el 12 de octubre más complicado

Fiesta Nacional: el Rey reforzado, Rajoy a examen por Cataluña y Sánchez, rehabilitado

El 12-O llega en uno de los momentos más difíciles. El desfile militar y la recepción en Palacio Real mirarán directamente a la gestión de las principales instituciones en la crisis catalana

Foto: Felipe VI y la reina Letizia, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la última Pascua Militar. (EFE)
Felipe VI y la reina Letizia, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la última Pascua Militar. (EFE)

La Fiesta Nacional se celebrará este jueves con un telón de fondo algo enrarecido, con la crisis catalana abierta en canal y en mitad de los movimientos del Gobierno de Mariano Rajoy para atajar la situación de una vez por todas 11 días después del referéndum ilegal organizado por la Generalitat. Tanto Casa Real como Defensa no permitirán que el escenario actual —uno de los más complicados que se recuerdan en años— empañe el 12 de octubre. Como publicó este diario, ambas instituciones se han esforzado por sacar brillo a la festividad, incluyendo novedades en el desfile militar y manteniendo el protocolo habitual con una gran recepción en el Palacio Real de Madrid.

No hará falta un llamamiento especial para que los vecinos se esmeren en engalanar la ciudad. Los balcones de muchas viviendas de Madrid exhiben desde hace días banderas españolas, también como consecuencia de la resaca independentista. Hasta el punto de que los comercios agotaron existencias hace días confirmando la exaltación de sentimientos que la crisis en Cataluña ha generado en la sociedad. En este contexto se celebrarán los desfiles aéreo y terrestre de los Ejércitos, la Armada, la Guardia Civil, la Unidad Militar de Emergencias y la Guardia Real, y se integrará por primera vez a la Policía Nacional en más de 30 años. Además, el recorrido se verá alterado y esta vez se transitará por el eje norte del paseo de la Castellana. Detalles minuciosamente cuidados con el objetivo de que se proyecte un acto de gran relieve.

El presidente del Gobierno, entonces en funciones, saludaba a Susana Díaz el 12-O del pasado año. (EFE)
El presidente del Gobierno, entonces en funciones, saludaba a Susana Díaz el 12-O del pasado año. (EFE)

Más tarde, los Reyes presidirán la recepción en Palacio Real, la más amplia del año, para la que hay previstos 1.300 asistentes. Si la edición pasada estuvo marcada por la fractura del PSOE y la futura investidura de Rajoy, esta ocasión enfrenta un reto mucho mayor. Serán las principales instituciones y el Gobierno las que se someten a examen en la gestión de la cuestión catalana, precisamente en uno de los momentos más duros para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por su intervención en Cataluña.

Fiesta Nacional: el Rey reforzado, Rajoy a examen por Cataluña y Sánchez, rehabilitado

En el caso de los populares, la formación se volcará de lleno con Rajoy. Acudirán todos los presidentes autonómicos, incluido Alberto Núñez Feijóo, con el objetivo de apoyar a su jefe de filas y reafirmarse como el gran partido defensor de la unidad de España. Todos los dirigentes están empeñados en dar muestras explícitas de respaldo al presidente, máxime ahora que los cuadros se han tranquilizado y se sienten reconfortados con la decisión de poner en marcha del artículo 155 de la Constitución a través de un requerimiento a Puigdemont. Las bases se encuentran calmadas, a diferencia de los pasados días, en los que la inacción del Ejecutivo llegó a estar en tela de juicio.

Este 12 de octubre es también la primera intervención pública de Felipe VI desde la pasada semana, cuando entró en escena con una excepcional declaración dirigida a todos los españoles. El papel del monarca, más reforzado que nunca como garante de la unidad, será crucial después de un firme discurso en el que no dudó en acusar a las autoridades catalanas, Puigdemont y su Govern, de "quebrar" la convivencia de la sociedad en una actitud absolutamente "irresponsable" frente a la tibieza de algunas fuerzas políticas. Desde aquel día, el Rey ha mantenido su agenda bloqueada y en blanco para dedicarse exclusivamente a trabajos en su despacho, desde donde sigue todos los acontecimientos en Cataluña.

Felipe VI pasa revista a la Guardia Real, durante el acto central del Día de la Fiesta Nacional. (EFE)
Felipe VI pasa revista a la Guardia Real, durante el acto central del Día de la Fiesta Nacional. (EFE)

La situación del segundo partido de España también es muy distinta un año después. Acudirá como secretario general Pedro Sánchez y allí se reencontrará con algunos de sus barones territoriales, los mismos que el pasado año aún apoyaban a Susana Díaz. El jefe de Ferraz, eso sí, llega a este 12 de octubre 'rehabilitado', enfundándose el traje de hombre de Estado tras su intensa reunión con Rajoy en el Palacio de la Moncloa en la noche del martes, que sirvió para sellar un acuerdo entre las dos principales fuerzas del país en torno a la crisis catalana. La confirmación llegó horas después, cuando Sánchez respaldó la actuación del jefe del Gobierno a la par que anunció un pacto que permitirá abrir la vía de la reforma constitucional.

La principal ausencia es la ya conocida. No asistirá al Palacio Real el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. Sí estarán, además de la plana mayor del Gobierno, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, presidentes autonómicos, alcaldes, empresarios y representantes del mundo de la cultura y de la comunicación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios