Es noticia
Menú
Los bancos endurecerán las hipotecas a las rentas bajas tras el nuevo código
  1. Empresas
PLAN DE ALIVIO

Los bancos endurecerán las hipotecas a las rentas bajas tras el nuevo código

Las entidades revisarán sus criterios de concesión para adaptarlos al nuevo entorno y cubrirse del riesgo de que el nuevo Código de Buenas Prácticas venga para quedarse

Foto: Escaparate de una inmobiliaria en Santander. (EFE/Román G. Aguilera)
Escaparate de una inmobiliaria en Santander. (EFE/Román G. Aguilera)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Estamos haciendo un sistema hipotecario en el que es más fácil dar hipotecas a ricos que a pobres". Con esta frase, un banquero resume el pensamiento de muchas entidades: el Código de Buenas Prácticas y la Ley Hipotecaria de 2019 hacen cada vez menos atractivo dar créditos inmobiliarios a las rentas bajas. Y, aunque es pronto, varios grupos consultados ven un nuevo endurecimiento a estas hipotecas en 2023 por el entorno económico y el plan de alivio financiero aprobado por el Gobierno el pasado martes.

"Cuando intervienes de alguna forma el mercado, siempre se corre el riesgo de que se repercuta en precios", exponen desde uno de los mayores bancos españoles. "Podríamos ser más cautelosos con las tasas de esfuerzo que exigimos a las rentas de menos de 30.000 euros", afirman desde otra entidad.

Foto: Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) del BCE. (EFE/EPA/Armando Babani)

Fuentes financieras consultadas por este medio señalan que la situación podría haber sido peor si hubiera salido adelante un plan del Gobierno: el Ministerio de Economía planteó que las condiciones del nuevo Código de Buenas Prácticas se aplicaran también a las nuevas hipotecas concedidas a partir de 2023. Según los banqueros consultados, esto hubiera supuesto que se cerrara casi por completo el grifo del nuevo crédito inmobiliario.

Afortunadamente, el escenario final no es tan negativo, aunque con un pero: los bancos consultados reconocen que no descartan que las medidas aprobadas por el Gobierno se cronifiquen. Ello haría que cualquier nueva hipoteca pueda beneficiarse en el futuro de posibles congelaciones de la cuota o alargamiento de su vencimiento. Esto, inevitablemente, entra en los modelos de riegos de las entidades, encareciendo la financiación, reduciendo el importe a prestar o directamente vetando la hipoteca.

placeholder La vicepresidenta Nadia Calviño. (EFE/ Javier Cebollada)
La vicepresidenta Nadia Calviño. (EFE/ Javier Cebollada)

Este análisis coincide con el que hizo hace dos días el presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), Santos González. Este experto criticó en declaraciones a Efe que el plan de alivio se haya aprobado a través de un decreto, lo que se traduce en una solución "estructural" para un problema "coyuntural".

El plan que aprobó el Gobierno y al que posteriormente se están adhiriendo las entidades incluye tres tipos de ayudas: para hogares vulnerables (ingresos de hasta 25.200 euros) que tienen problemas para pagar la hipoteca, con rebajas de intereses, carencias, extensiones del plazo y daciones en pago; para las clases medias-bajas que podrían llegar a entrar en la anterior categoría (rentas de hasta 29.400 euros), con cuotas congeladas y extensiones del plazo; y facilidades para el resto a la hora de amortizar anticipadamente la hipoteca y convertirla de tipo variable a fijo.

Foto: La vicepresidenta Nadia Calviño. (EFE/Kiko Huesca)

Hay que tener en cuenta que los nuevos temores de los bancos llegan en un momento ya de por sí complejo para firmar hipotecas, con la amenaza de una recesión y una inflación que hacen que los hogares tengan un peor perfil crediticio. "Los contextos de deterioro económico y riesgo creciente como en el que nos encontramos actualmente se traducen en un endurecimiento de las políticas de concesión de las entidades bancarias, tanto en términos de condiciones como de requisitos a la hora de conceder una operación", afirman Marta Alberni y María Rodríguez, de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Competencia

Entre los expertos consultados también hay quien ve esta amenaza como una "pataleta" de los bancos. Aunque su discurso dista de esta crítica, el secretario general del Tesoro, Carlos Cuerpo, afirmaba en una entrevista con este medio: "No lo creemos [que se vayan a endurecer las nuevas hipotecas], precisamente por lo que señalaba, el diseño equilibrado de las medidas minimiza la aparición de efectos adversos. El mercado hipotecario español goza de buena salud y un elevado nivel de competencia, y esto garantiza también continuidad en la provisión de crédito".

En esta línea, la competencia es uno de los factores que hace que más expertos descarten un endurecimiento, ya que estamos en uno de los mercados hipotecarios donde los bancos aprietan más en precios.

Estos expertos añaden que las entidades ya aplican nuevos criterios a las rentas bajas desde la anterior crisis, en la que quedó claro que los colaterales de las hipotecas no son ejecutables: "La entidad que no aprendiera esa lección, tiene que hacérselo mirar".

"Estamos haciendo un sistema hipotecario en el que es más fácil dar hipotecas a ricos que a pobres". Con esta frase, un banquero resume el pensamiento de muchas entidades: el Código de Buenas Prácticas y la Ley Hipotecaria de 2019 hacen cada vez menos atractivo dar créditos inmobiliarios a las rentas bajas. Y, aunque es pronto, varios grupos consultados ven un nuevo endurecimiento a estas hipotecas en 2023 por el entorno económico y el plan de alivio financiero aprobado por el Gobierno el pasado martes.

Banca Nadia Calviño Gastos hipoteca
El redactor recomienda