el presidente intenta dar moral a sus bases

Rajoy desembarca en Cataluña con barones para recuperar la iniciativa tras el 9-N

Rajoy intenta recuperar la iniciativa ante el desafío separatista y desembarca en Cataluña para dar moral a sus bases que se sintieron abandonadas el 9-N

Foto: Cospedal posa con algunos de los líderes del PP que participan en las Jornadas 'populares' en Barcelona. (Efe)
Cospedal posa con algunos de los líderes del PP que participan en las Jornadas 'populares' en Barcelona. (Efe)

Mariano Rajoy, después de su intento de reconducir el problema de la corrupción hacia el debate sobre las medidas para combatirlo, se vuelca ahora en Cataluña, donde España se juega su unidad y él la legislatura. El presidente del Gobierno quiere recuperar la iniciativa  ante el desafío separatista de Artur Mas y desembarca en Barcelona con sus barones y ministros para empezar por el principio: apoyar al PP y a sus bases electorales en Cataluña, que se sintieron abandonados el 9-N.

El Partido Popular ha llevado a la capital catalana sus jornadas municipales, en principio previstas como convención de alcaldes de toda España y que se iba a celebrar en Logroño, como respuesta de urgencia para demostrar el compromiso de la dirección con sus dirigentes y militantes en Cataluña.

En principio, Rajoy tenía previsto acudir a la capital catalana después del simulacro de consulta (pero con colegios urnas y recuento), el día 20. Después del éxito personal de Mas, los titubeos de la Fiscalía y el malestar interno en su partido (en Cataluña y en el resto de España) con la respuesta del Gobierno a la “chulería” del presidente de la Generalitat en la desobediencia al Tribunal Constitucional, la cita trasladada a Barcelona se amplió con llamamientos a los barones. También se apuntaron algunos ministros “de partido”. En Génova no querían “un desembarco” de Ejecutivo en pleno.

Al final, han confirmado que acuden a respaldar al PP catalán y a escuchar a Rajoy en su discurso de clausura de las jornadas 11 presidentes autonómicos de los populares, entre ellos María Dolores de Cospedal, Ignacio González, Alberto Fabra, Ignacio Diego o Esperanza Aguirre.

Sánchez Camacho y Cospedal. (Efe)
Sánchez Camacho y Cospedal. (Efe)

La cuota de ministros con cargo en el partido está cubierta Ana Pastor, José Manuel Soria, Jorge Fernández  Díaz y Fátima Báñez. El titular de Economía, Luis de Guindos, se suma aprovechando que anoche daba una conferencia en S’Agaró (Gerona) invitado por la Fundación Olof Palme. También está en Barcelona una nutrida representación de los alcaldes de las principales capitales de España gobernadas por el PP, con Ana Botella y Rita Barberá al frente.

En el PP hay una gran expectación ante la intervención de Rajoy, pero más en clave interna que ante las posibles novedades de fondo que aporte a su conocida respuesta ante el desafío independentista: defensa de la unidad de España y diálogo con la Generalitat, pero dentro de la ley.

El presidente del Gobierno no se va a salir del guión con que replicó al 9-N, tres días más tarde, pero necesita dar moral a sus seguidores e intentar atraerse como referencia a los catalanes que no quieren apuntarse a la aventura de la secesión y prefieren la estabilidad política y económica. Es a lo que va a Barcelona, según dicen en fuentes del PP: a un acto de partido para reiterar su compromiso de que el Gobierno garantiza la unidad de España y los derechos de todos los catalanes frente al empeño de Mas de levantar un nuevo Estado con régimen nacionalista.

De la Serna, alcalde de Santander. (Efe)
De la Serna, alcalde de Santander. (Efe)

En el acto de clausura de las jornadas del PP no participará nadie más que Rajoy y la presidenta del partido en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho. Barones, ministros y alcaldes se limitarán a escuchar y prestar su imagen a la escenografía del acto.

Santamaría y Cospedal preparan el terreno a su jefe

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, desde el Palacio de la Moncloa, y Cospedal, desde las propias jornadas en Barcelona, apuntaron esa reiteración de mensajes con que aterrizará Rajoy. La secretaria general dijo ante los alcaldes de su partido y los representantes del PP local que el compromiso de su organización con Cataluña “no tiene fecha de caducidad para mantener la unidad y la integridad de España”. También cargó contra Mas y su intento de erigirse como “mitos prefabricados en busca de aplausos subvencionados”.

Sáenz de Santamaría, ante el afán de los nacionalistas en reclamar que Rajoy se presente con “algo positivo” en Barcelona, aunque vaya a un acto de partido, recordó que el Gobierno lleva tres años "haciendo propuestas tan en positivo" para Cataluña como las medidas de apoyo económico y financiero (FLA y pagos a proveedores) a la administración autonómica, en quiebra desde que llegó Mas al poder. "Menos mal que el Gobierno de España ha estado para suplir muchas carencias del Gobierno de la Generalitat", exclamó la vicepresidenta.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios