Es noticia
Menú
Arabia Saudí agita las estructuras globales del golf ‘quemando’ 260 millones al año en premios
  1. Empresas
Polémica en el circuito profesional

Arabia Saudí agita las estructuras globales del golf ‘quemando’ 260 millones al año en premios

Once de los golfistas que abandonaron el PGA han denunciado al circuito estadounidense por incumplir las normas antimonopolio

Foto: Zach Johnson. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)
Zach Johnson. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)

Las turbulencias en el mundo del golf no han hecho más que empezar. Tras la aparición del nuevo circuito impulsado por Arabia Saudí, que reparte premios por un total de 260 millones de euros pese a no estar logrando el respaldo ni de patrocinadores ni televisiones, varios jugadores han decidido abandonar el PGA Tour y abrir un frente judicial contra el circuito profesional que históricamente ha organizado esta disciplina en medio mundo. Esa reacción provocó que la organización estadounidense, presidida por Rory Mcllroy, amenazara a todos los jugadores que abrazaran el dinero saudí con ser sancionados. En juego, el control sobre uno de los deportes más exclusivos como producto de entretenimiento.

¿Cuál fue el motivo por el que 17 jugadores tomaron esta decisión? Principalmente, la bolsa de premios que ofrece LIV Golf, totalmente alejada de la realidad comercial de esta disciplina y lo que cualquier circuito que busque la sostenibilidad económica podría permitirse. Tan solo la primera parada del torneo saudí, que tuvo lugar en Londres en junio, repartió un primer premio de 4,7 millones de euros, un 75% más que los 2,7 millones que ganó el estadounidense Justin Thomas tras ganar la última edición del PGA Tour.

Foto: El circuito europeo obtuvo unos ingresos de casi 140 millones de euros en 2021. (Fuente: Ryder Cup)

El movimiento del LIV Golf -y el de los propios atletas- es muy similar al que se está produciendo en los últimos meses en otras disciplinas deportivas. Por ejemplo, los jugadores de pádel están tratando de acceder a mejores compensaciones económicas y, en su caso, están tensando la cuerda para que el Premier Pádel Tour – impulsado por Qatar Sports Investment- desbanque al World Padel Tour a partir de la próxima temporada. Nuevamente, pensando más en el negocio a corto plazo que en la promoción de la disciplina a medio y largo para que las próximas generaciones puedan dedicarse profesionalmente si llegan a la élite.

Sin embargo, esta decisión ha tenido consecuencias para los 17 jugadores que abandonaron el circuito presidido por Rory Mcllroy. El PGA Tour ha notificado recientemente que los golfistas que se han unido a LIV Golf no serán elegibles para renovar sus membresías de cara a la temporada 2022-2023 del circuito norteamericado. Así, todos los miembros del PGA que firmaron con el circuito saudí y jugaron en un evento LIV han sido suspendidos por el tour por no obtener liberaciones de eventos en conflicto, según lo exigen las reglas de la competición estadounidense.

Antes estas prohibiciones y sanciones por parte del PGA Tour, 11 jugadores presentaron una denuncia contra el circuito estadounidense por incumplir las reglas antimonopolio. La demanda fue presentada ante la Corte de California del Norte y el juicio, que inicialmente estaba fijado en junio de 2023 finalmente no se celebrará hasta enero de 2024. Además, la semana pasada otros cuatro jugadores, entre ellos el impulsor de esta demanda, Phil Mickelson, retiraban su denuncia, alegando que ahora que LIV Golf se ha personado como demandante y ya están representados. El pulso queda reservado para el reino árabe que busca notoriedad en el mundo a través del deporte contra la organización que históricamente agrupó a torneos y jugadores y que ha permitido profesionalizar el deporte.

Foto: El palista Sanyo Gutiérrez. (EFE/Fernando Galindo)

Sin embargo, la pasada semana el PGA Tour decidió devolver el golpe a LIV en los juzgados y presentó una contrademanda acusando al circuito saudí de haber empleado tácticas injustas para hacer que los jugadores abandonaran el tour. Concretamente, el PGA defiende que LIV motivó que algunos de los golfistas violaran los términos de sus contratos llegando a ofrecerles cifras de hasta 200 millones de dólares. “LIV buscó abiertamente dañar las relaciones comerciales del Tour con sus miembros”, destaca la demanda.

Por el momento, los jugadores del LIV Golf han recibido la autorización para participar en los Majors, como fue el caso de la 150ª edición del British Open, celebrado en el mes de julio. Sin embargo, la gran incógnita es si los participantes del circuito saudí podrán competir en la Ryder Cup, que tendrá lugar el próximo año en Italia. “Es difícil responder a la pregunta de si los jugadores del LIV van a poder estar en la Ryder. A día de hoy, todo lo que se diga son hipótesis”, destacó el español Jon Rahm recientemente en una entrevista.

Alianzas y nuevo calendario

En este contexto, los dos circuitos siguen dando pasos para reforzar su posición. En el caso del PGA Tour, la gestora de la competición anunció recientemente cambios significativos de cara a la próxima temporada, como aumentar la bolsa de premios e incrementar el número de eventos en el calendario, con el objetivo de potenciar el atractivo del torneo de cara a los participantes. Así, a partir de la próxima edición ocho torneos aumentarán su premio y se crearán tres nuevas citas para un grupo reducido de golfistas.

Otro de los pasos que ha dado el circuito estadounidense es reforzar su alianza con el European Tour. Esto supondrá que el PGA Tour amplíe su apoyo económico y operativo al torneo europeo a cambio de un 40% de sus derechos audiovisuales a través del European Tour Productions. Hay que recordar que en pandemia el circuito norteamericano ya se hizo con una participación del 15%, por 85 millones de dólares (80,6 millones de euros). Esta empresa generó unos ingresos de 54,7 millones de euros en 2021.

Por su parte, LIV Golf ha seguido dando pasos para consolidar su posición dentro de la industria del golf. El nuevo circuito saudí ha creado una liga que echará a andar en 2023, que estará compuesta por un total de 14 torneos y 48 jugadores que se dividirán en 12 equipos. Como novedad también estará que la bolsa de premios aumentará y repartirá un total de 405 millones de dólares (398,7 millones de euros).

A nivel global, LIV Golf contará en total con 25 torneos en todo el mundo que se desarrollarán en un nuevo e innovador formato en el que habrá partidos simultáneos individuales y por equipos, y cada temporada culminará con una gran final en formato match play a modo de Campeonato Mundial por equipo. De este modo, ambos circuitos están inmersos en el desarrollo de una estrategia que les permita posicionarse como la mejor opción de cara a los profesionales, mientras estos deciden por qué player decantarse.

Las turbulencias en el mundo del golf no han hecho más que empezar. Tras la aparición del nuevo circuito impulsado por Arabia Saudí, que reparte premios por un total de 260 millones de euros pese a no estar logrando el respaldo ni de patrocinadores ni televisiones, varios jugadores han decidido abandonar el PGA Tour y abrir un frente judicial contra el circuito profesional que históricamente ha organizado esta disciplina en medio mundo. Esa reacción provocó que la organización estadounidense, presidida por Rory Mcllroy, amenazara a todos los jugadores que abrazaran el dinero saudí con ser sancionados. En juego, el control sobre uno de los deportes más exclusivos como producto de entretenimiento.

Arabia Saudí Reino Unido Golf
El redactor recomienda