El ministerio recaba todos los documentos del caso

Cospedal exige por burofax a Bono los documentos del Yak que se llevó de Defensa

El exministro socialista, que presume de tener documentos claves sobre el caso, irrumpió en 2004 en el archivo de logística operativa del Jemad y se llevó varias cajas con papeles

Foto: La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, visita la base aérea de Zaragoza. (EFE)
La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, visita la base aérea de Zaragoza. (EFE)

El Ministerio de Defensa ha reclamado por escrito (un burofax) a José Bono los documentos referentes al accidente del Yak-42 que el exministro socialista dice que se llevó de los archivos del Estado Mayor de la Defensa y que mantiene desde entonces (2004) en su poder. Es lo que repite en sus entrevistas en todo tipo de medios, incluido un libro de memorias sobre su etapa en el gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero. Según ha sabido El Confidencial, el departamento que dirige María Dolores de Cospedal pide esos papeles a Bono (quien lleva años 'amenazando' con desvelar su contenido) como un último paso para recabar toda la documentación sobre el caso sin que se tenga que dar por hecho que vaya a recurrir a otras vías de recurso.

Después de reactivarse el caso del Yak-42 con la publicación anticipada del informe del Consejo de Estado que reconoce la responsabilidad patrimonial del Estado en el asunto, la ministra tiene que dictar una resolución que cierre el procedimiento administrativo abierto ante las reclamaciones de los familiares de las víctimas. El anterior ministro, Pedro Morenés, fue quien hizo la petición al órgano consultivo y ahora le toca a su sucesora establecer las correspondientes conclusiones.

Con la difusión del informe y antes de la comparecencia de Cospedal en el Congreso para explicarlo, Bono volvió a recorrer varios medios de comunicación para asegurar que tenía documentos en su poder sobre el accidente y reiterar sus habituales insinuaciones sobre la posible existencia de un fondo de corrupción en el caso. En concreto, que había un desfase entre el coste final del vuelo, 149.000 euros, y los 38.800 euros que costaba de verdad. La diferencia podían ser comisiones, según su teoría.

Fotografía de archivo del exministro de Defensa José Bono. (EFE)
Fotografía de archivo del exministro de Defensa José Bono. (EFE)

La ministra explicó después en la comisión de Defensa del Congreso que nadie cobró nada por ese transporte. "No se pasó factura para el cobro porque nuestros hombres no volvieron a casa", afirmó. Ni el departamento pagó los 149.000 estipulados ni Namsa (agencia de la OTAN encargada de contratar los vuelos) había reclamado el pago. Al menos según la documentación que consta en el ministerio, en concreto en el centro de gestión de pagos en el extranjero del mismo.

Sobre las indagaciones en la cadena de contrataciones y subcontrataciones que siguió Namsa para poner en marcha el vuelo del Yak-42 que debía trasladar a los 62 militares españoles desde Afganistán hasta Zaragoza, Cospedal aclaró que de los 149.000 euros que iba a costar todo el proceso, 14.900 eran para las tasas de aterrizaje, 38.700 para combustible y algo más de 95.300 para horas de vuelo (alquiler del avión, pago a tripulantes y seguros).

Cospedal exige por burofax a Bono los documentos del Yak que se llevó de Defensa

La ministra detalló que Namsa y la empresa alemana Chapman Freeborn firmaron el contrato de los 95.300 euros de horas de vuelo para la puesta a disposición del avión. Chapman Freeborn subcontrató a su vez a Volgan Air por 71.000 euros (los 24.000 euros restantes se los queda la primera a modo de pago de gestión), que a su vez subcontrató con Adriatic por un precio del que Defensa no tiene constancia. Además, Adriatic subcontrató a JTR Company por 45.000 euros, la cual, a su vez, subcontrató a Ukranian Mediterranean Airlines, que fue la que finalmente 'operó' el vuelo del Yak-42.

Antes de volver al Congreso para explicar la resolución del ministerio, Cospedal pretende conocer la base documental de las insinuaciones y amenazas de Bono. El exministro relató en su primer libro de memorias cómo en octubre de 2004 había irrumpido en el Estado Mayor Conjunto para hacerse con la documentación del caso. Aprovechó la ausencia en el edificio del entonces jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad) y hoy responsable del CNI, el general Félix Sanz Roldán, "para no comprometerlo" y forzar a los oficiales a entregarle los archivos del caso que había en la sección de logística operativa.

Ángel ColladoÁngel Collado

El coronel de Infantería de Marina al mando, Juan Pardo de Donlebum, hoy retirado, dio después una versión más sobria que la de Bono sobre la 'incautación' de papeles (sin cerraduras forzadas ni oscuros sótanos), pero confirmó que Bono se llevó varias cajas de cartón con los documentos que creyó oportunos, en principio con destino al ministerio. Por lo que luego fue contando el dirigente socialista en las entrevistas a los medios contra Federico Trillo, parece que no devolvió todos. Son los que Cospedal le reclama desde esta semana por si aportan algo a la resolución del caso del Yak-42.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
61 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios