Santander ya tiene la misma plantilla en España que antes de absorber Popular
  1. Empresas
CON 900 OFICINAS MENOS

Santander ya tiene la misma plantilla en España que antes de absorber Popular

El banco ha realizado tres ERE, además de las salidas no repuestas, que han implicado el descenso en más de 10.000 trabajadores en cuatro años

Foto: Ana Botín, presidenta, y José Antonio Álvarez, consejero delegado, de Banco Santander. (Reuters)
Ana Botín, presidenta, y José Antonio Álvarez, consejero delegado, de Banco Santander. (Reuters)

Banco Santander, en línea con el resto de la banca, continúa reduciendo su infraestructura en España. Tanto en plantilla como en sucursales. La entidad ha puesto el acento en la eficiencia y en rebajar capacidades, con un descenso del 30% en la plantilla desde que absorbió el Popular en junio de 2017, mientras que el ‘tijeretazo’ en la red de oficinas es del 56%.

La entidad presidida por Ana Botín ha realizado tres expedientes de regulación de empleo (ERE) en España en los tres últimos años, a lo que se suman las salidas recurrentes no repuestas. Así, los números actuales de plantilla, 23.038 en septiembre de 2021, se comparan ya con los previos a la integración de Popular, de junio de 2017, con 22.941. Entonces, el grupo sumó una plantilla de 11.863 empleados procedentes de Banco Popular, de los que más de 9.000 estaban en España.

Foto: Foto: EC Diseño.

En diciembre de 2017, cuando ya notificó en las cuentas de resultados las cifras agregadas tras la fusión con Popular, Santander contaba con 33.271 trabajadores en la unidad española. El recorte desde entonces es de 10.233 trabajadores, según el informe trimestral presentado este miércoles, con un beneficio de 6.379 millones en los nueve primeros meses del año, un 87% más que el año anterior, marcado por el covid.

El descenso en la plantilla, por lo tanto, es del 30%. En medio de estos cuatro años ha habido tres ERE. El grupo cántabro acordó con los sindicatos un ERE en servicios centrales tras integrar Popular en 2017 de 1.100 personas, otro en 2019 con la salida de 3.223 empleados, mientras que en diciembre de 2020, en plena pandemia, acordó otras 3.572 bajas. De este modo, con los ERE, el banco ha ejecutado la salida de 6.795 empleados, más de tres cuartas partes del recorte de empleo en el periodo.

El banco justifica el ajuste en la aceleración de las ventas a través de los canales digitales, en un periodo en que la política monetaria penaliza el negocio bancario tradicional de prestar y captar dinero con los tipos de interés al 0% y el tipo de facilidad de depósito en un -0,5%, penalizando el exceso de liquidez. La media mensual del euríbor en septiembre fue del -0,492%.

José Antonio Álvarez, consejero delegado de Banco Santander, recordó este miércoles, tras la presentación de resultados, que “los mercados que antes preveían subidas de tipos en la eurozona en siete años, ahora lo descuentan en tres años. Y en Estados Unidos, la Fed, a finales del año que viene”. Aun así, añadió, “pensamos que la inflación es un fenómeno más largo de lo que se decía pero temporal, y creemos que los tipos de interés seguirán en los niveles actuales en 2022”.

Foto: José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander. (Efe)

De este modo, Santander ha puesto el énfasis en mejorar su ratio de eficiencia (costes sobre ingresos, cuanto más baja mejor) a costa de reducir los gastos, dado que con los tipos de interés al 0% sufren los márgenes. De hecho, en el plan estratégico actual, presentado en 2019 y golpeado por el coronavirus, Santander prometió una reducción de costes de 1.200 millones en Europa a medio plazo. Este año, prevé alcanzar la rebaja de 600 millones, según ha comunicado a los analistas.

La ratio de eficiencia de España se situó en el 43,5% en el tercer trimestre de 2021. La que exhibió el banco antes de integrar Popular en su perímetro, en el segundo trimestre de 2017, fue del 59%. La diferencia es abismal, y se debe a los gastos. Los ingresos se han mantenido prácticamente constantes, mientras que los costes atribuidos a España han bajado un 26%.

La disminución de los costes se explica en gran parte por el ajuste en las capacidades físicas del banco. Además de la reducción de la plantilla, también ha habido un cierre masivo de oficinas. De hecho, con mucha mayor intensidad, ya que la red previa a Popular se ha reducido en un 56%.

Así, con el cierre reciente de 1.000 oficinas por el tercer ERE en cuatro años, Santander acabó septiembre de este año con una red de 1.948 sucursales. Se trata de una cifra que es inferior en 921 sucursales respecto a las 2.869 de junio de 2017. En diciembre de aquel ejercicio, incorporando ya Popular, fueron 4.485 oficinas, con lo que el recorte desde entonces es de 2.869 sucursales.

Banco Santander, en línea con el resto de la banca, continúa reduciendo su infraestructura en España. Tanto en plantilla como en sucursales. La entidad ha puesto el acento en la eficiencia y en rebajar capacidades, con un descenso del 30% en la plantilla desde que absorbió el Popular en junio de 2017, mientras que el ‘tijeretazo’ en la red de oficinas es del 56%.

Ana Patricia Botín José Antonio Álvarez
El redactor recomienda