el alcalde sigue y gobierna con mayoría absoluta

Brunete borró un contrato millonario del orden del día tras desbaratarse la Púnica

La Guardia Civil grabó dos semanas antes de que se destapara el caso a un directivo de Cofely: “Ya está cerrado el tema de Brunete”. Días después el concurso desaparecía misteriosamente

Foto: Imagen del Ayuntamiento de Brunete.
Imagen del Ayuntamiento de Brunete.

Pedro García Pérez recibe una llamada de un desconocido. Pedro le comenta que ya está cerrado el tema de Brunete, que van a quedar a cenar el día 30, que ha estado reunido con Borja (alcalde), y le ha dicho que hay un problema de tiempo, que van a ir avanzando”. Los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil registraron esta llamada el 16 de octubre de 2014, dos semanas antes de que se produjeran las primeras detenciones de la operación ‘Púnica’. Uno de los interlocutores, Pedro García Pérez, director comercial de Cofely, es “el principal articulador e interlocutor del pago de cohechos del que supuestamente se sirve la empresa para lograr contratos públicos millonarios de diversas administraciones”, reza el sumario judicial del caso.

Esa primera llamada se produce por la mañana. Por la tarde, Pedro García vuelve a marcar el teléfono y llama a uno de sus superiores, Didier Maurice, director general de Cofely: “Pedro dice que el 6 de noviembre se aprueba en el Pleno la eficiencia energética en Brunete. Didier se alegra de la noticia”. Pedro García y Didier Maurice están imputados en el caso. Estas conversaciones dejan entrever que Cofely estaba muy cerca de repetir en el Ayuntamiento de Brunete, gobernado por el PP, el amaño del contrato de eficiencia energética, lo que según el sumario sí consiguió hacer en otros municipios madrileños. Un portavoz municipal lo niega categóricamente, asegurando que Cofely fue al Ayuntamiento a ofrecer sus servicios “igual que lo hacen muchas otras empresas a las que se las escucha. No hay nada. Y lo que diga este señor por teléfono no tiene que ser la verdad”.

Lo cierto es que ocho días después de las dos llamadas de Pedro García, el 24 de octubre, la secretaria municipal de Brunete convocaba a todos los concejales de la oposición a una Comisión Informativa de Cuentas, Presupuestos, Bienes, Ordenanzas y Contrataciones para el 29 de octubre. El punto 10 del orden del día: “dictamen, si procede, sobre aprobación de expediente de contratación del contrato mixto de suministro de servicios energéticos, mantenimiento con garantía total de las instalaciones de los edificios municipales de alumbrado público, mejora de la eficiencia energética del Ayuntamiento de Brunete y aprobación de pliegos de cláusulas administrativas particulares y de descripciones técnicas reguladores del mismo”. 

La ‘Operación Púnica’ se destapó el 28 de octubre, con 50 detenciones, un día antes de la cita de la comisión informativa de Brunete. Curiosamente el día 29 el Gobierno municipal retiró el punto 10. “Faltaba un documento técnico”, alega el portavoz municipal. Ganar Brunete, que forma parte de la oposición, solicitó en dos ocasiones, en enero y febrero de 2015, ese informe técnico para analizar en qué consistía y la fecha de elaboración del mismo, ante las sospechas de que todo fuera una excusa y que lo que realmente había pasado es que la operación policial abortó el contrato amañado de Brunete. Según la oposición, el Ayuntamiento se iba a gastar 8,3 millones en ese contrato de eficiencia energética repartidos en 15 años, un coste muy alto para un municipio de 10.000 habitantes.

Informe de seis páginas

El informe, de seis páginas, llegó finalmente a la oposición. El ingeniero técnico de obras públicas lo firmó el 28 de octubre, el mismo día de las detenciones. “No hay que olvidar que el PP gobernaba en minoría frente a toda la oposición, tenía un concejal menos, por lo que cualquier contrato tenía que pasar tres filtros, el de la comisión municipal correspondiente, el de la mesa de contratación y el del Pleno, donde el PP siempre estaba en minoría en la pasada legislatura. Así es imposible amañar un contrato”, explica el portavoz municipal.

Uno de esos ediles de la oposición, encargado de fiscalizar la labor del Gobierno municipal, era Sylvana Battisteli Rossi. El grupo municipal socialista la expulsó en julio de 2014 al sospechar que se había vendido al PP, ya que en los Plenos se ausentaba o votaba a favor del PP. “No es verdad que el PP estuviera en minoría. Con esta edil, que tras su expulsión del PSOE fue concejala no adscrita, el PP se garantizaba muchas de las votaciones”, señalan desde Ganar Brunete.

El alcalde, Borja Gutiérrez Iglesias.
El alcalde, Borja Gutiérrez Iglesias.

El alcalde, Borja Gutiérrez Iglesias, gobierna ahora con mayoría absoluta tras las elecciones de mayo de 2015. Su nombre aparece en las conversaciones de Pedro García, el directivo de Cofely. El alcalde sigue imputado por un juzgado de Móstoles después de que una exedil de UPyD, Isabel Cotrina, hiciera públicas unas grabaciones en las que acusaba al regidor de intentar comprar su voto ofreciéndoles favores políticos y personales que incluían un trabajo para su hija. “Se demostrará la inocencia del alcalde en este tema. Hemos pedido el archivo de las diligencias”, señala el portavoz municipal. Brunete también ha sido noticia recientemente por un aparatoso incendio a principios de junio que devastó el salón de plenos del Consistorio.

Veintena de municipios

De momento, hay seis alcaldes madrileños implicados en la trama, los de Parla, Valdemoro, Torrejón de Velasco, Cararrubuelos, Collado Villalba y Serranillos del Valle. La UCO también ha registrado los Ayuntamientos de Alcobendas, Coslada y Majadahonda para recabar nueva documentación sobre el caso, que como ya adelantó El Confidencial podría implicar también a una veintena de municipios más. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios