EL CONFIDENCIAL ACCEDE A LAS INTERVENCIONES TELEFÓNICAS

Las llamadas del chivatazo a Granados: “Lo que me dijo el de la UCO sonó a advertencia”

Las intervenciones telefónicas de Púnica, a las que ha tenido acceso este diario, recogen el chivatazo al exdirigente del PP que obligó a la Guardia Civil a precipitar la operación

Foto: El exconsejero Francisco Granados, durante su comparecencia por videoconferencia desde la cárcel de Estremera. (EFE)
El exconsejero Francisco Granados, durante su comparecencia por videoconferencia desde la cárcel de Estremera. (EFE)

Francisco Granados cogió su móvil a las 12:53 del 6 de septiembre de 2014 y llamó a su amigo José Luis Caro Vinagre, un guardia civil en excedencia. Estaba nervioso. La madrugada anterior se había encontrado en las fiestas de Valdemoro a un agente de la Guardia Civil, José Manuel Rodríguez Talamino, destinado en la Unidad Central Operativa (UCO) del Instituto Armado. Entre copa y copa, Talamino le había confesado que sus compañeros de unidad le estaban investigando, pero no tenía más datos. Así que Granados se despertó inquieto. Agarró su teléfono y buscó en la agenda a Caro Vinagre. Necesitaba saber más, mucho más.

Ese más terminaría siendo la célebre operación Púnica. La instrucción del caso aún no ha concluido, pero el juez Velasco ya ha procesado a Granados, Caro Vinagre y Talamino por un delito de revelación de secretos. Será la primera pieza separada de Púnica, de la quincena que hay abiertas, por la que el exconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid tenga que sentarse en el banquillo. El juez considera acreditado que el soplo de Talamino puso en serio riesgo la operación y obligó a la UCO a precipitar las detenciones. Velasco fundamenta su dictamen, sobre todo, en 14 intervenciones telefónicas que acreditarían la existencia de la filtración y las maniobras que realizaron los presuntos cerebros de la trama para intentar conseguir nuevos detalles y rebajar el alcance de las indagaciones.

Las siete primeras llamadas, a las que ha tenido acceso El Confidencial, recogen la reacción de Granados tras recibir el chivatazo. La primera de todas fue precisamente la que realizó el político a Caro Vinagre esa mañana del 6 de septiembre. Tras hablar de cómo lo habían pasado la noche anterior en las fiestas de Valdemoro (el exdirigente del PP cuenta que se acostó a las seis de la mañana), Granados le pidió a Caro Vinagre si podían verse en persona. Tenía un asunto delicado que comentarle, pero no quería revelarlo por teléfono. “[Talamino] Me contó una película sin venir a cuento que no entendí muy bien”. “¿Y no te gustó?”, le preguntó Caro Vinagre. “Me dio la sensación de que me lo quería contar”, respondió Granados, en un tono enigmático. “Ese está en la UCO, está en balizas”, añadió Caro Vinagre, tratando de ubicar a Talamino. Granados necesitaba más información. “Entonces, ¿por qué no le llamas y que te… es que, claro, no era el sitio ni el momento ni nada. Pero me extrañó mucho (…)”, añadió el político popular. “Lo que tienes que hacer es llamar a este y que te cuente, porque me dio la sensación de que no venía a cuento. Me sonó a advertencia”, terminó. Caro Vinagre captó el mensaje y se comprometió a conseguirle nuevos datos. Por la tarde hablarían de nuevo.

Granados cogió otra vez el teléfono unos minutos después. También quería contarle a su amigo y socio David Marjaliza, otro de los presuntos cabecillas de Púnica, lo que le había ocurrido la noche anterior. Ambos habían quedado para verse la semana siguiente, pero Granados no podía esperar. El agente de la UCO le había dicho que había un dispositivo de videovigilancia colocado frente al Edificio Éboli de Pinto, justo donde Marjaliza tenía sus oficinas. “Anoche me hizo un comentario uno que está en la UCO que no me gustó”, contó Granados. “¿Y la UCO qué es?”, le cortó Marjaliza. “Pues la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil”, respondió el exdirigente del PP antes de continuar. “Me hizo un comentario que me sonó a advertencia. Me dijo que estaba haciendo cosas en tu puerta. No te mencionó, pero como que estaba haciendo cosas en tu puerta”. “¿Seguimientos o algo?”, preguntó de nuevo Marjaliza. “Sí, pero no te puedo decir...”. “¿Y has preguntado algo más?”, inquirió el constructor en un tono más nervioso. “Sí, supongo que mañana tendré más información”, contestó Granados.

La siguiente intervención refleja que la trama solo tardó unos minutos en ponerse en alerta. Justo después de colgar a Granados, Marjaliza llamó a Ana María Ramírez, su mano derecha, para ordenarle que comprobara si había alguien vigilando frente al Edificio Éboli. “Que tengo un policía y un guardia civil en la puerta, aparte del teléfono pinchado, ya lo sabes”. Ramírez reaccionó extrañada. “No sé nada más. Por eso te pregunto”, explicó Marjaliza. “Como la gente es así de gilipollas, lo mismo va cualquiera y se piensa que nos dedicamos al tráfico de armas, o de blancas, o de putas, o yo qué sé (…) Échale un vistazo a ver si hay alguien”, ordenó Marjaliza a su persona de confianza. El aviso obligó a la UCO a desmontar el dispositivo de vigilancia que habían colocado frente a sus oficinas.

La cuarta llamada apenas duró unos segundos. Se produjo la tarde del mismo 6 de septiembre, a las 19:45. Se escucha a Granados y Caro Vinagre cerrar una reunión. Los investigadores han concluido que, en ese momento, el guardia civil en excedencia ya había hablado con Talamino y tenía nuevos datos. En el encuentro, se los facilitó a Granados.

De la quinta llamada se deduce que el asunto estaba adquiriendo un cariz preocupante para el político. Granados telefoneó a Caro Vinagre la madrugada del 7 de septiembre a las 2:29. Solo habían transcurrido seis horas desde su reunión. Eran las fiestas de Valdemoro, pero Granados tenía la mente en otra cosa. “¿Vas a bajar [a las fiestas] o qué?”, le preguntó el guardia civil en excedencia. “Pues no lo sé, porque después de lo de hoy no tengo muchas ganas, la verdad”, contestó el presunto cerebro de Púnica. Caro Vinagre intentó animarle y parece que lo consiguió. Finalmente, Granados se fue a las carpas de las fiestas. No llegó a casa hasta las cinco de la madrugada.

Esa nueva salida nocturna fue productiva para Granados. A las 19:15 del día siguiente, telefoneó a Caro Vinagre para contarle que había vuelto a encontrarse con Talamino en las fiestas. El segundo encuentro le generó aún más inquietud. El agente le había dicho en qué unidad estaba y el político del PP la buscó en internet. “Me dijo el departamento y todo eso, y eso tiene una pinta malísima. Me he metido yo ahí y eso tiene una pinta...”, confesó Granados. “Por lo que yo he visto y tal, vamos, no tengo dudas, cien por cien, y con una pinta mala, mala, mala”, insistió.

Las llamadas demostrarían, a juicio de Velasco, que los implicados en el soplo celebraron varias reuniones y encuentros para "facilitar información" sobre el caso que llegó a "varios de los investigados" en Púnica y que estuvo a punto de frustrar la operación. De hecho, la UCO se vio forzada a realizar las primeras detenciones el 27 de octubre de ese año, mucho antes de lo que tenía previsto. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios