más políticos en el punto de mira de la guardia civil

La segunda fase de Púnica amenaza con embarrar las negociaciones poselectorales

La Guardia Civil ultima una nueva oleada de detenciones que influirá en las negociaciones que se están celebrando entre los diferentes partidos para forjar mayorías en municipios y comunidades

Foto: (EFE)
(EFE)

La segunda fase de la operación Púnica que el pasado mes de octubre desmanteló una red especializada en la adjudicación irregular de contratos públicos con epicentro en la Comunidad de Madrid va a provocar una convulsión en las negociaciones que han abierto los diferentes partidos políticos para pactar gobiernos en comunidades y ayuntamientos. La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil prepara otro golpe a la trama que, según las fuentes consultadas por El Confidencial, se saldará con la detención de nuevos cargos públicos que habrían colaborado en el amaño de licitaciones.

La primera parte del caso ya concluyó con la detención de 51 implicados, entre ellos, alcaldes, concejales y dirigentes de PP, PSOE y otras formaciones minoritarias. Sin embargo, la UCO manejaba pruebas y testimonios que involucraban a un mayor número de personas, pero la sospecha de que uno de los principales implicados, el exconsejero de Justicia de la Comunidad de Madrid Francisco Granados, había sido avisado de que la investigación estaba en curso y se encontraba sometido a vigilancia obligó a precipitar las actuaciones. A la información que ya tenía desde el principio la Guardia Civil aguardando el momento de una segunda fase hay que sumar además la que ha recopilado el instructor del procedimiento, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, en estos siete meses de diligencias e interrogatorios.

Fuentes de la causa aseguran que el foco de las pesquisas se centra en consistorios de la Comunidad de Madrid, la demarcación en la que Granados y su socio David Marjaliza tenían mayor capacidad de influencia. La UCO detuvo en la primera fase a los alcaldes de Parla, Valdemoro, Collado Villalba, Torrejón de Velasco, Casarrubuelos y Serranillos del Valle y a un concejal de Móstoles. Fuentes de la causa aseguran que las indagaciones se han ampliado a Alcalá de Henares, Sevilla la Nueva, Alcobendas, Majadahonda, Aranjuez, Getafe, Algete y Leganés, entre otras localidades.

Francisco Granados, sale custodiado de su domicilio en octubre de 2014. (Efe)
Francisco Granados, sale custodiado de su domicilio en octubre de 2014. (Efe)

Lucha contra la corrupción, eje de los acuerdos

La segunda parte de Púnica puede afectar a las negociaciones para formar gobierno en todas esas localidades. Sólo en Torrejón de Velasco ha salido de las urnas una corporación con mayoría absoluta, en ese caso, del Partido Popular. En el resto de municipios será necesario que dos o más partidos pacten la formación de gobiernos. La influencia de las próximas detenciones en esos acuerdos será inevitable. Los dos grandes nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, decisivos en la mayoría de esos municipios, han identificado como líneas rojas en los pactos poselectorales la lucha contra la corrupción y la ejemplaridad de los cargos públicos.

El PP ya había tomado medidas para amortiguar el efecto de la segunda fase de Púnica. Ninguno de los tres cargos señalados por la investigación que formaron parte durante la pasada legislatura del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid ha repetido en la lista que encabezó Cristina Cifuentes en las elecciones del pasado 24 de mayo. Se trata del consejero de Presidencia en funciones, Salvador Victoria, y de los exalcaldes Mario de Utrilla (Sevilla la Nueva) y José Miguel Moreno Torres (Valdemoro). Los populares también han forzado relevos en otras listas para evitar que candidatos recién elegidos en las urnas sean implicados en la trama. Pero la continuación de Púnica puede pasar igualmente factura a los sucesores de los nuevos imputados.

También pondrá a prueba a Cifuentes. La candidata del PP en las autonómicas necesita el voto favorable de al menos 17 diputados de otras formaciones para poder convertirse en la próxima presidenta de la Comunidad de Madrid. La opción más factible para Cifuentes pasa por alcanzar un acuerdo con Ciudadanos, que tiene la regeneración de la clase política como eje vertebrador de su programa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios