EN LA PUERTA DEL SOL

Miles de personas vuelven a las calles de Madrid en el quinto aniversario del 15-M

A diferencia de otros años precedentes, el primer lustro del 15-M se ha celebrado por todo lo grande en la capital. Aunque muchas cosas han cambiado desde entonces

Foto: Manifestación del quinto aniversario del 15-M en Madrid. (EFE)
Manifestación del quinto aniversario del 15-M en Madrid. (EFE)

Lo que comenzó con un tímido corte del tráfico en la plaza de Cibeles, de apenas unos pocos centenares de manifestantes, ha acabado abarrotando la Puerta del Sol. El 15-M sigue vivo, al menos su espíritu. La manifestación por el quinto aniversario del movimiento que produjo un terremoto en la política española ha superado las expectativas de los convocantes, que desde hacía tres años no sacaban tanta gente a la calle coincidiendo con esta conmemorativa fecha.

La conmemoración, precisamente, se ha impuesto sobre la reivindicación. Los manifestantes y colectivos vinculados al 15-M han hecho una demostración de autoafirmación. Todos ellos han mutado o evolucionado en el último lustro. Muchos de ellos han saltado a la política representativa. Otros han engordado los movimientos sectoriales: lucha por la sanidad pública, la educación, la vivienda... 

El "sí se puede" del que bebió Podemos ha confluido sin mayores tensiones con el "no nos representan". Respeto. Solo un espontáneo que ha increpado al fundador de Podemos Juan Carlos Monedero mientras realizaba declaraciones a los medios de comunicación ha roto por un momento la convivencia entre los que apuestan por la vía institucional y aquellos que siguen reivindicando el carácter apartidista con el que nació el movimiento. 

El quinto aniversario del 15-M reunió muchas más personas que en los de los años precedentes

 

Diputados regionales, muchos de ellos impulsores de Juventud Sin Futuro, que, junto a Democracia Real Ya, dinamizó el movimiento en sus inicios, y sobre todo concejales del nuevo Gobierno municipal de Madrid se sumaron a título individual al cortejo. Todos ellos pisaron las asambleas hace cinco años. Es por ello que han querido pasar desapercibidos, evitando los focos. La apropiación política, a pesar del actual contexto de precampaña electoral, ha sido nula. 

Pocos logos de partidos, más allá de algunas pegatinas. Tampoco pancartas. Las que portaban miembros de organizaciones políticas como Podemos, Izquierda Unida o Izquierda Anticapitalista, sector integrado en la formación emergente, se han cuidado de no colar los simbolos de sus partidos en las pancartas. El respeto ha sido mutuo, y la filosofía del movimiento se ha mantenido pura, alejada de las cooptaciones o reapropiaciones.

Un movimiento de movimientos no es un partido político, por muchas simpatías políticas que pueda despertar entre la mayoría de manifestantes. Con todo, los representantes políticos han reconocido con su presencia todo lo que deben a este movimiento de repolitización de la sociedad española. 

Diputados autonómicos y concejales de Ahora Madrid acudieron a título personal a la convocatoria

 

El 15-M ha seguido evolucionando, ha mutado, pero su espíritu sigue vivo en el seno de las diferentes expresiones que ha adquirido. La demostración de fuerza se ha centrado en esta autoafirmación que, además de Madrid, también ha salido a la calle en las principales ciudades del país. Una cincuentena de manifestaciones estaban convocadas para el domingo, siguiendo el llamamiento de los indignados franceses que desde la Place de la Republique se organizan en contra de la reforma laboral tramitada esta semana en el país galo. 

Un lustro ha pasado desde la primera manifestación que dio nombre al movimiento, aunque los cánticos habituales que emplearon siguen igual de vigentes. El "No hay pan para tanto chorizo" volvió a mezclarse con el grito de "que no, que no, que no tenemos casa", entre otros. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios