si cospedal sigue, habría un coordinador general

El PP abre el debate sobre su secretaría general con Maillo y Alonso como favoritos

La consigna entre los principales dirigentes es no discutir en público sobre el asunto, pero en medios del PP manejan el nombre de Maillo como nuevo hombre fuerte de Rajoy en Génova

Foto: La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, conversa con el vicesecretario general del PP, Fernando Martínez-Maillo. (EFE)
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, conversa con el vicesecretario general del PP, Fernando Martínez-Maillo. (EFE)

Cerradas la investidura y la formación de Gobierno, Mariano Rajoy se prepara para celebrar el XVIII Congreso Nacional del PP, previsto para febrero, con el debate abierto sobre la continuidad o no en el cargo de la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal. La consigna pactada entre sus principales dirigentes es no discutir en público sobre el asunto, pero al mismo tiempo en medios del partido empiezan a manejar el nombre de Fernando Martínez-Maillo como sucesor de la actual número dos al frente del aparato de la formación en calidad de secretario, o de coordinador general. Mientras, desde el País Vasco postulan para esas funciones a su presidente, el exministro Alfonso Alonso, como factor añadido para relanzar la formación en la comunidad.

Descartada la continuidad de la actual dirección del PP con Rajoy al frente y con el equipo que él decida, el debate sobre la secretaría general reproduce la vieja querella interna sobre la compatibilidad de ese cargo con otro de carácter institucional. Entre 2011 y 2015, Cospedal estuvo al tiempo al frente de la sede de Génova y de la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Ahora es ministra de Defensa y ha expresado claramente su deseo de mantener al tiempo sus actuales responsabilidades en el partido después del congreso nacional de febrero.

Para los detractores de la posición de Cospedal, ambos cargos son incompatibles en términos prácticos: una cartera 'de Estado' como la de Defensa requiere plena dedicación. Los más comprensivos con su empeño de mantener ambos puestos aducen los precedentes de la historia del PP: Francisco Álvarez-Cascos fue vicepresidente del Gobierno sin dejar la secretaría general en la primera legislatura de José María Aznar en el poder, y lo mismo hizo Javier Arenas durante un año cuando estuvo al frente de la cartera de Administraciones Públicas entre 2002 y 2003.

El PP abre el debate sobre su secretaría general con Maillo y Alonso como favoritos

En la dirección del PP, intentan enfriar el debate sobre una decisión que tendrá que tomar Rajoy en último término y con el congreso nacional del partido ya en marcha cuando presente su candidatura (con equipo completo) para que lo voten los compromisarios.

Visto el empeño de Cospedal en seguir en el cargo, en medios del partido recuerdan la solución que dio Aznar en 1996 para que el partido tuviera a alguien al frente "en el día a día" sin quitar a Cascos, y que consistió en nombrar a un coordinador general, responsabilidad que entregó a Ángel Acebes.

En fuentes de la sede de Génova apuntan a Martínez-Maillo como ese nuevo hombre de confianza de Rajoy para encabezar la renovación de su equipo de dirección. Ya fue un nombramiento muy personal del jefe del Ejecutivo cuando se fijó en el presidente del PP en Zamora para reforzar la dirección del partido en junio de 2015. Como vicesecretario de Organización y ahora responsable de preparar el congreso nacional de febrero, Martínez-Maillo ya es de hecho el número tres de la sede de Génova.

El otro aspirante a ponerse al frente de la secretaría general es Alfonso Alonso, exministro de Sanidad y exportavoz del Grupo Popular en el Congreso. Aunque Rajoy haya demostrado una vez más que huye de las cuotas 'territoriales' para hacer sus gabinetes, en el PP vasco lamentan que no haya ninguno de los suyos en el Consejo de Ministros.

El presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso. (EFE)
El presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso. (EFE)

El presidente del Gobierno empleó a Alonso para ejercer de firme defensor de los recortes y los 'sacrificios' en plena crisis económica desde la portavocía del PP en la Cámara Baja. Y posteriormente, para esquivar la crisis de Ana Mato, que salió de la cartera de Sanidad salpicada por la implicación de su exmarido en el caso Gürtel. Con su nombramiento como ministro del ramo en diciembre de 2014, Rajoy ya buscó dotar de mayor peso político al Ejecutivo con vistas al cierre de la legislatura y la cita electoral.

Alonso cuenta con el respaldo de las tres ejecutivas territoriales del PP vasco después de que hace un año se hiciera con el control del partido a raíz de la salida de Arantza Quiroga, con quien estaba abiertamente enfrentado. La polémica iniciativa en el ámbito de "la pacificación" de la entonces presidenta de los populares que ‘dulcificaba’ las exigencias a EH Bildu en la condena al terrorismo, puso en bandeja a Alonso la posibilidad de cortar su cabeza. Su liderazgo ha dejado atrás una etapa convulsa marcada por el cuestionamiento interno hacia Quiroga.

En el PP de Euskadi verían “lógica” la llegada de su jefe a la secretaria general por su “valía política”. Su nombramiento, en cierto modo, vendría a compensar la “decepción” que ha supuesto en las filas de los populares la ausencia de nombres vascos en el nuevo Gobierno de Rajoy.

Preguntado por la secretaría general, Alonso respondió: “La situación hoy es que María Dolores de Cospedal es ministra de Defensa pero mantiene su responsabilidad en el partido, y entiendo que esta es la situación que parece que va a seguir de aquí al congreso. Y en el congreso, ya veremos”. No obstante, también dejó claro que “a nosotros [PP vasco] no nos supone ningún problema su continuidad”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios