundación.

A finales del próximo mes de noviembre se organizarán también unas jornadas en Córdoba, impulsadas por el diputado y padre político de Pablo Iglesias, Manolo Monereo, quien ha estudiado a fondo tanto las posibilidades de ruptura con el 'régimen del 78' y cambio constituyente como de “cierre restaurador por arriba”, con el objeto de analizar las posibilidades de procesos constituyentes en estos momentos. Unas jornadas que, según adelantan desde la dirección, pretenden servir como un punto de inflexión en la perspectiva de la organización sobre la reforma constitucional. La perspectiva andaluza tendrá su propio espacio en el debate, que para Monereo debe pasar por federar Andalucía en una España plurinacional que garantice los derechos sociales y asegure el autogobierno de sus poblaciones.

El 'think tank' de Podemos ya está poniendo en circulación una colección de ensayos para aportar “perspectivas, argumentos y visiones más heterogéneas y plurales” no solo con la doctrina de la organización, explica su director, sino también abriéndose a la sociedad civil y la academia. El primero de estos libros, de autoría colectiva, lleva por título 'Repensar la España plurinacional' y esboza el pensamiento de varios dirigentes del partido junto a otros líderes de las confluencias territoriales o académicos.

Apelación a una alianza con ERC

En su introducción, se asegura que “asistimos al declive irreversible del régimen del 78 desde que en 2011 se inició un proceso de cambio [15-M]”, concluyendo, por tanto, que “nos encontramos ante una oportunidad histórica”. Para ganar la batalla de las soberanías y posibilitar la apertura de un proceso constituyente, argumenta, “es necesario que la gente siga adoptando un papel protagonista y que se continúen forjando alianzas entre las fuerzas progresistas del Estado; unos objetivos que estamos convencidos de poder llevar a buen puerto si los encaramos desde una triple premisa: democracia, libertad y fraternidad, que no son sino las señas de identidad de Podemos y de sus diferentes confluencias”.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, contribuye a este ensayo con un escrito en el que defiende España como país de países

El líder de la formación, Pablo Iglesias contribuye a este ensayo con un escrito en el que defiende España como país de países. Entre las novedades que incluye en su discurso habitual sobre esta cuestión destaca la apuesta por formar una alianza entre los progresistas catalanes y las fuerzas progresistas españolas. Cataluña, añade, “ha sido siempre una pieza clave del cambio político en España”, por lo que avanza que “no aceptaremos el chantaje con el que se pretende presentar a los progresistas catalanes como apestados para impedir” dicho pacto.

Una tesis que admite por primera vez en público el secretario general de Podemos, después de que se abordase una alianza postelectoral entre el referente político de Podemos en Cataluña, Catalunya en Comú, y ERC, así como el apoyo de los republicanos a una moción de censura encabezada por Pedro Sánchez en el Congreso, durante la cena secreta que Iglesias y Junqueras mantuvieron en casa del editor Jaume Roures, adelantada por este diario. Todo ello, aderezado de una combinación de crítica y mano tendida a Sánchez y el PSC: “Las mentes más lúcidas y avanzadas de la familia socialista catalana, que al menos allí sí comprendían su propia realidad nacional, han desaparecido… Esperamos, de corazón, que el resultado de las primarias celebradas en el PSOE en la pasada primavera devuelva al PSC a su antigua lucidez, porque debemos encontrar una forma para que las catalanas y los catalanes decidan y para que, juntos, podamos pensar España y Catalunya”.

Oriol Junqueras y Pablo Iglesias, llegando por separado a la casa de Jaume Roures en Barcelona. (El Confidencial)
Oriol Junqueras y Pablo Iglesias, llegando por separado a la casa de Jaume Roures en Barcelona. (El Confidencial)

La discusión en Cataluña y España del modelo de Estado, afirma Iglesias, no solo debe reconocer la nación catalana, sino que debe apostar "por una conformación estatal donde se refleje y se asuma (de una vez) nuestra realidad plurinacional; sin olvidar por supuesto, que dicha ordenación debe poder articularse también a través de medios administrativos nuevos que obedezcan a un proyecto de país ligado a la justicia social y a la soberanía popular". En esta línea, el líder de Podemos concluye, en la línea del federalismo clásico e incluso del reconocimiento a las nacionalidades históricas en la Constitución del 78, que "lo que vale para Catalunya es extensible a Euskadi y el resto de naciones históricas, si así lo exigen la mayoría de sus ciudadanos y de sus organizaciones de la sociedad civil".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
102 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios