Un millón para reformar la residencia en Tel Aviv que el exembajador abandonó
  1. España
alquiló otra durante 5 años a escasos metros

Un millón para reformar la residencia en Tel Aviv que el exembajador abandonó

El exembajador español en Tel Aviv renunció a vivir en la residencia de propiedad del Estado español en Israel a los pocos meses de su llegada

El exembajador español en Tel Aviv, Álvaro Iranzo Gutiérrez, no vivió en la residencia de propiedad del Estado español enIsrael a los pocos meses de su llegada. A cambio, alquiló otra residencia, a la que se trasladócon su familia y todo el personal que trabaja en esa sede diplomática. La anterior residencia fue así condenada al abandono durante cinco años y quedó en el estado que acreditanlas fotografías a las que ha tenido acceso El Confidencial.La degradaciónde la mansión aumentó hasta que, el pasadodos de agosto, el Ministerio de Exteriores adjudicó un contrato de un millón de euros para su reforma a un estudio de arquitectura israelí. Como ha asegurado Iranzo a este diario, todas estas decisiones se tomaron directamente desde ese Ministerio.

Los hechos se remontan a 2008, cuando Iranzo fue destinado al estado israelí tras su trabajo como Director General de Política Exterior para el Mediterráneo, Oriente Próximo y África. Tras pocos meses en la residencia oficial, en la calle HaEshel 133 de la zona de Herzliya Pituach, el embajador solicitó dejar la residencia y alquilar otra.Fuentes muy cercanas a la embajada, que prefieren permanecer en el anonimato, han asegurado a El Confidencial que la razón del traslado fue una elección personaldel embajador. La “antigua” residenciatieneuna ampliapiscina. Sin embargo, no se adecuaba a las exigencias del embajador. Por ello,prefirió trasladarsea pocos centenares de metros de distancia y abandonar la residencia, que, como el Ministerio de Exteriores ha confirmado a El Confidencial, espropiedad del Estado español.

Iranzo, respondiendo a las preguntas que este diario le ha formulado por correo electrónico, ha asegurado que se limitó a dar"el visto bueno" a la nueva residencia, que se eligió desde Madrid. "Recibí instrucciones de la Dirección General del Servicio Exterior para no trasladarme a la Residencia propiedad del Estado sita en Herziliya y, en cambio, para buscar una Residencia provisional en alquiler, ya que, se me informó, la vivienda propiedad del Estado no estaba en condiciones de habitabilidad", ha explicado. Pasado un primer período en la "vieja" residencia, se mudó a la nueva. Y apesar de sus "continuas gestiones", añade, el proceso de reforma no tomó forma debido a las "restricciones presupuestarias" que padecía el Ministerio. "Si hay responsabilidades en la prolongación del status quo sobre la reisdencia en Hezrlyia, desde luego no son mías", cierra el diplomático.

Cinco años de alquiler

Residencia del embajador español en Tel AvivSegún las fuentes consultadas por este diario, el alquiler de la nueva residencia alcanzaba los 20.000 euros mensuales. Desde la actual embajada no han querido hacer comentarios ni sobre esta cifra ni sobre ningún otro aspecto de la cuestión. Es un hecho, sin embargo, que ambas residencias se encuentran en el lujoso barrio de Herzliya Pituach, en la parte norte del distrito de Tel Aviv. Las agencias inmobiliarias que operan en ese mercadoestiman que 20.000 euros sería un precio adecuado a la media de la zona, cuyas cifras por un alquiler van desde los 10.000 hasta los 50.000 euros mensuales.

El Ministerio de Exteriores actual, al que le parece "razonable" la cifra de 20.000 euros manejada por este diario, justifica la decisión de abandonar la viejaresidencia porel “muy mal estado” en el que se encontraba, ya que nunca había sido remodeladapor completo desde su adquisición por parte del Estado, a mediados de los años 80. "Se está intentando reducir al mínimo los alquileres de residencias de los diplomáticos en el extranjero", asegura un portavoz del Ministerio, que achaca la elección a los "recortes presupuestarios" a los que se sometieron varias partidas del departamento.A pesar de ello, la dirección de Exteriores dio el visto bueno ala elección de pagar 20.000 euros de alquiler, durante 12 meses al año, por 5 años -un total de 1 millón y 200.000 euros- para después realizar una reforma cuando la casa está ya en extremo estado de abandono. Ni en el Boletín Oficial del Estado ni en otros documentos públicos se informó del cambio de residencia, del que el Ministerio tenía el conocimiento.Los responsables de la subsecretaría que autorizó el traslado de la residencia no han contestado a las preguntas que este diario les ha remitido a través de un correo electrónico.

La reforma

En mayo de 2012, Iranzo abandonó Tel Aviv y actualmente ejerce como Cónsul en la Embajada española en Australia.Fernando Carderera Soler, que desde mayo de 2012 esembajador españolen el Estadoisraelí, había manifestado en varias ocasiones la necesidad de remodelar la residencia de propiedad del Estado, viendo poco útil vivir de alquiler a pocos metros de la sede diplomática oficial. De hecho, el documento programático de la acción española en el Exterior para 2013, incluido en los presupuestos generales del Estado, ya mencionabalas “obras de rehabilitación de la residencia” como actuación que “previsiblemente” se habría llevado a cabo en 2013.

Como han explicado a este diario fuentes cercanas a Carderera, los trámites burocráticos para dar el visto bueno a la obra la han atrasado más de lo esperado. El Boletín Oficial del Estadodel pasado 2 de agostoformalizóla adjudicación del contrato a la empresa israelí Marco y Yoam Arquitectos por 1.019.139,72 de euros netos.

Israel