Fin de la opa sobre Naturgy: en la hora decisiva sin visibilidad sobre el futuro
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Termina el plazo de aceptación

Fin de la opa sobre Naturgy: en la hora decisiva sin visibilidad sobre el futuro

Este viernes concluye el plazo para decidir si aceptar o no la oferta de IFM. Los accionistas deben tomar su decisión en medio de una enorme incertidumbre regulatoria

Foto: EC
EC

La hora de la verdad se aproxima para Naturgy. Este viernes concluye el plazo de aceptación de la opa lanzada por el fondo australiano IFM para hacerse con hasta un 22,69% del grupo, propuesta que mantiene en vilo el futuro del grupo gasista desde hace ya nueve meses.

Son muchas las cuestiones que aún necesitan respuesta para determinar cómo puede ser el futuro de Naturgy tras la resolución de la oferta. Para resultar exitosa, IFM fijó un mínimo de aceptación del 17%, aunque mantiene abierta la opción de rebajar ese porcentaje al 10%, lo que le daría derecho a contar con un representante en el consejo de la compañía.

En el fondo, lo que está en juego es el equilibrio de poderes dentro del grupo gasista. Y ese 10% podría ser suficiente para dar un vuelco a la situación si IFM pudiera concertar una estrategia conjunta con los fondos ya presentes en el capital de Naturgy, GIP y Rioja Bidco (CVC y Corporación Financiera Alba), que controlan ya de forma conjunta un 41% de las acciones.

Criteria ha elevado su participación en Naturgy más de un 2% en cinco meses

Así se entiende la nada velada oposición de Criteria Caixa a la operación, que ha tratado de entorpecer haciendo un esfuerzo nada desdeñable para elevar su participación en el grupo, que ha pasado del 24,424% en que se situaba hace apenas cinco meses, al 26,583% actual (un aumento del 2,16% que se valora a precios actuales de mercado en algo más de 456 millones de euros).

La reciente advertencia de Isidro Fainé, presidente del hólding matriz de CaixaBank, contra la pretensión declarada de IFM de instar una reducción o eliminar el dividendo de Naturgy es una clara muestra de las discrepancias que, a pesar de las restricciones impuestas por el Gobierno para autorizar la oferta, pueden abrirse en el seno de la compañía si el fondo australiano logra un asiento en su consejo. No son buenas noticias con un ambicioso plan estratégico por delante para llevar a cabo la necesaria reconversión de un negocio que se ha quedado atrás frente a sus principales competidores en el viraje hacia el futuro de la energía.

Es obvio que todas estas cuestiones deben estar presentes en la mente de los accionistas de Naturgy a la hora de tomar su decisión sobre la oferta de IFM. Como también es inevitable que valoren las circunstancias actuales, en las que el actual embrollo sobre la regulación eléctrica levanta un mar de incertidumbres sobre las perspectivas de la compañía presidida por Francisco Reynés.

El 'hachazo' del Gobierno, ahora en duda, ha condicionado la oferta de IFM

A diferencia de sus competidores Iberdrola y Endesa, Naturgy ha salido relativamente ilesa en bolsa del reciente hachazo anunciado por el Ejecutivo a los beneficios del sector eléctrico. Lo cierto es que por la composición de su negocio, la compañía de origen catalán parece algo menos expuesta a este impacto. Pero la estabilidad reciente de sus acciones no podría entenderse, en ningún caso, si no fuera por el efecto de la oferta de IFM, que mantiene anclada la cotización cerca del precio propuesto (22,07 euros por acción, tras los ajustes pertinentes por el pago de dividendos).

Y es por esa misma razón por la que sus acciones ignoran este jueves las noticias que apuntan a un posible paso atrás del Gobierno, que favorecen amplios repuntes de las acciones de sus competidores. Pero la muda respuesta de la acción no oculta que el lío regulatorio puede haber representado (y aún es probable que lo haga) un papel decisivo en la trama de la opa sobre Naturgy. Parece obvio que el decreto del Gobierno frustró las intenciones del consejo de la compañía energética de manifestarse en contra del precio ofrecido por IFM. Y la perspectiva de que, una vez eliminada de la ecuación la opa, la cotización de Naturgy habría de sufrir un revés semejante al registrado por sus rivales, puede haber motivado a los accionistas dubitativos a aceptar la propuesta, que ofrece a día de hoy un potencial en el entorno del 1% respecto al precio de la acción.

Ahora, quienes aún no hayan tomado una decisión se encuentran con indicios de que la reforma impulsada por el Ministerio que dirige la vicepresidenta Teresa Ribera se tambalea, pero sin la menor visibilidad sobre cuál es el futuro inmediato que espera al negocio de Naturgy. No parecen las mejores condiciones para tomar una decisión de este tipo, pero el tiempo no deja margen para más. El futuro de una de las mayores compañías energéticas se decidirá prácticamente a oscuras.

La hora de la verdad se aproxima para Naturgy. Este viernes concluye el plazo de aceptación de la opa lanzada por el fondo australiano IFM para hacerse con hasta un 22,69% del grupo, propuesta que mantiene en vilo el futuro del grupo gasista desde hace ya nueve meses.

Naturgy Isidre Fainé Criteria IFM Investor Oferta Pública de Adquisición (OPA)
El redactor recomienda