asegura que el asesino fue su vecino

El principal sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas: "El chiquillo no sufrió"

Antonio Ojeda le cuenta a su compañero de celda que el asesino fue su vecino Tani e insiste en que él fue un mero testigo

Foto: Manifestación de apoyo a la familia de Yéremi en 2007. (Reuters)
Manifestación de apoyo a la familia de Yéremi en 2007. (Reuters)

El pequeño Yéremi Vargas desapareció en marzo de 2007, cuando tenía siete años, mientras jugaba con sus primos en los alrededores de su casa de Santa Lucía de Tirajana, en Gran Canaria. A punto de cumplirse 10 años de su desaparición, 'El programa de Ana Rosa' ha publicado este lunes las declaraciones en las que Antonio Ojeda, el principal sospechoso y preso en la cárcel de Algeciras, le cuenta a su compañero de celda que el asesino fue su vecino Tani.

"El chiquillo no sufrió, el chiquillo llegó muerto", asegura el sospechoso según el programa de Telecinco. Antonio Ojeda, conocido como 'el Rubio', cumple condena en Algeciras por violar a un niño en 2012 en el mismo municipio en el que desapareció Yéremi, y la Guardia Civil comenzó a investigarle el año pasado por la desaparición de Yéremi después de que Ojeda le contase a su compañero de celda varios detalles sobre el caso.

Sin embargo, en las declaraciones que se han publicado este lunes, Ojeda insiste en su inocencia: "No tuve nada que ver, fue Tani. Le puso al niño algún tipo de disolvente, droga u otra sustancia, con el fin de dormirle". Según el Rubio, su vecino fue quien "llegó con su coche y con el menor a la zona en la que yo vivía, momento en el cual yo observé que Yéremi venía en el interior del coche de Tani muerto".

Ojeda asegura además que "puso el cuerpo del menor encima de un colchón que había en la parte de afuera de su casa y por debajo del colchón unas maderas, prendiéndole posteriormente fuego". El Rubio afirma que él fue un mero testigo y que lo único que hizo fue entregarle una bolsa a Tani porque "entró a la casa" y se lo pidió. "Después de haber incinerado el cuerpo del menor, pude observar cómo Tani introdujo los restos en la bolsa", añade.

De todos modos, no es la primera vez que Ojeda culpa a su vecino de hechos que supuestamente habría cometido él. Cuando fue acusado de agresión sexual a un menor en 2012, delito por el que cumple condena, también insistió en que era Tani "quien llegó con un niño en su coche" y después vio cómo el pequeño "se escapaba de su casa".

Cabe señalar además que en la versión que le cuenta a su compañero de celda hay ciertos aspectos que no encajan, y es que no solo señala a su vecino como el asesino de Yéremi, también habló de otras dos personas que supuestamente lo habrían raptado: "Una mujer de pelo moreno tiraba de un niño que estaba llorando, metiéndole a la fuerza en un Seat Toledo de color blanco que iba conduciendo un hombre. Le pregunté si el niño era su hijo y me dijo que era su sobrino y que no quería irse con ella". 

Su vecino asegura que miente

'El programa de Ana Rosa' ha entrevistado también a Tani, quien ha insistido en que Ojeda miente: "A todo el que se cruce en su camino lo machaca. Soy inocente y la Guardia Civil me ha descartado", ha asegurado. "Lo único que pasa es que me tiene celos y envidia. Le conozco de toda la vida, le ayudé a conseguir un trozo de tierra y a construir la cabaña que tenía".

Pero al margen de las acusaciones de Ojeda contra su vecino, cabe señalar que uno de los aspectos más interesantes que le cuenta a su compañero de celda es cuál sería el lugar ideal para deshacerse de un cadáver: "Eso es fácil. El sitio ideal para deshacerte de un cadáver es un vertedero que tenemos en Vecindario, está cerquita de mi casa. He ido muchas veces andando por la parte de atrás y me he colado. Nadie lo vigila", asegura el Rubio a su compañero según el diario 'La Provincia'. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios