Es noticia
Menú
Los Polanco hincan la rodilla ante PwC por Prisa y se apuntan pérdidas de 300 millones
  1. Empresas
RECLASIFICAN SU PARTICIPACIÓN

Los Polanco hincan la rodilla ante PwC por Prisa y se apuntan pérdidas de 300 millones

Los descendientes de Jesús de Polanco han admitido ante PwC que ya “no existe control sobre Prisa”, por lo que han tenido que reclasificar su participación

Foto: Foto: Alamy/Timon Schneider.
Foto: Alamy/Timon Schneider.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La familia Polanco, fundadora de Grupo Prisa, se ha visto forzada a reconocer que ya no tiene influencia en la empresa que gestiona El País y Cadena SER, los medios de comunicación que creó en plena Transición y que después han ejercido una gran influencia durante los sucesivos gobiernos socialistas. Los descendientes de Jesús de Polanco han admitido ante PwC, el auditor de su sociedad patrimonial, que ya “no existe control sobre Prisa”, por lo que han tenido que reclasificar su participación tras un último deterioro de 60 millones de euros y de casi 300 millones en seis años.

Según el informe anual de Rucandio, la compañía a través de la cual aún mantienen el 7,6% de Prisa, el incremento del número de consejeros en el holding de comunicación, de 12 a 14, y la evolución de la composición del accionariado les han dejado en una inferioridad que no les permite contabilizar esta participación como empresa asociada. Es decir, apuntarse todo el patrimonio de Prisa, de la que llegaron a tener el 60% del capital, hasta que la gestión de Juan Luis Cebrián como presidente y consejero delegado la llevó a estar en varias ocasiones en quiebra técnica.

Foto: El presidente de Prisa, Joseph Oughourlian. (EFE/Fernando Alvarado)

Ahora, al solo tener un paquete minoritario y ser ya el tercer accionista individual, por detrás de Amber Capital (29,%) y Vivendi (9,94%), Rucandio "ha procedido a reclasificar la participación de dicha sociedad de empresa asociada a inversión financiera a valor razonable con cambios en pérdidas y ganancias, dado que considera que no existe control de Prisa". El matiz, aparentemente contable, se traduce en que la familia fundadora tendrá que reducir su patrimonio y apuntarse nuevas pérdidas, ya que la cotización del grupo editor de El País se ha desplomado un 41% en lo que va de año.

Los Polanco han dado por perdidos cerca de 300 millones en acciones de Prisa en los últimos seis años. En 2016, la familia tenía una parte de su inversión en el holding de medios y educación a través de Otnas, filial que en ese momento ya reconocía un deterioro de 165 millones. En aquel momento, los fundadores aún mantenían el 17,5% del capital, eran los mayores accionistas y el valor se cambiaba en bolsa a 5,77 euros por título.

Foto: Sede de Prisa en Madrid. (EFE/Luca Piergiovanni)

El 7,6% de los Polanco en Prisa tiene actualmente un valor de 18 millones de euros, dado que el grupo capitaliza 237 millones, al cotizar a 0,33 euros. Tiempo atrás llegó a valer más de 3.500 millones. Un precio que pone de manifiesto que en los tres últimos años, en los que la compañía llevó a cabo dos ampliaciones de capital por 765 millones, se han evaporado más de 573 millones. Dos inyecciones de dinero que se hicieron a 1,33 euros por título, para sacar de la insolvencia a Prisa, que de nuevo necesita otra aportación de los accionistas por cerca de 150 millones para reducir su elevada deuda, como adelantó en exclusiva El Confidencial, el 27 de octubre.

La nueva forma de contabilizar su participación afectará a la familia, que tan solo tiene ya un consejero —Manuel Polanco Moreno— en el grupo, después de que Ignacio Polanco renunciase a la presidencia de honor a mediados de 2021 al comprobar que los nuevos accionistas de referencia desestimaron su petición de tener más presencia en el órgano de gobierno.

En primer lugar, porque tendrá que apuntarse al cierre de 2022 la caída en bolsa de Prisa, que se ha dejado un 41% en lo que va de año. Por lo tanto, tendrá que contabilizar más pérdidas a los 60 millones que ya se ha visto forzada a reconocer en los dos últimos ejercicios. Una de las sociedades tenedoras de ese 7,6% tiene un patrimonio negativo de 14 millones, por lo que los Polanco tendrán que dotarla de fondos propios o concederle un préstamo participativo para no declararla en concurso.

A su vez, si no quieren diluirse aún más, los antiguos editores deberán suscribir acciones por al menos 11,4 millones en la inmediata ampliación de capital, que ya ha sido bendecida por el consejo de administración. El problema es que, para las dos últimas inyecciones de dinero, realizadas entre 2018 y 2019, los Polanco tuvieron que pedir un préstamo de 46 millones al Banco Santander. Un crédito cuyas condiciones no pudieron atender cuando apareció la pandemia y que en abril de este año refinanciaron con vencimiento en 2026.

La familia Polanco, fundadora de Grupo Prisa, se ha visto forzada a reconocer que ya no tiene influencia en la empresa que gestiona El País y Cadena SER, los medios de comunicación que creó en plena Transición y que después han ejercido una gran influencia durante los sucesivos gobiernos socialistas. Los descendientes de Jesús de Polanco han admitido ante PwC, el auditor de su sociedad patrimonial, que ya “no existe control sobre Prisa”, por lo que han tenido que reclasificar su participación tras un último deterioro de 60 millones de euros y de casi 300 millones en seis años.

Noticias del Grupo Prisa Manuel Polanco Amber Capital
El redactor recomienda