IFM pedirá un nuevo CEO en Naturgy pese a quedarse a la mitad de su objetivo en la opa
  1. Empresas
POR GOBIERNO CORPORATIVO

IFM pedirá un nuevo CEO en Naturgy pese a quedarse a la mitad de su objetivo en la opa

El inversor australiano, que reclamará un puesto en el consejo de administración, planteará la desagregación de las funciones ejecutivas de la presidencia de Naturgy

Foto: Sede operativa del grupo energético Naturgy en Barcelona. (EFE)
Sede operativa del grupo energético Naturgy en Barcelona. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

IFM seguirá adelante en la batalla por Naturgy pese a no haber alcanzado el objetivo máximo pretendido en la reciente oferta pública de adquisición (opa), a la que se opusieron el consejo de administración y su principal accionista, La Caixa. El fondo australiano pedirá en breve un asiento en el órgano de gobierno de la compañía gasística en representación de su 10,83% del capital obtenido en la operación. Pero, y sobre todo, solicitará la separación de funciones entre el presidente y el consejero delegado, lo que 'de facto' supone intentar quitarle el poder ejecutivo a Francisco Reynés, que actualmente acapara ambos roles.

Según han indicado fuentes próximas a la compañía, IFM, que aspiraba a lograr el 22% del capital y solo ha obtenido la mitad, quiere aplicar en Naturgy estándares de gobierno corporativo anglosajones, en los que la figura del ‘chairman’ o presidente es independiente de la del 'chief operating oficer' (CEO) o primer ejecutivo. Una práctica cada vez más extendida en las empresas cotizadas para evitar una excesiva concentración de poder que no represente los intereses de todos los accionistas. Y un modelo muy solicitado por los grandes inversores institucionales, como Norges Bank, el fondo soberano de Noruega, uno de los mayores del mundo.

Tan es así que Norges Bank votó en las pasadas juntas de accionistas en contra de la renovación de José María Álvarez-Pallete como presidente ejecutivo de Telefónica. Aunque la operadora de telecomunicaciones tiene un consejero delegado o CEO, el fondo que gestiona 1,17 billones de euros no ve con buenos ojos que Pallete tengan funciones directivas, ya que prefiere la separación de roles entre ambos cargos. Lo mismo hizo con la reelección de José Manuel Entrecanales como máximo responsable de Acciona, que acapara todo el poder de una compañía de la que es además el máximo accionista.

Foto: Sede operativa del grupo energético Naturgy en Barcelona. (EFE)

El planteamiento que IFM quiere llevar a la próxima junta de Naturgy, que presuntamente se celebrará en marzo en 2022, es que Francisco Reynés continúe como presidente, pero no ejecutivo. El fondo de capital riesgo dirigido por Jaime Siles pretende proponer el nombramiento de un consejero delegado ajeno al ingeniero industrial mallorquín, alternativa sobre la que se tendrán que pronunciar el ‘private equity’ australiano, CVC Capital Partners (20% del capital) y GIP, propietario de otro 20%. Estos tres fondos suman cinco votos que parecen insuficientes.

Las relaciones de Reynés con GIP, que entró en el accionariado en 2016, al pagar 3.800 millones, o 19 euros por acción, son frías. Lo mismo que con CVC, que abonó una cantidad similar en febrero de 2018, justo cuando La Caixa propuso al ex consejero delegado de Abertis como máximo ejecutivo de Naturgy. Ambos fondos también apuestan por separar ambas funciones, con un ‘chairman’ ajeno a Isidre Fainé, que se ha opuesto a la opa de IFM de forma rotunda. Pero el veterano banquero tratará de hacer valer su casi 27% del capital, con el apoyo de los consejeros independientes, que también rechazaron el envite del fondo australiano. Serían siete votos contra cinco.

Bajada de tono

Por tanto, la lucha de poder se presenta de alto voltaje en los próximos cuatro meses, en que los cuatro mayores accionistas pelearán por imponer su criterio. No obstante, las pretensiones de IFM pierden fuerza después de haber logrado solo la aceptación del 10,83% del capital, para lo que ha invertido 2.300 millones, cuando su aspiración era acercarse al 20% sobre una oferta dirigida al 22,65% de las acciones.

Foto: EC.

De hecho, el tono de los representantes del propio fondo ha cambiado en relación con Naturgy. De utilizar un lenguaje educado, pero contundente y hasta pretencioso, han pasado a afirmar que “tenemos muchas ganas de trabajar estrechamente con los accionistas de Naturgy para que la compañía ponga en marcha su último plan estratégico”, según una nota de prensa enviada tras conocer el resultado de la opa.

Una hoja de ruta que habían puesto en cuarentena en relación con el pago del dividendo, sobre el que IFM indicó públicamente que lo reduciría si fuera necesario para garantizar el crecimiento, mientras Isidre Fainé aseguraba que la remuneración al accionista se mantendría intacta porque es un pilar fundamental para la Obra Social de la Caixa.

IFM seguirá adelante en la batalla por Naturgy pese a no haber alcanzado el objetivo máximo pretendido en la reciente oferta pública de adquisición (opa), a la que se opusieron el consejo de administración y su principal accionista, La Caixa. El fondo australiano pedirá en breve un asiento en el órgano de gobierno de la compañía gasística en representación de su 10,83% del capital obtenido en la operación. Pero, y sobre todo, solicitará la separación de funciones entre el presidente y el consejero delegado, lo que 'de facto' supone intentar quitarle el poder ejecutivo a Francisco Reynés, que actualmente acapara ambos roles.

Naturgy Norges Bank Investment Management CVC Isidre Fainé IFM Investor Accionistas
El redactor recomienda