Es noticia
Menú
Sandra Ortega niega su responsabilidad en la crisis de Room Mate, al borde de la insolvencia
  1. Empresas
RECLAMACIÓN DE 80 MILLONES

Sandra Ortega niega su responsabilidad en la crisis de Room Mate, al borde de la insolvencia

La hija de Amancio Ortega asegura ante el juez que no avaló a la cadena hotelera con 80 millones de euros, cantidad que le reclaman los acreedores por el impago de la compañía

Foto: Hotel Room Mate Olivia.
Hotel Room Mate Olivia.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Sandra Ortega, una de las tres herederas del imperio Inditex, acudió la semana pasada al juzgado para desvincularse de la crisis patrimonial de Room Mate, la cadena hotelera que comparte con Enrique Saraola y de la que su sociedad es la principal avalista. En su declaración ante el juez, Ortega negó que firmase las cartas de conformidad que respaldan los 80 millones de euros que el grupo adeuda a la banca, que a su vez reclama ese dinero a la hija de Amancio Ortega por impago. Una batalla en los tribunales que coincide con la crítica situación de la compañía, que se ha quedado sin liquidez para pagar los alquileres y las nóminas.

Según aseguran fuentes financieras, Sandra Ortega afirmó que las rúbricas en su nombre de las llamadas ‘comfort letters’ con la que Rosp Corunna, su 'holding', avaló varios créditos con Citi, Deutsche Bank, Abanca, March, Bankinter y Société Générale son falsificaciones. Una responsabilidad que atribuye al que era su mano derecha, José Leyte, que fue despedido el pasado año, tras estar al frente de la fortuna personal de la heredera, estimada en unos 6.300 millones de euros, incluido un 5% de Inditex. Leyte reclamó a Ortega una indemnización de 1,6 millones de euros, que en enero fue desestimada por el Juzgado de lo Social número 1 de A Coruña.

El que fuera mano derecha ya ha admitido que las firmas en realidad las hacía él, pero justificó esta forma de actuar porque así se lo pedía Ortega cuando se trataba de trámites burocráticos y financieros. La banca se ha creído esa versión, al contar con los documentos con los que Rosp Corunna avala la financiación. Por ello, pidió que la hija de Amancio Ortega declarase ante el magistrado, ya que, con independencia de qué ocurra con Room Mate, en situación de impago, las entidades bancarias recuperarían los préstamos.

Foto: Sandra Ortega, en una de sus escasas imágenes públicas. (Gtres)

Pero Ortega ha reiterado que la falta de diligencia de los bancos y el fallo de sus sistemas de control para comprobar la autenticidad de documentos que les eran enviados "por correo y sin firma presencial" permitieron que José Leyte pudiese beneficiar a Kike Sarasola usando el nombre de la empresaria coruñesa. Fuentes financieras explican que Bankinter cuenta con un documento que implica directamente a Ortega, por lo que dan por seguro que Sandra tendrá que hacer frente a sus responsabilidades y entregar 80 millones al grupo de bancos.

La batalla judicial se presume larga, porque las partes recurrirán la primera sentencia, cualquiera que sea la decisión que adopte el juez. Un tiempo que, según otras fuentes, Room Mate no tiene para garantizar su viabilidad. Según distintas fuentes, la compañía se ha quedado sin liquidez y apenas sobrevive con el dinero que le concedió Atitlan, el fondo dirigido por Roberto Centeno, en abril de 2021. Quince millones que se han agotado casi en su totalidad y que han llevado a Sarasola a no poder atender el alquiler de algunos de los establecimientos que gestiona.

Según otras fuentes, Room Mate apenas tiene caja para aguantar unas semanas y abonar las nóminas de sus 400 empleados. Aunque la compañía tuvo un repunte de la demanda en el último trimestre del año, la aparición de la variante ómicron y la invasión de Ucrania por parte de Rusia han frenado de nuevo la demanda de los hoteles de ciudad. Una inestabilidad que se va a prolongar mientras continúe la incertidumbre económica derivada del conflicto armado en Europa del Este, justo cuando se esperaba una Semana Santa cercana a la normalidad.

Foto: Kike Sarasola, en la terraza del Room Mate Macarena.

Sarasola pidió un préstamo a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) de 52 millones de euros hace justo un año. Pero el organismo público todavía no se ha pronunciado formalmente sobre esta línea de financiación. Otras fuentes indican que el Gobierno no quiere comprometerse a rescatar una compañía participada y avalada por una de las personas más ricas de España, con un patrimonio de más de 6.000 millones de euros.

Por todo ello, la compañía urge la entrada de un inversor en las próximas semanas que se quede con la mayoría del capital y le inyecte unos 60 millones de euros. Hasta la fecha, Sarasola ha intentado alcanzar un acuerdo con el fondo Sixth Street Partners, pero la operación, valorada en un euro, no salió adelante. Fuentes próximas a Sarasola agregan que el empresario, que también adeuda unos 15 millones a Sandra Ortega a título personal, mantiene abiertas negociaciones activas con otros 'hedge funds' o fondos oportunistas.

Sandra Ortega, una de las tres herederas del imperio Inditex, acudió la semana pasada al juzgado para desvincularse de la crisis patrimonial de Room Mate, la cadena hotelera que comparte con Enrique Saraola y de la que su sociedad es la principal avalista. En su declaración ante el juez, Ortega negó que firmase las cartas de conformidad que respaldan los 80 millones de euros que el grupo adeuda a la banca, que a su vez reclama ese dinero a la hija de Amancio Ortega por impago. Una batalla en los tribunales que coincide con la crítica situación de la compañía, que se ha quedado sin liquidez para pagar los alquileres y las nóminas.

Amancio Ortega Room Mate Sandra Ortega Kike Sarasola Société Générale
El redactor recomienda