CONSEJO DE POLÍTICA FISCAL y financiera

Todas las CCAA aceptan el déficit del 0,6% para 2017 salvo Cataluña, Baleares y Valencia

El acuerdo previo al CPFF alcanzado entre el Gobierno y el PSOE fija la senda de déficit de las comunidades para 2017 en el 0,6%. Baleares, Valencia y Cataluña han votado en contra

Foto: La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a secretarios de Estado de sus departamentos, al inicio del CPFF. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a secretarios de Estado de sus departamentos, al inicio del CPFF. (EFE)

Las comunidades autónomas ya tienen vía libre para preparar sus respectivos proyectos presupuestarios para 2017. El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), que se ha celebrado este jueves en el Ministerio de Hacienda y Función Pública, se ha convertido en un mero formalismo tras el acuerdo previo alcanzado entre el Gobierno y el PSOE para fijar la senda de déficit pactada con Bruselas de las comunidades autónomas para el próximo año en el 0,6% con respecto al Producto Interior Bruto (PIB). Un punto intermedio entre el 0,5% que plateaba el ministro Cristóbal Montoro y el 0,7% que exigían los barones socialistas. El Consejo de Ministros lo oficializará este viernes. 

Como resultado de esta flexibilización, por la que todos los consejeros de Hacienda del PSOE se han abstenido, a excepción de los representantes de Valencia y Baleares, las comunidades contarán con un mayor margen de gasto, cifrado en alrededor de mil millones de euros. Un hecho que, según los socialistas, permitirá garantizar la inversión en servicios sociales, como sanidad y educación. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría se ha comprometido durante la reunión a a llevar a la próxima Conferencia de Presidentes, que se celebrará en enero, el debate sobre un nuevo modelo de financiación autonómica y la modificación del techo de gasto mediante una nueva metodología, también para las administraciones locales. 

No obstante, algunas comunidades, como Castilla y León gobernada por el PP, habían pedido que el tope se elevase hasta el 0,7%. Asimismo, el Gobierno de la Comunidad Valenciana, presidida por el socialista Ximo Puig en coalición con Compromís, también ha mostrado su rechazo al 0,6%, al exigir flexibilizarlo hasta el 1,4%. Finalmente, han votado en contra los consejeros de los gobiernos valenciano, balear y catalán. Fuentes socialistas han explicado durante un receso de la reunión que su apoyo se debe a que el aumento del déficit mejora la previsión inicial y supone una llave para "seguir hablando". 

Solo han votado en contra de fijar la senda de déficit para 2017 en el 0,6% del PIB las comunidades autónomas de Valencia, Baleares y Cataluña

El PSOE también apoyará en el Congreso el techo de gasto, que podrá salir adelante con amplía mayoría, a cambio de la subida del salario mínimo interprofesional en un 8%, para situarlo por encima de los 700 euros mensuales, y el incremento del impuesto de sociedades. La subida del SMI supone una merma de casi 100 euros con respecto a la propuesta de Unidos Podemos aprobada la pasada semana en el pleno del Congreso. El acercamiento en materia fiscal entre PP y PSOE no garantiza que estos últimos vayan a apoyar los presupuestos generales, según ha vuelto a recalcar el portavoz en la Cámara Baja Antonio Hernando.

Los socialistas nunca se cerraron a negociar el techo de gasto al entender que representaba una bombona de oxígeno para las comunidades. El PSOE gobierna en siete de ellas y vicepreside otras dos (Cantabria y Canarias). Además, en Asturias, Extremadura, Castilla-La Mancha y Aragón los barones socialistas deberán pactar previsiblemente los presupuestos con el PP tras su distanciamiento de Podemos, que los apoyó en la investidura pero que en las últimas semanas ha pasado a una estrategia de oposición rupturista. 

El acuerdo alcanzado hoy, deja prácticamente fuera de juego a Ciudadanos, formación que pretendía negociar la dotación de presupuesto para varias de las medidas incluidas en su acuerdo de investidura con los populares a cambio de su apoyo al techo de gasto. Sus negociaciones con el Gobierno se mantienen de la mano del diputado Francisco de la Torre, pero la incorporación del PSOE a otras convresaciones paralelas debilita su posición. La recuperación del 10% del dinero aflorado por los beneficiarios de la amnistía fiscal es una de sus principales prioridades para garantizar su apoyo al techo de gasto y a los presupuestos.  

En Asturias, Extremadura, Castilla-La Mancha y Aragón, donde gobierna el PSOE, los barones deberán pactar, previsiblemente, los presupuestos con el PP

El foro interterritorial ha contado con la presencia, por primera vez, de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Sus constantes apelaciones al diálogo para sacar adelante la gobernalibilidad en un contexto de dificultades por la complicada aritmética parlamentaria comienza a dar sus frutos. Esta misma mañana en la Comisión Constitucional ya había expresado su confianza en poder llegar a un acuerdo sobre los objetivos de déficit público. Sin embargo, y aunque se han comenzado a dar los primeros pasos para sacar adelante los presupuestos, los apoyos necesarios en la cámara todavía están lejos de alcanzarse.

A la cita también ha acudido el vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, después de haber presentado los presupuestos de la Generalitat para el año 2017, considerados lo más independentistas de la historia al incluir una partida de casi seis millones de euros para celebrar un referéndum que no cuenta con el beneplácito del Gobierno central. Su demanda era elevar el déficit al 1,18%, prácticamente el doble de lo acordado previamente entre PP y PSOE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios