"ME SIENTO MUY LIBERADO"

El alcalde que recogió el ADN, clave para resolver el caso de Eva Blanco

El exalcalde de Algete entre 1999 y 2007, Jesús Herrera, impulsó la recogida voluntaria de 2.013 muestras de ADN, correspondientes a la mitad de los hombres de la ciudad

Foto: Grafiti en la entrada de Algete, Madrid. (EFE)
Grafiti en la entrada de Algete, Madrid. (EFE)

La detención del presunto responsable de la muerte de Eva Blanco, Ahmed Chehl, le sorprendió el jueves en mitad de un paseo por Madrid con su mujer, y no se lo podía creer. Habían pasado 16 años después de que, como alcalde de la localidad madrileña de Algete, sacara a la calle las urnas para depositar muestras de saliva o de cabello que permitieran cotejar la identidad genética de algún familiar del agresor con los restos de semen que se habían hallado en el cuerpo de la joven. "Esa ha sido la clave para identificar al asesino, era lo único que teníamos y, fíjate, así se ha cerrado el círculo", reconoce satisfecho el exalcalde Jesús Herrera en una entrevista telefónica con El Confidencial.

Herrera era el líder de la oposición en el sillón socialista durante los plenos de Algete cuando el cuerpo de la joven apareció en una cuneta en la madrugada del 20 de abril de 1997, y desde el principio de su gestión -1999 y 2007- comenzó a trabajar con la plataforma de apoyo Comisión Eva Blanco, "pero siempre respetando la voluntad de los padres", matiza. El exalcalde se quita méritos. "Yo lo único que hice fue aquello en lo que creía. Había que ayudar a las Fuerzas de Seguridad del Estado, algunas veces bordeando la ley pero siempre con el mismo objetivo: encontrar al asesino de una niña que tenía que estar viva todavía", recuerda. 

El exalcalde de Algete Jesús Herrera Fernández. (psoe.es)
El exalcalde de Algete Jesús Herrera Fernández. (psoe.es)

Y es que su hazaña fue clave para la resolución de uno de los crímenes más enquistados para la Justicia española. En la noche del crimen llovió a mares y el agua borró las huellas, sólo se contaba con el relato de una testigo y los restos de ADN del agresor en el cuerpo de Eva, que había dejado un registro de sus últimos años en su diario secreto. "Un día la plataforma me propuso que hiciésemos una recogida masiva de ADN de todos aquellos varones mayores de 18 años que estábamos allí. Y manos a la obra, llamé a la solidaridad de todos los vecinos de Algete, pusimos unas urnas y yo fui el primero en depositar mi muestra", relata.

Pero en 1999 estas pruebas costaban "mucho dinero" y parece ser que el Ministerio de Justicia "no estaba dispuesto a pagarlo". La Guardia Civil, cuya "excelente labor" ha exaltado el exalcalde, custodió las 2.013 muestras recopiladas, de los 5.000 hombres censados en esa localidad cuando ocurrió el crimen. Sin embargo, el Juzgado número 4 de Torrejón de Ardoz que instruía el caso no autorizó la validez de las muestras y el juez de la Audiencia Provincial de Madrid Arturo Beltrán llegó a considerarlas entonces como "una chorrada demagógica" que no encajaba con el principio de presunción de inocencia.

"A lo largo de estos 18 años se ha ido activando y desactivando el caso. Durante los ocho años en los que yo fui alcalde de Algete se dieron muchas paradojas y líneas de investigación. Pero a medida que ha ido evolucionando el estudio de la genética se ha ido viendo la luz. Yo creo que ha sido la clave de todo, sobre todo con el análisis del Instituto de Medicina de Santiago de Compostela", opina Herrera, que hace años vive en el municipio madrileño de Titulcia alejado ya de la política.

Concentración en Algete tras la detención del presunto asesino de Eva Blanco.
Concentración en Algete tras la detención del presunto asesino de Eva Blanco.

La utilidad de las pruebas recopiladas por Herrera en 1999 se manifestó años después, cuando una nueva magistrada al frente de la instrucción autorizó a la Guardia Civil a realizar pruebas genéticas aleatorias. La investigación dio un giro en 2013, cuando la institución identificó el código genético del agresor como el de un hombre procedente del norte de África, como efectivamente se probó esta semana. Chehl nació en Taza (Marruecos) hace 52 años y se había mudado justo en 1999 a Francia, donde fundó una familia y fue detenido este jueves.

En estos días, Herrera planea visitar a Olga y Manuel, los padres de Eva, con quienes ha pasado de trabajar codo con codo a verlos por la televisión celebrando la noticia. "Personalmente me siento muy liberado", reconoce el exalcalde, satisfecho de que la familia Blanco haya alcanzado por fin "su gran consuelo: saber quién fue el asesino de su hija". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios