Es noticia
Menú
Mundial, JJOO y Copa América: la ofensiva de España para acoger grandes eventos
  1. Empresas
Cotizalia Sports

Mundial, JJOO y Copa América: la ofensiva de España para acoger grandes eventos

La presencia de empresas españolas como Kosmos o Dorna en la gestión de grandes torneos, y la apuesta de regiones como Andalucía y Madrid son las claves

Foto: Última jornada de la eliminatoria España-Alemania en 2018 (EFE)
Última jornada de la eliminatoria España-Alemania en 2018 (EFE)

La Copa América de vela en Barcelona en 2024. La Copa Davis en Valencia y Málaga. Los All Blacks en Madrid. El Eurobasket femenino en Valencia en 2020. La Titan Desert en Almería ese mismo año. MotoGP, Fórmula 1, ATP, European Tour… Y todo ello con un posible Mundial de fútbol y unos Juegos de Invierno en el horizonte. Tras la pandemia, España ha redoblado su apuesta para convertirse en uno de los epicentros de los principales eventos deportivos, un negocio al alza para dinamizar el turismo y liderar la recuperación económica tras la crisis sanitaria. ¿La última cita en sumarse al calendario? Las finales de la Copa Davis, que tras su paso por Madrid seguirán en España por la apuesta de Andalucía para albergar la cita en 2022 y 2023, y el apoyo de la Comunidad Valenciana como sede de la fase de grupos durante cinco temporadas.

Los datos avalan la apuesta: el turismo de espectáculos deportivos movió 6.844 millones de euros el año antes de la pandemia, un 6,3% más que en 2018, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Su impacto es muy superior al del turismo activo, en el que el visitante practica alguna actividad deportiva, que movió 2.258 millones en 2019.

Por otro lado, los datos del gasto también refrendan la apuesta por los grandes eventos internacionales. El 73,5% del desembolso en viajes para asistir a competiciones deportivas recae sobre los extranjeros, que de media dejaron casi 1.300 euros en España ese mismo año, cuatro veces más que el espectador nacional, debido al mayor coste que implica el viaje.

Foto: Con LaLiga Academy Manager, cualquier equipo puede aprovechar la experiencia de los profesionales del fútbol. (Fuente: LaLiga)

Ese motor es el que ahora buscan aprovechar las administraciones en su renovada apuesta por los eventos deportivos. De hecho, desde que Madrid impulsara sin éxito su candidatura para los Juegos Olímpicos, no se había producido un boom similar. Lo que en aquel momento se rechazó en un momento de fuerte crisis económica, hoy presenta una lectura distinta: utilizar el deporte como motor para generar riqueza en el territorio en la denominada vuelta a la normalidad.

Es una apuesta que realizan en su mayor parte ayuntamientos y gobiernos autonómicos, en muchos casos apoyados por las diputaciones. En apenas dos semanas diferentes ciudades españolas se han adjudicado algunos de los principales eventos globales. La Copa América tendrá un coste de 70 millones de euros aportado por administraciones locales y autonómicas, así como empresas privadas que avalan la cita. Un coste elevado, pero justificado por un impacto económico esperado de 1.000 millones de euros.

Entre tensiones políticas también pelean Cataluña y Aragón por lanzar una candidatura para los Juegos de Invierno 2030. Se desconoce el presupuesto previsto, pero se estima que, de los 1.300 millones de euros necesarios para organizar una cita de estas características, 400 millones deberán ser aportados por patrocinadores, la venta de entradas y las administraciones públicas. Eso sí, primero también tendrá que superar un referéndum entre la ciudadanía.

Foto: El Alcoraz, el estadio de la SD Hueca, cuenta con un 8% de zona VIP. (Fuente: SD Huesca)

Tras perder terreno frente a otras regiones, Cataluña y Barcelona han esprintado tras la pandemia con la continuidad de otras competiciones como MotoGP y Fórmula 1, que seguirán rondando en la región catalana hasta al menos 2026. Esa presencia la ha ganado Andalucía, que tras ser designada Región Europea del Deporte en 2021 no ha dejado de captar grandes eventos nacionales e internacionales.

Tendrá la Davis, por la que Comunidad de Madrid y Ayuntamiento ponían casi 10 millones de euros al año en las ediciones anteriores. También continúa MotoGP y logró ser una de las sedes de la Euro 2020 tras la salida de Bilbao con una inversión de tres millones de euros. A las Copas del Rey de la ACB y de fútbol se suma el Andalucía Valderrama Masters y el Race to Costa del Sol en golf, una etapa de SailGP, acuerdos con las federaciones de fútbol y baloncesto para disputar allí partidos internacionales y torneos, entre otros. En total, 47,8 millones de euros invertidos en concepto de fees, a falta de saber cuánto se abona por la Davis y otros nuevos eventos aún no publicados en los portales de contratación.

Madrid, por su parte, ha renunciado a los Juegos Olímpicos, pero quiere ser el polo que atraiga las grandes competiciones a la capital. Para ello, el Área de Turismo de la ciudad ha destinado en los dos últimos años un total de 18,2 millones de euros al patrocinio de grandes competiciones, a lo que habría que sumar los pagos por ser la sede de las mismas.

La presencia de empresas como Kosmos o Dorna Sports, gestora de MotoGP, ha sido determinante para establecer estas relaciones

El tándem de canon y patrocinio institucional es la clave para desbloquear la presencia de estas competiciones. Es, además, la forma en la que tienen las administraciones de proyectar la imagen hacia el turista internacional y sobre la que se sustentan las métricas de retorno de la inversión, que no solo mide el impacto económico directo que genera el evento, sino lo que se obtiene a través del retorno de imagen.

En todo el entramado también juega un papel fundamental el papel de España en los órganos de toma de decisiones. La presencia de empresas como Kosmos o Dorna Sports, gestora de MotoGP, ha sido determinante para establecer estas relaciones. El propio Carmelo Ezpeleta, consejero delegado de Dorna, se apoyó en el Consejo Superior de Deportes (CSD) para sacar adelante la temporada 2020, en plena pandemia. Hoy su compañía tiene asegurados 112,2 millones de euros anuales en fees a través de los cuatro circuitos españoles, todos de titularidad pública.

El mismo peso tiene también que las organizaciones estén presididas por españoles o cuenten en sus consejos con presidentes federativos. Sucede en la Fiba con Jorge Garbajosa, que ha atraído un Mundial y un Eurobasket femeninos, y otro Mundial sub-19 en los últimos cuatro años. O con la Euroliga, cuya sede está en Barcelona y la dirige Jordi Bertomeu.

La Copa América de vela en Barcelona en 2024. La Copa Davis en Valencia y Málaga. Los All Blacks en Madrid. El Eurobasket femenino en Valencia en 2020. La Titan Desert en Almería ese mismo año. MotoGP, Fórmula 1, ATP, European Tour… Y todo ello con un posible Mundial de fútbol y unos Juegos de Invierno en el horizonte. Tras la pandemia, España ha redoblado su apuesta para convertirse en uno de los epicentros de los principales eventos deportivos, un negocio al alza para dinamizar el turismo y liderar la recuperación económica tras la crisis sanitaria. ¿La última cita en sumarse al calendario? Las finales de la Copa Davis, que tras su paso por Madrid seguirán en España por la apuesta de Andalucía para albergar la cita en 2022 y 2023, y el apoyo de la Comunidad Valenciana como sede de la fase de grupos durante cinco temporadas.

Eventos EC Cotizalia Sports Recuperación económica Consejo Superior de Deportes (CSD) Juegos Olímpicos
El redactor recomienda