El juez llama a declarar a siete rusos vinculados a Fridman por la quiebra de ZED
  1. Empresas
POR DESVIAR MÁS DE 300 MILLONES

El juez llama a declarar a siete rusos vinculados a Fridman por la quiebra de ZED

García-Castellón imputa al expresidente de Vimpelcom y al consejero delegado de la matriz en Rusia por el supuesto saqueo de cientos de millones de una filial de la compañía española

Foto: El empresario ruso y máximo accionista de DIA, Mijaíl Fridman. (EFE)
El empresario ruso y máximo accionista de DIA, Mijaíl Fridman. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Cinco años después de la caída de ZED Worlwide —la empresa tecnológica española participada por la familia Pérez Dolset, el inversor ruso Mikhail Fridman, hoy dueño de los supermercados DIA, Torreal (Abelló), Planeta y Banco Santander—, la Audiencia Nacional sigue recopilando pruebas para identificar quién fue el culpable de la quiebra de una empresa valorada en ese momento en algo más de 1.000 millones de euros. El juez Manuel García-Castellón ha imputado al expresidente de Vimpelcom, el tercer operador de telecomunicaciones en Rusia, y ha pedido la declaración como testigos de seis directivos rusos.

El magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 6 ha decidido llamar como acusado a Aleksey Reznikovich, expresidente de Vimpelcom, la compañía rusa cotizada en la Bolsa de Nueva York y rebautizada como Veon tras ser condenada a pagar una multa de más de 800 millones de dólares por sobornos. También ha pedido la declaración como investigado de Anton Kudryashov, consejero delegado de Vimpelcom Rusia, por el presunto ahogamiento de una filial de ZED al vaciarle los ingresos y la caja.

Así lo expuso Javier Pérez Dolset, presidente de ZED Worlwide, al juzgado en noviembre de 2020 en un escrito en el que relató la supuesta trama organizada por Vimpelcom para llevar la empresa española al concurso de acreedores, como así ocurrió en 2016. En ese documento, el empresario madrileño aportó numerosa documentación relacionada con las actas de los consejos de administración en que se detalla “la puesta en marcha de un plan para apropiarse del negocio y las tecnologías de ZED”. Dicho plan “se basaba en la creación de múltiples filiales y el desvío de cientos de millones de dólares en negocio, dinero y activos pertenecientes a ZED a compañías propiedad de Vimpelcom, el Sr. Engibaryan y Alfa Group”.

Foto: El magnate ruso Mikhail Fridman. (Reuters)

Casi un año después de analizar las actas de los consejos, García-Castellón decidió la semana pasada imputar a Reznikovich y a Kudryashov, así como tomar declaración a Andrei Milnikov, director de Vimpelcom; Renat Nasretdinov, asociado de Desarrollo de Negocio de Vimpelcom Rusia; Andrei Raspitin, director de Operaciones de Temafon, y Paolo Guidici, director de Negocio de Temafon. Todos ellos asistieron a una de las reuniones del consejo de administración de enero de 2013, en la que se estableció una trama para desviar ventas por 1.450 millones de euros en ventas y resultados de 348 millones entre 2012 y 2016 a favor de una filial de Vimpelcom.

Debido a ese 'raider' (asalto), como se conoce en el argot financiero el ahogamiento de una empresa, ZED Worlwide no dispuso de dinero para afrontar un crédito de 140 millones concedido por ING, HSBC y Alfa Bank, un banco también ruso participado por Fridman, por lo que entró en concurso de acreedores. De no haber quebrado ese año, el fraude hubiera alcanzado los 916 millones de beneficio operativo, según el cálculo de Pérez Dolset, el directivo que entró en la cárcel por una acusación falsa de disponer de 100 millones de euros en cuentas en Panamá. Un dinero que, tras la comisión rogatoria solicitada por la Audiencia Nacional, se demostró inexistente.

Por el contrario, García-Castellón ha declinado la petición de llamar a declarar a ING y Alfa Bank por presunto blanqueo de capitales al “no existir elementos incriminatorios contra las citadas entidades bancarias”. También ha rehusado llamar en calidad de imputados a Luis Elías, el secretario general del consejo de administración del Grupo Planeta, presunto autor del listado de cuentas bancarias falsas en Panamá e imputado por cohecho en una pieza del caso Villarejo, y a José Lara, ex consejero delegado, despedido por su familia, y uno de los mayores accionistas del grupo de medios de comunicación propietario de Atresmedia y Onda Cero.

Foto: Mikhail Fridman. (EFE)

El pasado mes de julio, la Audiencia Nacional acordó seguir investigando al magnate ruso Mikhail Fridman por la quiebra del grupo tecnológico ZED, con lo que revocó un primer sobreseimiento provisional decretado por el juez Manuel García-Castellón el pasado diciembre, al no encontrar pruebas de su supuesta "asfixia" a la compañía. Pero, en un auto fechado antes del verano, la sección cuarta de la Sala de lo Penal concluye que "no resulta descartable" que en la posible despatrimonialización e insolvencia de ZED haya participado Fridman, "en su indiciaria condición de persona situada formalmente en un segundo plano, pero con evidentes poderes de decisión".

El caso se remonta a 2016, cuando Javier Pérez Dolset presentó ante la Fiscalía una denuncia por una serie de actuaciones personales y societarias de sus socios, entre los que figuraban empresas vinculadas y controladas por Fridman, que podrían constituir una absorción ilegal de empresas.

Cinco años después de la caída de ZED Worlwide —la empresa tecnológica española participada por la familia Pérez Dolset, el inversor ruso Mikhail Fridman, hoy dueño de los supermercados DIA, Torreal (Abelló), Planeta y Banco Santander—, la Audiencia Nacional sigue recopilando pruebas para identificar quién fue el culpable de la quiebra de una empresa valorada en ese momento en algo más de 1.000 millones de euros. El juez Manuel García-Castellón ha imputado al expresidente de Vimpelcom, el tercer operador de telecomunicaciones en Rusia, y ha pedido la declaración como testigos de seis directivos rusos.

Grupo Zed Mikhail Fridman Javier Pérez Dolset Audiencia Nacional Grupo Planeta
El redactor recomienda