la formación del nuevo gobierno de rajoy

Cospedal aspira a seguir de secretaria general a la espera del nuevo Gobierno

Mientras en el Gobierno se da por hecha la continuidad del núcleo duro del gabinete, en la sede de Génova dudan que Cospedal quiera dejar el puesto para ser ministra "sin más"

Foto: Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal. (EFE)
Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal. (EFE)

María Dolores de Cospedal no da señales de querer cambiar de destino, de la secretaría general del PP a un ministerio, sino de seguir en su actual cargo al margen de que pueda ser llamada, o no, por Mariano Rajoy para que se integre en su próximo Gabinete. Esa es la impresión predominante entre los miembros de la dirección del partido a solo tres días de que se forme el nuevo Ejecutivo. Mientras, la 'número dos' de los populares guarda silencio y en su círculo más próximo repiten que es una cuestión que solo despacha o despachará con Rajoy cuando llegue el momento.

En medio de la incertidumbre, los ministros y los principales dirigentes del PP repiten la consigna oficial de que no saben nada de los planes de Rajoy para la formación del nuevo Gobierno, pero desde los distintos sectores del 'aparato' y del gabinete en funciones se cruzan apuestas y algunos datos sobre los posibles cambios a la espera de los nombramientos oficiales que, en principio, se conocerán entre el lunes y el martes próximo.

Si en fuentes gubernamentales se da por hecha la continuidad del núcleo duro del actual Gobierno, con Soraya Sáenz de Santamaría como vicepresidenta, e incluso el mismo equipo económico (al menos con Cristóbal Montoro en Hacienda), en la sede de Génova ponen en duda que la secretaria general vaya a dejar el puesto para ser ministra "sin más". Es una tesis que comparten indistintamente en fuentes de la vieja guardia y en las de los recién llegados al 'aparato'.

La imagen de unidad y disciplina del partido ha fortalecido a Cospedal y ya no se puede descontar su salida del cargo como secretaria generalLa victoria electoral del 26 de junio, más la exhibición de unidad y disciplina del partido en los diez meses que ha durado el bloqueo político, han fortalecido a su secretaria general, según advierten en los mismos medios para concluir que ya no se puede descontar su salida del actual cargo, como sí se hacía después de los comicios del 20 de diciembre.

Los detractores de Cospedal añaden que ser ministra en un departamento de peso y secretaria general es incompatible en términos prácticos. Y lo dicen para recordar las disfunciones que trajo en su día (entre 2011 y 2015) el desempeño del puesto de 'número dos' de la organización junto con la presidencia de un gobierno autonómico como es de la Junta de Castilla-La Mancha.

En fuentes del PP se daba hasta ahora por hecho que la secretaria general entraría en el próximo gabinete de Rajoy, y en una cartera de peso ajena al área de influencia de Soraya Sáenz de Santamaría, en un ministerio "de Estado" como Interior o Defensa; o bien en los de gestión económica. Fomento está vacante por la salida de Ana Pastor para ser presidenta de las Cortes en julio pasado y lo mismo ocurre con Industria después de la dimisión de José Manuel Soria. Ahora no se descarta que aspire a ser las dos cosas.

Soraya Sánz de Santa María, Mariano Rajoy y Ana Pastor, en el Congreso. (Reuters)
Soraya Sánz de Santa María, Mariano Rajoy y Ana Pastor, en el Congreso. (Reuters)

 

En el PP hay precedentes de secretarios generales con puesto en el Ejecutivo. Primero lo tuvo Francisco Álvarez-Cascos, vicepresidente en el primer Gobierno de José María Aznar, aunque la dirección tuvo que nombrar después a un coordinador general para llevar el "día a día" de Génova, responsabilidad que recayó en Ángel Acebes. Javier Arenas repitió después parecida duplicidad de cargos, secretaría del partido y ministerio de Administraciones Públicas, entre julio de 2002 y septiembre de 2003.

No obstante, la continuidad de Cospedal al frente de la secretaría general después de entrar en el Ejecutivo podría ser transitoria. Una vez que se forme el Gobierno Rajoy tiene anunciada la convocatoria del congreso nacional del partido, gran asamblea que se suele convocar en los primeros dos meses del año en que toca. Será una cita en la que el PP hará una renovación general de la dirección, al menos de Rajoy para abajo, que también puede afectar al Grupo Popular en el Congreso. La figura del portavoz en una legislatura sin mayoría, con el Gabinete pendiente de negociar todo con los demás partidos, es un cargo tan importante o más que el de ministro.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios