DISPONDRÁ DE 3.000 AGENTES EN TODA ESPAÑA

La Policía tendrá un macrogrupo para casos como el del pederasta de Ciudad Lineal

La Policía Nacional está ultimando una reorganización de todas las unidades dedicadas a la lucha contra la delincuencia en el ámbito familiar para tratar de optimizar los recursos de la plantilla actual y mejorar su efectividad.

Foto: Miembros del CNP (EFE)
Miembros del CNP (EFE)

La Policía Nacional está ultimando una reorganización de todas las unidades dedicadas a la lucha contra la delincuencia en el ámbito familiar para tratar de optimizar los recursos de la plantilla actual y mejorar su efectividad. Los cambios, que se aplicarán en breve en investigaciones tan prioritarias como la que hay abierta para tratar de detener al violador en serie de Ciudad Lineal, están siendo coordinados por la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Dirección General de Policía, según fuentes del Ministerio del Interior consultadas por El Confidencial.

El objetivo es crear una nueva unidad o brigada central dedicada en exclusiva a la lucha contra los delitos de tipo familiar, al igual que ocurre en otros ámbitos, como en el de la delincuencia económica (UDEF) o la delincuencia violenta contra las personas (UDEV). Por sus competencias, al igual que esas otras unidades, el nuevo equipo quedará encuadrado en la Comisaría General de la Policía Judicial. Asimismo, la futura nueva unidad central contará con unidades territoriales en todas las jefaturas de policía que se encargarán de los casos que se produzcan en su ámbito y también de prestar ayuda a las investigaciones que por su amplitud geográfica o su especial relevancia sean asumidas directamente por los efectivos de la capital.

Ignacio Cosidó, director general de la Policía.
Ignacio Cosidó, director general de la Policía.

Según las fuentes consultadas, se espera que la nueva unidad o brigada central de seguridad en la familia –el nombre aún no es definitivo– arranque con una plantilla de 150 efectivos, a los que sumarían agentes de la misma división desplegados en las diferentes comunidades autónomas. En total, la estructura podría comenzar a operar con 3.000 investigadores adscritos en todo el territorio nacional.

Extensión de Alerta-Menor

El cometido de este nuevo grupo de profesionales será luchar específicamente contra delitos de violencia de género, agresiones sexuales, fraudes a las personas mayores, el abandono de niños, quebrantamientos de custodia, desapariciones y otras tipologías con una vertiente marcadamente social.

El objetivo de los mandos policiales es aplicar además a todos estos supuestos el protocolo de Alerta-Menor, en vigor desde el pasado 3 de julio, que permite enviar avisos urgentes a las Fuerzas de Seguridad y medios de comunicación cuando se produce la desaparición de un niño. La utilización de ese mismo sistema en el resto de casos servirá para reducir el tiempo de reacción, por ejemplo, cuando se extravíe una persona mayor o se busque a un presunto agresor sexual, como ocurre en la operación Candy, el dispositivo diseñado para tratar de localizar al pederasta que ya ha secuestrado al menos a tres menores y ha intentado hacer lo mismo con una cuarta en los distritos de Ciudad Lineal y Hortaleza.

Adolescentes caminan por el barrio de Ciudad Lineal en Madrid (Efe).
Adolescentes caminan por el barrio de Ciudad Lineal en Madrid (Efe).

El proyecto supondrá una reestructuración de todos los grupos policiales dedicados en la actualidad a combatir este tipo de delitos. Desde 2007, los más específicos se integran en el llamado Servicio de Atención a la Familia (SAF), creado para impulsar este ámbito del trabajo policial. Al SAF pertenecen los Grupos de Menores (Grume), que dependen de las Brigadas Provinciales de la Policía Judicial y se encargan de la protección de los menores contra cualquier tipo de maltrato, así como de custodiar a los menores infractores de la ley; y los grupos del Servicio de Atención a las Mujeres (SAM), que se centran en los delitos de violencia contra la mujer y se organizan con idéntica estructura.

Mayor coordinación

La nueva organización permitirá integrar a esos dos grupos y a otros que actualmente operan fuera del SAF para crear una gran unidad especializada en todos los delitos contra la familia. El cambio no sólo conllevará un aumento del número de funcionarios disponibles, sino que también facilitará que trabajen codo con codo los mejores expertos en este tipo de delincuencia, intensificando el intercambio de información. En el futuro, sus agentes serán los encargados de esclarecer casos como la identificación del pederasta de Ciudad Lineal (Madrid), la búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo, el asesinato de los niños Ruth y José y la desarticulación de organizaciones internacionales dedicadas al intercambio de material pedófilo.

Aunque los efectivos de esta nueva unidad seguirán perteneciendo a la Comisaría General de la Policía Judicial, orgánicamente estará adscrita a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Dirección General de la Policía Nacional, que ya desempeña esa misma responsabilidad en la estructura actual.

Según las fuentes policiales consultadas, el proyecto ya ha sido presentado a los responsables del Ministerio del Interior y se encuentra en una fase muy avanzada. El objetivo de los mandos policiales es que la nueva unidad comience a operar el próximo mes de diciembre.  

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios