Es noticia
Menú
Primera Federación: la 'excelente' apuesta de Rubiales que genera un agujero de 40 M
  1. Empresas
UN DÉFICIT ESTRUCTURAL

Primera Federación: la 'excelente' apuesta de Rubiales que genera un agujero de 40 M

La liga de mayor rango bajo gestión de la RFEF no tiene 'naming' y la TV, impagos mediante, apenas aporta 300.000 euros por club. "Sólo en viajes, gastamos más", denuncian los clubes

Foto: Luis Rubiales, presidente de la RFEF. (EFE/Mariscal)
Luis Rubiales, presidente de la RFEF. (EFE/Mariscal)

La Primera Federación tiene un problema. Donde la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) dibujó un negocio de 15 millones de euros anuales sólo con la televisión, hoy uno encuentra una OTT sin experiencia que paga solo por suscriptores y unos clubes, a los que se les han exigido avales, fichas y presupuestos mínimos asumiendo un roto conjunto de 40 millones de euros anuales. Como son 40 clubes, la división es sencilla: cada club pierde, de media, un millón de euros, aunque los hay que se dejan hasta 4 millones al año en busca de una plaza en LaLiga.

Clubes que, además, nada tienen que ver unos con otros, y donde la falta de un control económico genera todavía más diferencias. En este escenario, algunos equipos han buscado crear sinergias con una asociación que vele por sus derechos, una afrenta para Luis Rubiales, que amenazó con severas sanciones a los clubes promotores de la Asociación de Clubes de Fútbol de Tercera Categoría Nacional. Les dio 48 horas para disolverla. Era marzo de 2022. Hoy, la asociación sigue en pie y, de hecho, anuncia "novedades pronto".

Foto: Enzo Fernández, en el derbi lisboeta de la pasada jornada. (EFE/EPA/Rodrigo Antunes)

Casualmente, la pasada semana se realizó la primera reunión del curso entre la RFEF y los clubes. Sirvió para informar a los equipos de dos asuntos clave: la implantación "al fin" –clama un presidente– de un control económico y un nuevo cambio en la televisión. Está en estudio la fórmula concreta del fair play financiero, aunque es seguro que no será el de LaLiga, y sí uno similar al nuevo de la UEFA. ¿En qué consiste? Controles trimestrales de cuentas, sanciones por deudas vencidas y un gasto máximo en plantilla deportiva equivalente al 70% del total de los ingresos. Un dato al respecto: 17 de los 40 clubes de la categoría no presentaron en tiempo y forma sus cuentas en el último control de la RFEF.

Para cortar la sangría de pérdidas, la RFEF implantará un control económico

Sobre la tele, se buscará un nuevo operador que supla a InStat, con quien solo se han facturado poco más de 2 millones por suscriptores. La RFEF pedía 15 millones anuales y prometió 9,3 millones a los clubes. Esos 7 millones los cubrirá Rubiales con fondos propios. Y el año que viene, ya se verá, pues ya expira el compromiso. Este ejemplo es uno más de los cambios vertiginosos que ha dado la liga de mayor rango bajo gestión de la RFEF durante sus dos primeras temporadas. El objetivo inicial de la federación era crear "una competición que logre la excelencia", tal y como apuntaba su presidente en abril de 2021. El mandatario andaluz deseaba que "todos los clubes puedan participar en ella".

Sobre la primera aspiración, las cuentas de los clubes participantes dictan que el objetivo todavía está lejano. De hecho, en la primera campaña la categoría acabó con un equipo menos de los que empezaron la temporada –el Extremadura UD desapareció; arrastraba más de cuatro millones de deuda cuando arrancó el curso–. En esta segunda temporada, el DUX Internacional de Madrid fue expulsado tras no presentar las fichas mínimas. En el club madrileño alegaban que no era sostenible cumplir con todos los requisitos de participación de la RFEF. "Los ingresos no se adecuan a los gastos que exigen", apuntan desde muchos de los equipos.

La viabilidad es la palabra de moda en la tercera categoría del fútbol español. "Solo cinco clubes no dan pérdidas, y cuatro son los que bajan de LaLiga", apunta un alto directivo de un equipo de la competición. Se refiere a la ayuda al descenso que aporta el fútbol profesional para los que caen de Segunda División. Una cifra próxima a los 1,2 millones de euros en las últimas temporadas que suponen un flotador para afrontar con garantías la siguiente temporada.

placeholder La vuelta de Lucas Pérez al Dépor, un fichaje de Primera para la categoría. (EFE)
La vuelta de Lucas Pérez al Dépor, un fichaje de Primera para la categoría. (EFE)

"Sin este extra, el presupuesto se habría tenido que ajustar bastante", reconoce uno de esos clubes que se estrenan en la categoría tras haber competido en el fútbol profesional. Entre los datos que reflejan la inviabilidad de la competición tal y como está estructurada actualmente, hay uno que destaca sobre el resto y que muchos clubes aducen para explicar su "delicada" situación. "Sólo en viajes, gastamos más de lo que nos dan por tele (desde la RFEF)", apunta un presidente. Y si uno echa un vistazo a las cuentas, las cifras le dan la razón.

En la zona alta de los presupuestos de la categoría, un histórico como el RC Deportivo ingresó 420.000 euros por televisión –la media no alcanza los 300.000 euros–, poniendo muy probablemente el techo en el reparto audiovisual de la RFEF en 2021-2022, según datos de 2Playbook Intelligence. En cambio, el club gastó 476.000 euros en viajes. ¿Excepción? No parece: en la otra punta del país, el Nàstic de Tarragona facturó 320.000 euros y asumió 362.000 euros de gasto en desplazamientos. Una merma que tiene una relación directa con el plan de la federación de generar una liga nacional más exclusiva y profesionalizada. "Estamos totalmente de acuerdo con lo que nos exigen, pero no con lo que recibimos a costa de lo que exigen", agregan desde uno de los clubes rivales de la entidad grana.

Un director para la liga

En ese plan de hacer una liga pro, para que así el salto a LaLiga sea menor, Rubiales pidió, y no solo con fichas mínimas y presupuestos. También exigió césped natural, un mínimo de iluminación y no menos de 4.000 asientos, con moratoria hasta el verano de 2023. ¿El problema? La mayoría de los campos de la categoría son municipales. Esta carpeta deberá abrirse más pronto que tarde, aunque no parece prioritaria a la vista de otros asuntos como la sostenibilidad. Además de los tiempos –"yo no puedo marcarle al Ayuntamiento los plazos", recuerda un dirigente–, las inversiones requeridas "no son fáciles de realizar", agregan varios clubes.

Cuando Rubiales reunió a los clubes para exponerles su proyecto les avanzó que "es el momento de construir algo juntos". La RFEF incluso fichó el pasado verano a un director de la categoría –Javier Vich, procedente del Levante UD– para satisfacción de los clubes, que tienen a quien recurrir. El ejecutivo recibe las peticiones de los clubes, "pero parece que poco puede o le dejan hacer", desliza un directivo de un club de una categoría cuyo futuro está en el aire.

La Primera Federación tiene un problema. Donde la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) dibujó un negocio de 15 millones de euros anuales sólo con la televisión, hoy uno encuentra una OTT sin experiencia que paga solo por suscriptores y unos clubes, a los que se les han exigido avales, fichas y presupuestos mínimos asumiendo un roto conjunto de 40 millones de euros anuales. Como son 40 clubes, la división es sencilla: cada club pierde, de media, un millón de euros, aunque los hay que se dejan hasta 4 millones al año en busca de una plaza en LaLiga.

Luis Rubiales Real Federación Española de Fútbol Selección Española de Fútbol
El redactor recomienda