Sandra Ortega se carga con 90 millones de liquidez en plena salida de Room Mate
  1. Empresas
Retira dinero de Breixo Inversiones

Sandra Ortega se carga con 90 millones de liquidez en plena salida de Room Mate

La hija de Amancio Ortega podría ganar mayor exposición en el mercado inmobiliario o 'reservarlos' para hacer frente a sus compromisos con los bancos por la hotelera

Foto: Sandra Ortega, en una de sus escasas imágenes públicas. (Gtres)
Sandra Ortega, en una de sus escasas imágenes públicas. (Gtres)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Sandra Ortega se está enfrentando a una recta de final de año de gran actividad. La mujer más rica de nuestro país, con una fortuna de más de 8.400 millones de euros, está inmersa en la venta de su participación en Room Mate, que asciende al 30% del capital. Además, ha decidido cargarse de liquidez con la que afrontar, de la mejor manera posible, esta situación en caso de que sufriera un revés y debiera hacer frente a los bancos acreedores. Así, dio la orden a finales de septiembre de retirar parte de su patrimonio en Breixo Inversiones —su sociedad de inversión libre—, y dada la magnitud de la operación se ha materializado totalmente casi dos meses después.

La gestora de la sociedad, JP Morgan, ha notificado a la CNMV que "con fecha de liquidación 25 de noviembre, se ha producido un movimiento de capital que ha supuesto una disminución del capital en circulación del 29,27%". En este caso, y al contrario que con las sicavs que cotizan en el BME Growth, esta retirada de dinero no se puede cuantificar con exactitud, pero, atendiendo a la información remitida al supervisor a cierre del tercer trimestre, está sobre los 90 millones de euros.

Sandra Ortega se ha cargado de liquidez. Fuentes cercanas a la inversora han afirmado que se trata de una operación normal y que dedicará parte de ese montante en aumentar su exposición al mercado inmobiliario. No obstante, también cabe la posibilidad de que haya liberado fondos para, en caso de necesidad, hacer frente a los compromisos con los bancos como avalista de Room Mate, siempre y cuando no culmine su salida de la hotelera. De hecho, y para zanjar esta problemática, contempla la venta de su participación por un euro y así liberarse de estos compromisos.

Foto: Sandra Ortega. (EC Diseño)

El conflicto derivado de Room Mate sigue pendiente de resolución. Sandra Ortega está inmersa en la vista de la querella por presunta falsedad documental contra su exgestor Pepe Leyte, mientras los bancos acreedores de la hotelera (Abanca, Deutsche Bank y Bankinter) han presentado escritos ante el juzgado para reservarse la opción de ejercer acciones legales contra la hija de Amancio Ortega o su patrimonial Rosp Corunna.

Sandra Ortega se suma a las grandes fortunas de nuestro país que están retirando gran parte de su patrimonio invertido en sicavs o, directamente, las están cerrando. ¿El motivo? El Gobierno ha impuesto una serie de requisitos como contar con, al menos, 100 inversores con una participación mínima de 2.500 euros y así acabar con los 'mariachis', aquellos pequeños inversores que figuran como partícipes de manera testimonial. El organismo supervisor, la CNMV, ha sufrido un aluvión de notificaciones a lo largo de los últimos meses y la última, este miércoles, ha sido la de la hija de Amancio Ortega, aunque a través de una sociedad de inversión libre.

Sandra Ortega se está enfrentando a una recta de final de año de gran actividad. La mujer más rica de nuestro país, con una fortuna de más de 8.400 millones de euros, está inmersa en la venta de su participación en Room Mate, que asciende al 30% del capital. Además, ha decidido cargarse de liquidez con la que afrontar, de la mejor manera posible, esta situación en caso de que sufriera un revés y debiera hacer frente a los bancos acreedores. Así, dio la orden a finales de septiembre de retirar parte de su patrimonio en Breixo Inversiones —su sociedad de inversión libre—, y dada la magnitud de la operación se ha materializado totalmente casi dos meses después.

Sandra Ortega Room Mate Amancio Ortega
El redactor recomienda