el sumario, al descubierto

"Cuando ejerzo la autoridad, me cago en el dinero": la chulería de Villar en el caso Soule

El inhabilitado presidente de la RFEF admite estar dispuesto a perder dinero dejando de organizar un torneo en Galicia solo para castigar a un presidente territorial que no le apoyaba

Foto: Ángel María Villar, al salir de prisión el pasado 1 de agosto. (EFE)
Ángel María Villar, al salir de prisión el pasado 1 de agosto. (EFE)

El directivo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Ángel María Villar premiaba a quienes le apoyaban y castigaba a los que decidían apostar por otros candidatos. A los primeros, les entregaba "muchos millones", como el propio exdirigente admitió en relación a la Federación de Fútbol de Madrid; a los segundos, les penalizaba con la retirada de fondos o incluso de eventos, que al final también se transforman en ingresos. Así se desprende de las conversaciones telefónicas intervenidas por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en el marco del caso Soule, que investiga la existencia de una red clientelar en torno a Villar, así como el desvío de dinero federativo a los bolsillos de responsables del organismo y empresas afines.

En una de estas llamadas intervenidas por los investigadores, que tuvo lugar el pasado 23 de mayo entre el inhabilitado presidente de la RFEF y el máximo responsable de la delegación territorial de Melilla, Diego Martínez Peinado, ambos interlocutores hablan de un dirigente federativo que no apoya a Villar y del castigo que conviene imponerle. En concreto, se refieren al jefe de la Federación Gallega de Fútbol, Rafael Louzán Abal, y a la posibilidad de retirarle la organización de un torneo, lo que provocaría enormes pérdidas económicas no solo para la territorial sino para toda la RFEF.

"Ese campeonato, Ángel, si lo quitamos, al final nos cuesta dinero a nosotros (...), porque nos mandarían al extranjero a jugar", le indica Martínez Peinado a Villar para dejarle claro el perjuicio económico que traería la decisión de castigar a Louzán Abal sin el torneo. "Cuando se ejerce la autoridad, me cago en el dinero", responde Villar enérgico, ante el asombro del dirigente melillense. "¿Cómo un militar me puede decir eso? (...) ¡A ser buen militar, no me toques los cojones! ¡La autoridad está por encima de... lo que nos cueste!", añade el entonces presidente federativo.

"Entonces me lo cargo, al tío este", contesta Martínez Peinado visiblemente asustado por la reprimenda de Villar. "Noooo. Lo que tú consideres oportuno... Si tú dices que le das una oportunidad, se la das (...). Te va a hacer una presión terrible, yo pienso que le dirías que no organizamos nosotros nada... y que te venga y te suplique. Y entonces le dices lo que le tengas que decir", añade el directivo de la RFEF claramente enojado. "Le voy a decir que nosotros el hotel lo...", propone el dirigente melillense. "¡Que no!", insiste Villar. "Que nosotros no pagamos nada allí", reconduce el líder territorial. "Nada, nada... Que nosotros no pagamos nada y que no se organiza", sentencia el máximo responsable del organismo.

"Esta conversación es un claro ejemplo de la indiferencia y menosprecio por el dinero federativo que hace Villar", entienden los investigadores de la UCO, que concluyen que su reacción se debe a "una enemistad" personal con el dirigente gallego después de "un presunto no apoyo en las elecciones a la presidencia del ente" por parte del responsable territorial. Según los agentes de la Guardia Civil que analizan las escuchas telefónicas, Villar atiende "a criterios subjetivos y no a la objetividad que a un presidente de un estamento de utilidad pública debería suponérsele".

El diálogo entre Villar y Martínez Peinado, que muestra la autoridad de Villar y cómo castigaba a los dirigentes que no le apoyaban, va en la misma línea que otra conversación interceptada el pasado abril entre Villar y el delegado en Madrid, Francisco Díez, revelada por El Confidencial. Ambos hablan de que el responsable de la Federación Madrileña de Fútbol Sala, Julio Cabello, aún no había respaldado la candidatura de Villar y había que presionarle para que lo hiciera prometiéndole dinero. En concreto, Villar le pregunta a Díez si cree necesario "hacer una vista" a Cabello para ganárselo. "Si hay que apretarle, le aprietan", afirmó el máximo dirigente del organismo a su interlocutor, que acto seguido llamó a Cabello.

Villar le dice que sabe que ha ido a ver a la otra candidatura y le pide una cita. Cabello le responde que no tiene inconveniente en reunirse con él, aunque "no le haya dado ni un puto duro" hasta el momento. "Pero a la Federación de Fútbol de Madrid sí le he dado, ¡eh!, y muchos millones, ¡eh!", repica el presidente de la RFEF, que posteriormente habla con su hijo Gorka, quien le recomienda prometerle solucionar "las carencias" que tiene el fútbol sala solo si le apoya en su candidatura. "Villar le expresa sutilmente que le compensará económicamente en el futuro" si le respalda.

El caso Soule, que coordina el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, investiga una trama dirigida por Villar para mantenerse en el cargo. El juez comenzó la investigación tras la presentación de un escrito por parte de la Fiscalía Anticorrupción, que llevaba meses investigando a los dirigentes federativos y al hijo del presidente, Gorka Villar, quien también estaría implicado en la red clientelar manejando la RFEF y cobrando supuestamente por la organización de partidos de fútbol de la Selección española en otros países.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios