Los datos del ‘forensic’ que cuestionan a Pepe Leyte como gestor de Sandra Ortega
  1. Empresas
Trasciende el contenido de las 2 querellas

Los datos del ‘forensic’ que cuestionan a Pepe Leyte como gestor de Sandra Ortega

El gestor hizo responsable al 'family office' de las deudas de la hotelera Room Mate como última garantía

placeholder Foto: Sandra Ortega. (Getty)
Sandra Ortega. (Getty)

Todos guardan silencio. La pelea entre Sandra Ortega, hija de Amancio Ortega, y José ‘Pepe’ Leyte, el gestor de la fortuna familiar de su madre, Rosalía Mera, durante 20 años, se dirime en los juzgados de A Coruña. En una ciudad ‘pequeña’, donde todos se conocen y comparten círculos sociales, no ha sido difícil que el contenido de las dos querellas que sostienen la acusación contra el financiero, basadas en un trabajo de auditoría forense (‘forensic’) realizado por KPMG, haya trascendido.

La gota que colmó el vaso de Sandra Ortega, asesorada en segundo plano por el equipo de su padre (dirigido por José Arnau), fue un lío con Bankinter y Deutsche Bank, financiadores de Room Mate, donde posee el 30%. El mal desempeño de la hotelera, acentuado por la crisis sanitaria, le hizo incumplir compromisos financieros, obligando a la millonaria gallega a garantizar las deudas vencidas como consecuencia de las ‘confort letters’ (compromisos de pago) firmadas por Leyte.

Foto: Sandra Ortega. (EC Diseño)

A partir de aquí, Leyte, instalado desde hace algún tiempo en Londres, fue despedido en noviembre de 2020 por pérdida de confianza, lo que dio pie a una demanda contra Sandra por las condiciones económicas de la salida. La réplica judicial llegó más tarde, después de que el equipo de ‘rastreadores’ de KPMG escudriñara la gestión del financiero al frente de Rosp Corunna y afloraran “alguna ligereza” en la gobernanza y algún “vínculo excesivo” con Kike Sarasola.

La investigación, que ha triangulado entre A Coruña, Londres y Suiza, ha descubierto ‘negocios’ paralelos de Leyte al margen de Rosp Corunna, pero originados por su relación como gestor del ‘family office’. En concreto, la mujer del gestor fue una de los inversores a los que Sarasola (fundador de Room Mate) concedió opciones sobre su negocio de gestión de alquiler vacacional Be Mate, a pesar de que “jamás se ejercitaron ni hubo lucro alguno”, según explica una fuente.

Foto: Sandra Ortega. (Getty)

Otra de las ‘taras’ en la gobernanza de Leyte tiene que ver también con su núcleo familiar, ya que su mujer facturó como interiorista la reforma de la oficina de un fondo de ‘private equity’ del que Rosp Corunna era cliente. Ese círculo se ampliaba también a su cuñado, un arquitecto con sede en Vigo, al que introdujo como intermediario en el circuito de los inversores inmobiliarios, valiéndose de su red de contactos tras pasar por Deutsche Bank, Caixa Galicia y la oficina de Rosalía Mera.

Al margen de algunas operaciones bursátiles de éxito como PharmaMar o Riofisa, gran parte del volumen de inversión realizado por Leyte ha estado vinculada con el ladrillo desde diferentes ángulos: en el sector hotelero lo ha hecho con Room Mate, pero también con dos cinco estrellas de Bvlgari; como rentista patrimonial, con activos en EEUU y Alemania, y también como promotor, como hace con el macrocomplejo turístico de Na Praia (Portugal) por 200 millones de euros.

Esa estrategia inversora, con más luces que sombras, a la luz de los resultados, guarda cierto paralelismo con la deriva de Pontegadea, el ‘family office’ de Amancio Ortega, cuando amplió su exposición a sectores como el hotelero (Occidental Hoteles y NH Hoteles), promotor (Astroc) o financiero (Banco Pastor y Partners Group), que cambió luego (tras la salida de su gestor Julio Díaz Freijo) a sectores como infraestructuras (Enagas y Telsiux) y los inmuebles rentistas.

Todos guardan silencio. La pelea entre Sandra Ortega, hija de Amancio Ortega, y José ‘Pepe’ Leyte, el gestor de la fortuna familiar de su madre, Rosalía Mera, durante 20 años, se dirime en los juzgados de A Coruña. En una ciudad ‘pequeña’, donde todos se conocen y comparten círculos sociales, no ha sido difícil que el contenido de las dos querellas que sostienen la acusación contra el financiero, basadas en un trabajo de auditoría forense (‘forensic’) realizado por KPMG, haya trascendido.

Sandra Ortega Room Mate Kike Sarasola
El redactor recomienda