localizaron un teléfono pero fue descartado

La Policía cotejó 750.000 líneas de móvil para cazar al pederasta de Ciudad Lineal

Son todos los móviles que estaban cerca de los siete puntos clave de actuación: cuando cogió y dejó a las tres niñas y el lugar donde intentó raptar a otra

No hubo descanso en la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Los agentes encargados de la operación Candy, como se conoce el caso del pederasta de Ciudad Lineal que raptó y abusó de tres menores y lo intentó con al menos otras tres, abrieron todas las líneas de investigación posibles para buscar alguna pista fiable sobre el paradero del autor de estos hechos, que por fin ha sido detenido en la mañana de este miércoles en Santander. Una de las más exhaustivas fue cotejar todas las líneas de teléfono que se encontraban en el radio de actuación de los siete episodios clave de esta investigación.

La redada de teléfonos móviles puesta en marcha por los investigadores se centró en los puntos concretos y la hora exacta donde el autor cogió y dejó a las tres víctimas que sufrieron abusos y el punto donde intentó raptar a otra menor que consiguió escabullirse. La Policía localizó hasta 750.000 dispositivos, que analizó unidad por unidad, según han confirmado a El Confidencial fuentes cercanas a la investigación. Las conclusiones no condujeron a nada, ya que solo coincidió seis de los nueve dígitos de un único número de teléfono en los lugares donde actuó el pederasta. Fue otra falsa alarma: el dispositivo móvil pertenecía a una persona que nada tenía que ver en el caso.

La policía patrulla en el Parque Calero en Ciudad Lineal. (Efe)
La policía patrulla en el Parque Calero en Ciudad Lineal. (Efe)

La Policía centró su exhaustivo estudio en el cruce de la calle de Hermanos García Noblejas con la calle Alcalá, donde raptó a una niña en otoño de 2013, y en el barrio de Hortaleza, donde la dejó horas después. También analizó los dispositivos móviles de las personas que estaban en la calle Torrelaguna el 10 de abril, donde intentó sin éxito llevarse a otra menor. Ese mismo día consiguió retener durante unas horas a otra en el parque San Juan Bautista, abandonándola horas después cerca de la boca de Metro de Canillas. Los últimos dos puntos claves en esta abortada línea de investigación fue los terminales portátiles de todas las personas que estaban en la calle Luis Ruiz, donde raptó a una chiquilla de seis años, y la calle Jazmín, donde más tarde la abandonó.

Pese a que la meticulosa forma de actuar del agresor ha desconcertado a todos los agentes involucrados en este caso, el pederasta suele actuar a la misma hora: las coge por la tarde, después de salir del colegio, y las abandona cuando ya cae la noche, en un lugar donde puedan ser encontradas fácilmente y con buena conexión para huir sin miedo a ser cazado.

Los investigadores han estudiado hasta siete perfiles distintos del autor de los hechos. Algunos testimonios coinciden en algún aspecto físico del agresor; otros son totalmente opuestos. Por eso el operativo se centra ahora en localizar el coche con el que ha actuado, aunque se cree que ha podido utilizar al menos dos vehículos distintos para despistar a la Policía, que se ha marcado como máxima prioridad este verano detener a este individuo.

Varias menores pasean por el distrito de Hortaleza. (Efe)
Varias menores pasean por el distrito de Hortaleza. (Efe)

Se analizaron también las cámaras de los autobuses

También se estudiaron meticulosamente las imágenes captadas por las cámaras de seguridad instaladas en el interior de los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes, dependiente del Ayuntamiento de Madrid, que circulan diariamente por los lugares clave de la investigación. Por los distritos de Ciudad Lineal, Hortaleza y San Blas, donde se movió el pederasta, circulan hasta 31 autobuses distintos, pero solo cinco de ellos pasan por las calles donde cogió o soltó a las niñas. Sin embargo, la Policía no consiguió imágenes del individuo ni del vehículo que aparcó mientras bajaba o iba a buscar a las pequeñas.

Mientras la investigación avanzaba, las medidas de precaución se maximizaron. En Ciudad Lineal, el epicentro de los ataques del pederasta, se ofrecieron charlas informativas para tranquilizar a los vecinos, que llegaron a vivir inmersos en una psicosis permanente, aterrados por si el autor ataca de nuevo. De cara al inicio escolar, se instalaron más patrullas policiales en los lugares más frecuentados por niños, como parques y colegios, además de cámaras de videovigilancia. Los psicólogos especializados en infancia y familia avisan que es un buen momento para que los padres y las madres hablen con sus hijos y les prevengan de que no se pueden ir con ningún desconocido, aunque les llamen por su nombre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios