Es noticia
Menú
Perú acusa a Repsol del vertido en Ventanilla pero reconoce que la Marina tampoco alertó
  1. Empresas
POR EL TSUNAMI DEL VOLCÁN DE TONGA

Perú acusa a Repsol del vertido en Ventanilla pero reconoce que la Marina tampoco alertó

El Gobierno pide a la compañía que repare el daño causado "inmediatamente". El derrame afecta a 18.000 kilómetros cuadrados de una playa cuya flora y fauna están protegidas

Foto: Limpieza del derrame de petróleo vertido el sábado al océano Pacífico desde la refinería peruana de La Pampilla. (Stringer/EFE)
Limpieza del derrame de petróleo vertido el sábado al océano Pacífico desde la refinería peruana de La Pampilla. (Stringer/EFE)

El Gobierno de Perú ha redoblado en sus últimas horas sus acusaciones contra Repsol por el vertido de petróleo acaecido este sábado a unos 11 kilómetros de la playa de Ventanilla, que las autoridades consideran el mayor desastre natural de los últimos años en Lima.

La primera ministra, Mirtha Vásquez, aseguró este miércoles que la marea negra se está extendiendo porque la compañía española no tenía un plan de contingencia para su refinería de La Pampilla, no dio las correspondientes alertas cuando se inició el derrame y proporcionó desde el primer momento una información poco precisa.

Sin embargo, Vásquez reconoció que la Marina del país no alertó del tsunami que acabaría provocando el incidente. La ola fue consecuencia de la erupción del volcán de la isla de Tonga, que ha alterado las mareas en todo el mundo. Según recoge la prensa local, la mandataria peruana señaló que en el cuerpo militar "están faltando algunos mecanismos técnicos", lo que impide al país integrarse en el sistema internacional de alertas de tsunamis. El Ejecutivo ha demandado a la Marina una explicación de "por qué no lo advirtieron o, si lo advirtieron, cuándo lo hicieron".

Foto: Vertido en una playa por el tsunami provocado por el volcán de Tonga. (Reuters/Kaenon Hardy)

Precisamente, Repsol se escuda en esta contradicción para defenderse de las acusaciones del Gobierno —el ministro de Exteriores ha demandado que repare el daño causado "inmediatamente"— y de algunos partidos políticos del país, como el marxista Perú Libre, que ha llegado a pedir la renegociación de los contratos con la petrolera. Fuentes de la multinacional española consultadas por El Confidencial aseguran que se pusieron en contacto con la Marina el mismo sábado, día del derrame, y que estas le aseguraron que no existía ningún problema para la descarga del petrolero que finalmente causó el vertido.

La controversia se centra ahora ya no tanto en la responsabilidad de Repsol en el incidente, sino sobre todo en su actuación para aminorar las consecuencias sobre una superficie natural de 18.000 kilómetros cuadrados de playa, cuya flora y fauna está protegida. Las mismas fuentes aseguran que la profundidad de la zona hacía muy difícil calibrar la magnitud del vertido, que hasta este miércoles no se pudo conocer. Lo que parecía una mancha de menor tamaño empezó a agrandarse días después, cuando el crudo afloró a la superficie.

Perú cifra en 6.000 el número de barriles vertidos, mientras que la compañía asegura que al menos 629.000 ya han sido recuperados

La propia directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de Repsol, Tine Van Den Wall Bake, ha tenido que salir a defender la actuación de la compañía en la televisión local: "Para nosotros, lo ideal habría sido haber parado la descarga en aquel momento", dijo, según reporta Bloomberg. Pero el hecho es que la operación continuó y el incidente está causando un gran revuelo en el país. El propio presidente, Pedro Castillo, sobrevoló este miércoles la zona.

El Ministerio de Medioambiente peruano detalló en un comunicado recogido por Europa Press que se están realizando labores de limpieza de los hidrocarburos vertidos en dos áreas naturales protegidas, la Zona Reservada de Ancón y la Reserva Nacional del Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras, con al menos 512 hectáreas afectadas, según el primer informe del organismo. Este departamento cifra en 6.000 el número de barriles vertidos, mientras que la compañía asegura que al menos 629.000 de los casi un millón que transportaba el petrolero ya han sido recuperados.

El Gobierno de Perú ha redoblado en sus últimas horas sus acusaciones contra Repsol por el vertido de petróleo acaecido este sábado a unos 11 kilómetros de la playa de Ventanilla, que las autoridades consideran el mayor desastre natural de los últimos años en Lima.

Repsol Perú
El redactor recomienda