el portal de la transparencia lo limita a 5.000

El sueldo real de los embajadores: 21.000 euros netos al mes y todo pagado

Los diplomáticos españoles sólo tributan por el salario que recibirían en España y el erario público les paga la residencia en su embajada, el servicio doméstico, gastos de la casa y coche oficial

Foto: El ministro García-Margallo, acompañado por el embajador español en Rusia, José Ignacio Carbajal (derecha). (EFE)
El ministro García-Margallo, acompañado por el embajador español en Rusia, José Ignacio Carbajal (derecha). (EFE)

¿Qué presupuesto maneja cada embajada española en el extranjero? El Ministerio de Asuntos Exteriores no lo quiere desvelar, según una respuesta oficial a este periódico. Lo que sí se ha publicado en el Portal de la Transparencia son las retribuciones de los embajadores, pero esta cantidad no contempla el sueldo real de los diplomáticos, hasta el punto de que la escala salarial rompe cualquier estimación inicial por descabellada que sea.

Un embajador del Reino de España en el extranjero puede llegar a cobrar nada menos que 21.000 euros netos al mes, cinco veces más que el presidente del Gobierno y bastante lejos de los 5.000 euros publicados en el Portal de la Transparencia. No es el único caso dentro del servicio exterior. La retribución de un auxiliar administrativo en cualquier país extranjero puede llegar a los 7.000 euros mensuales, por debajo de los 12.000 que perciben algunos cónsules. Ni que decir tiene que todos los altos cargos tienen casi todos sus gastos pagados por el erario público.

Especial: La gran familia del cuerpo diplomático

La causa de tan elevados emolumentos tiene que ver con el peculiar sistema de retribuciones que la Administración aplica al cuerpo diplomático y a los empleados al servicio de las legaciones exteriores, establecido en un real decreto de 1995 modificado parcialmente en el año 2000. Ese real decreto fija que el sueldo de los embajadores (que no debe cobrarse de forma obligatoria en un banco local) tiene cinco componentes. Por un lado, el sueldo anual, incluidas las pagas extraordinarias. A ese sueldo se le asigna un complemento de destino anual, y, posteriormente, otro complemento de específico. A partir de aquí es cuando comienza a operar la subida real de salario que oculta Exteriores.

La residencia del embajador español en Portugal, Eduardo Junco​, el Palacio Palhavã. (Foto: Cintra & Castro Caldas, Lda / www.exteriores.gob.es)
La residencia del embajador español en Portugal, Eduardo Junco​, el Palacio Palhavã. (Foto: Cintra & Castro Caldas, Lda / www.exteriores.gob.es)

A esos tres conceptos se le multiplica el llamado módulo de equiparación del poder adquisitivo y, por último, el módulo de calidad de vida. El primer módulo se justifica porque de esta manera se protegen “los efectos de los tipos de cambio y las diferencias de los niveles de precios entre los países de destino y España”. Mientras que el segundo módulo se aplica “en función de factores como lejanía, clima, insalubridad, incomunicación, situación de violencia o guerra, inseguridad ciudadana, y otros similares que puedan disminuir la calidad de vida del funcionario en relación a España”. El porcentaje de estos dos factores no es público.

El embajador español en Rusia, con un sueldo inicial de 5.000 €, vería multiplicados sus emolumentos por 2,5 y 1,7 veces. El resultado: 21.250 € mensuales

El resultado de la aplicación de estos cinco conceptos retributivos es muy significativo. Un ejemplo: el embajador español en Rusia (integrada en lo que Exteriores denomina zona dólar), con un sueldo inicial de 5.000 euros, vería multiplicado sus emolumentos iniciales (el sueldo más los complementos) por 2,5 veces (primer módulo) y, posteriormente, por 1,7 veces (segundo complemento). El resultado: unos 21.250 euros mensuales netos. Y lo que no es menos importante: los diplomáticos sólo tributan en el extranjero por el salario que recibirían en España de no haber sido destinados al exterior (el sueldo sin los módulos), mientras que el resto está exento de tributación debido a los acuerdos internacionales.

Los embajadores no son los únicos con un sueldo notablemente superior al resto de funcionarios. Un cónsul de carrera con apenas 30 años –escasa antigüedad– percibe en Taiwán, por ejemplo, en torno a 12.000 euros al mes. Un auxiliar en la embajada española en Serbia, por su parte, percibe unos 7.000 euros mensuales, aunque en este caso con gran discrecionalidad. Muchas de las contrataciones se hacen en destino y la disparidad de los sueldos es muy elevada debido a la inexistencia de un sistema objetivo de retribuciones.

Los embajadores tienen asignado un nivel 30 en la Administración (el máximo), pero para calcular con mayor precisión sus ingresos hay que tener en cuenta que mientras están en el extranjero están exentos de pagar casa, servicio doméstico, luz, agua, calefacción o teléfono. Al mismo tiempo, el Estado paga el 60% de la escolarización de los hijos.

Coches oficiales para desplazamientos privados

La ley establece, en concreto, que los funcionarios destinados en países en los que los estudios cursados en su sistema público educativo presenten, por razones de índole lingüística, cultural o pedagógica, grandes divergencias con los oficialmente vigentes en cada momento en España, podrán obtener una indemnización por cada hijo o menor a cargo, de menos de veinte años. Sin olvidar que los diplomáticos, para su servicio doméstico, disponen de coches oficiales que en muchos casos se utilizan para desplazamientos privados que nada tienen que ver con su función diplomática.

Algunos embajadores, incluso, han decidido no vivir en la residencia oficial, decantándose por una vivienda en alquiler, también pagada por el erario público. Es conocido el caso del exembajador español en Tel Aviv (vea las fotos de los desperfectos de la residencia oficial), Álvaro Iranzo Gutiérrez, quien abandonó el edificio propiedad del Estado español para alojarse en una casa en alquiler. El abandono provocó la degradación de la mansión, que tuvo que ser reformada por un millón de euros.

Pinche para ver los desperfectos de la residencia oficial del embajador en Tel Aviv.
Pinche para ver los desperfectos de la residencia oficial del embajador en Tel Aviv.

Entre los gastos de los embajadores españoles hay que incluir, igualmente, los 25.000 euros que tienen como gastos de representación al año, y que les permiten atender su vida social. Estos gastos hay que justificarlos, pero los remanentes en especie se quedan en la embajada.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
72 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios