aborda la crisis catalana y el 'error' del psoe

Podemos reúne a su consejo ciudadano con vistas a “refundar los consensos” del 78

La formación busca abrir una “vía constituyente” como salida a la crisis catalana, combinando la movilización contra la "represión" con un relato que desborde el marco de la independencia

Foto: Última reunión del consejo ciudadano estatal (CCE) de Podemos, celebrado el pasado mes de julio en Toledo. (EFE)
Última reunión del consejo ciudadano estatal (CCE) de Podemos, celebrado el pasado mes de julio en Toledo. (EFE)

La dirección de Podemos abordará este viernes la situación política en Cataluña, que interpreta como una crisis de Estado sin precedentes, en una reunión extraordinaria del consejo ciudadano estatal, máximo órgano de dirección entre asambleas. La necesidad de “desescalar el conflicto” a través de su propuesta para que Gobierno y Generalitat negocien un mediador, el papel del PSOE, que califican de error histórico por su apoyo a Mariano Rajoy, y, sobre todo, la nueva hoja de ruta del partido en clave constituyente centrarán un debate con el se pretende recabar “la opinión de toda la dirección respecto a los últimos acontecimientos que están siendo tan graves para nuestro país” y diseñar una estrategia a corto y medio plazo en base a ella.

La opinión predominante en la dirección del partido, solo con leves diferencias de matiz entre los diferentes sectores, es que la crisis institucional implica enormes riesgos para los intereses de Podemos, pero también oportunidades. Los riesgos se resumen en un “cierre restaurador” e, incluso, “autoritario”, que dejaría en vía muerta las posibilidades de cambio representadas por la formación, mientras que las oportunidades pasan por iniciar el camino para “romper los candados del 78”, la máxima lanzada por Pablo Iglesias durante la asamblea fundacional de Podemos, en forma de proceso constituyente. Para esto último, desde el pasado 1-O, ya comenzó a diseñarse una hoja de ruta destituyente para cercar a Rajoy, con un pie en Madrid y otro en Barcelona.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

La apertura de una “vía constituyente” como salida a este conflicto, cuestión que ya se abordó en la mesa de partidos convocada por Podemos, con la participación de ERC, PNV, PDeCAT, Compromís y los sindicatos CCOO y UGT, “implica hablar de refundar los consensos sociales”, según explican fuentes cercanas a la portavocía del grupo confederal. Consensos sociales o de regeneración política, entre otros, pero que “evidentemente y de forma central implican hablar del modelo territorial”, indican estas mismas fuentes. Conscientes de que las opciones son muchas y diferentes, el planteamiento de Podemos es, en primer lugar, abrir este debate, y posteriormente fijar la posición de que “son los ciudadanos quienes deben decidir”.

La movilización en las calles más allá de Cataluña y el impulso de un nuevo relato, con una simplificación discursiva basada en la polarización de demócratas frente a represores, son dos patas fundamentales de esta estrategia. La alcaldesa de Barcelona y líder de los 'comuns', Ada Colau, lanzaba un mensaje pidiendo solidaridad a través de su Facebook, que se ha viralizado en las últimas horas (con más de 30.000 compartidos), clamando “necesitamos vuestro apoyo”. Colau sacaba así el conflicto de Cataluña, porque “lo que ha ocurrido vulnera derechos y libertades fundamentales de todos: catalanes, españoles, europeos... Hoy es Catalunya, mañana puede ser en cualquier otro sitio si lo normalizamos y queda impune. Si lo justificamos, estamos perdidos. Perdemos todos. Pierde la democracia”.

El texto hace un llamamiento, con la mirada puesta fuera de Cataluña, reclamando “juntarnos para salvar la democracia, para echar a quien ha ordenado este despropósito y es incapaz de encontrar una solución política y pacífica. Quien tiene responsabilidad de Estado debe escuchar, respetar a la población, hacer propuestas en positivo y ofrecer alternativas”. Alternativas cuya palabra fetiche, y de ahí la guerra por el relato, es 'futuro', como contraposición a un 'pasado' que se asocia a la reacción del PP supuestamente basada en la represión y el recorte de derechos.

El concepto de 'futuro' es una de las claves del argumentario tanto de Unidos Podemos como de los 'comuns' en los últimos días. Un futuro que algunas voces del partido comienzan ya a asociar con las reivindicaciones del movimiento 15-M, condicionándolo asimismo a una alternativa 'plurinacional', con la que aseguran que se evitaría la independencia de Cataluña. El portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, llamaba así a “asumir que esto no se resuelve mirando al pasado, sino hacia un futuro que tendrá que ser de cambios constituyentes en Cataluña y en España”.

Se trata de una vía intermedia entre la DUI (declaración unilateral de independencia) y el 155, u otras medidas excepcionales, y para frenarlas proponen a corto plazo la negociación de un mediador entre Gobierno y Generalitat. "Lo que falta para que se produzca ese diálogo es que el Gobierno diga que sí. El Govern ya lo ha hecho", afirmaba este jueves la portavoz en el Congreso, Irene Montero.

Las presiones al PSOE para que se sume a esta vía se han ido incrementando durante los últimos días, hasta el punto de convertirse en ultimátum tras los acontecimientos del 1-O. A los socialistas también se les reprocha la falta de propuestas para asegurar la convivencia entre los pueblos, pues en la ejecutiva que Podemos celebró este lunes se dio por amortizada y enterrada la apuesta por la plurinacionalidad que Pedro Sánchez había hecho tras proclamarse secretario general del PSOE. “Quienes no queremos que Cataluña se marche de España, debemos dar una respuesta en términos de oferta”, resumía el portavoz en el Senado de Podemos, Ramón Espinar.

Unidos Podemos llevaba en su programa para las últimas elecciones generales el reconocimiento constitucional de “la naturaleza plurinacional de España”. Asimismo se comprometía a asegurar “el derecho de los gobiernos autonómicos a celebrar consultas a la ciudadanía sobre el encaje territorial del país”. En la línea de las propuestas a nivel territorial, la formación defendía en su programa la transformación del Senado para convertirlo “en una cámara de representación de derechos e intereses territoriales”. El conflicto catalán es un punto de inflexión a partir del cual Podemos pretende impulsar un proceso destituyente, con el objetivo de echar a Mariano Rajoy del Gobierno, y jugárselo todo a la carta de abrir un proceso constituyente que supere el "cierre autoritario" del denominado régimen del 78.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios