tras la victoria del 'sanchismo'

Rajoy no adelantará elecciones y espera el apoyo de Pedro Sánchez ante Puigdemont

El presidente del Gobierno asegura que aún no ha llamado al nuevo secretario general del PSOE porque "no quería molestarle". Apela a la "sensatez y el sentido común" para buscar acuerdos

Foto: Mariano Rajoy y Pedro Sánchez juntos en La Moncloa en una imagen de archivo. (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez juntos en La Moncloa en una imagen de archivo. (EFE)

Mariano Rajoy ha preferido mantener el guion que tenía previsto para la reunión del Comité Ejecutivo de su partido, basado en la respuesta al desafío independentista en Cataluña, y solo abordar como cuestión añadida la vuelta de Pedro Sánchez a la dirección del PSOE. "No voy a adelantar las elecciones", ha repetido tres veces el presidente del Gobierno ante la pregunta sobre si el previsible endurecimiento de la labor opositora de los socialistas irá en contra de la estabilidad política y le tentará con la posibilidad de disolver las Cortes.

[Cuatro mapas y un gráfico para entender la victoria de Sánchez]

El jefe del Ejecutivo está bastante más preocupado con los planes secesionistas de la Generalitat que con el triunfo de Sánchez ante las estructuras de su partido. Incluso quiso dar por hecho con el nuevo PSOE mantendrá el mismo compromiso con la unidad nacional y la defensa de la Constitución que el tradicional pese a la derrota en las primarias de la vieja guardia y la mayoría de los barones autonómicos que respaldaron a Susana Díaz.

No ha llamado a Sánchez "por no molestar"

Rajoy bromeó además sobre el tiempo que se ha tomado para felicitar a Sánchez. No le llamó ayer ni lo ha hecho esta mañana "por no molestar", comentó además de añadir que también ha tenido poco tiempo y los problemas "de agenda" se lo habían impedido.

Rajoy no adelantará elecciones y espera el apoyo de Pedro Sánchez ante Puigdemont

Para el Partido Popular, el camino elegido por la mitad de la militancia del PSOE resulta oficialmente indiferente. En la sede de Génova ya tenían asumido hace semanas que ganara quien ganara las primarias se tenían que olvidar de los socialistas en cualquier proyecto de apoyo a la gobernabilidad. De ahí el empeño de amarrar la tramitación de los Presupuestos del Estado con los nacionalistas vascos y los dos partidos regionalistas de Canarias.

[Sánchez, "el radical socialista" que puede ser "un problema" para Rajoy]

"Todo sigue igual. Hablaremos con el PSOE si quiere y nos entenderemos si quiere", dijo el presidente del Gobierno ante el Comité Ejecutivo. Después, en público, recordó que en los seis meses que llevan al frente del Gobierno logró sacar adelante asuntos importantes como el techo de gasto y los objetivos de déficit de las cuentas públicas (con el PSOE) y otros como el decreto de liberalización de la estiba sin contar con el respaldo socialista.

Mariano Rajoy durante la rueda de prensa ofrecida este lunes en Génova. (EFE)
Mariano Rajoy durante la rueda de prensa ofrecida este lunes en Génova. (EFE)

¿A La Moncloa con Podemos e independentistas?

Rajoy agregó que esa es su intención a partir de ahora, seguir buscando apoyos para todo porque es la exigencia de la aritmética parlamentaria y él persigue la estabilidad política. También quiso dar por hecho que Sánchez mantendrá el mismo compromiso tradicional de su partido, reiterado estos últimos meses por la gestora socialista, con la unidad de España frente al desafío separatista en Cataluña.

Esa es la máxima preocupación del PP, saber si Sánchez intentará con el apoyo de Podemos y los independentistas llegar a La Moncloa sin pasar por las urnas a cambio de algún acuerdo que liquide la unidad nacional y el régimen constitucional.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios