montoro valora el nuevo "clima de entendimiento"

Gobierno y PSOE cierran su primer gran acuerdo como “llave” para los Presupuestos

El próximo paso será la aprobación del techo de gasto, que contará también con el apoyo del PSOE. Para los Presupuestos, serán cruciales los acuerdos en la Conferencia de Presidentes

Foto:  La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (d), conversa con el portavoz parlamentario socialista, Antonio Hernando (i), durante la sesión de control al Ejecutivo. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (d), conversa con el portavoz parlamentario socialista, Antonio Hernando (i), durante la sesión de control al Ejecutivo. (EFE)

La senda de déficit de las comunidades autónomas para el próximo año 2017 se ha convertido en el primer gran acuerdo de esta legislatura entre el Gobierno y el PSOE. Fijado en el 0,6% para 2017, gracias al apoyo de los socialistas mediante su abstención ayer en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), fuentes socialistas han reconocido tras la reunión que este pacto es una “llave” para seguir buscando acuerdos, con la vista puesta en los Presupuestos Generales. Con todo, el pacto alcanzado previamente a la celebración del CPFF no ha satisfecho a todos los barones. Valencia y Baleares han decidido desmarcarse votando en contra, al considerar insuficiente el aumento del déficit en una décima respecto a la propuesta inicial del Gobierno, que lo fijaba en el 0,5%.

El próximo paso será la aprobación del techo de gasto, que contará también con el apoyo del PSOE en el Congreso. A cambio, el Gobierno se ha comprometido a subir el Impuesto de Sociedades y el salario mínimo interprofesional (SIM), para situarlo por encima de los 700 euros. Dos medidas que los socialistas habían puesto sobre la mesa de negociaciones como requisito imprescindible para dar su brazo a torcer. El aumento del 8% del SMI supone una merma mensual de cerca de 100 euros con respecto a la propuesta de Unidos Podemos que fue aprobada la pasada semana por el pleno del Congreso.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, quiso insistir a lo largo de la jornada de ayer en que el respaldo de su grupo a la senda de déficit pactada con Bruselas y al techo de gasto, que supondrá el recorte de unos 5.000 millones de euros, no significa que vayan a apoyar los Presupuestos Generales de 2017. Se trata, según sus propias palabras, de “una posibilidad remota”, que dependerá asimismo de los equilibrios internos en su partido, todavía capitaneado por una gestora.

Para llegar a un acuerdo con respecto a los Presupuestos, será crucial lo que se determine en la próxima Conferencia de Presidentes. Se celebrará en enero, según anunció ayer mismo la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y los socialistas tienen grandes esperanzas depositadas en este encuentro. Esto es por el compromiso adquirido ayer con Santamaría para abordar el debate sobre un nuevo modelo de financiación autonómica, más justo según sus apreciaciones, y la modificación del techo de gasto mediante una nueva metodología, en la que también se incluirían las administraciones locales.

El desmarque del Gobierno de la Comunidad Valenciana al acuerdo alcanzado entre el Gobierno y su partido, a pesar de estar alineado con la gestora, tiene como trasfondo otra serie de exigencias particulares relacionadas con su propio modelo de financiación. Asimismo, pesan en esta decisión los acuerdos establecidos con Compromís, sus socios de gobierno en la Generalitat.

Diferente es la postura de los socialistas baleares, cuyos diputados en el Congreso apostaron por votar en contra de la investidura de Mariano Rajoy y su secretaria general, Francina Armengol, mostró su apoyo a Pedro Sánchez. Sin embargo, todo parece indicar que la gestora seguirá al frente del PSOE durante los meses centrales de la negociación y aprobación de los Presupuestos, ya que no se fijará la fecha de su congreso hasta enero y no está previsto celebrarlo antes de los meses de primavera o, incluso, verano. 

Montoro habla ya de "una nueva etapa" marcada por un "espíritu de coincidencia"

El propio ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, remarcó tras la celebración del CPFF que esta reunión marcaba “una nueva etapa” y un nuevo “quehacer político”. Montoro se mostró inusualmente satisfecho con el “buen clima de coincidencia para conseguir fijar esos objetivos, sin enfrentamientos ni choques”, y no escondió que se están produciendo negociaciones paralelas. Un “espíritu de coincidencia” que el responsable de Hacienda ha deseado mantener a lo largo de toda la legislatura. “Estamos obligados a coincidir” porque de lo contrario, ha dicho, no saldría adelante ninguna iniciativa ni tampoco los Presupuestos del próximo año, que llevan un margen de retraso que impedirá arrancar con ellos 2017.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, también aprovechó su intervención este jueves en la comisión Constitucional para lanzar reiteradas apelaciones al diálogo, con el objetivo de sacar adelante la gobernabilidad en un contexto de dificultades, por la complicada aritmética parlamentaria. Aunque se han comenzado a dar los primeros pasos para sacar adelante los Presupuestos, los apoyos necesarios en la Cámara todavía están lejos de alcanzarse.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios