Es noticia
Menú
El exjefe de Seguridad de BBVA rompe su silencio y mete al CNI en el caso Cenyt
  1. Empresas
CASO BBVA-VILLAREJO

El exjefe de Seguridad de BBVA rompe su silencio y mete al CNI en el caso Cenyt

El principal imputado de la pieza BBVA de Villarejo habla por primera vez. Denuncia 'imprecisiones' del forensic y defiende que pensaba que el comisario estaba de "excedencia"

Foto: El ex director de Seguridad de BBVA, Julio Corrochano. (EFE)
El ex director de Seguridad de BBVA, Julio Corrochano. (EFE)

La pieza clave del caso BBVA-Villarejo rompe su silencio. El ex director de Seguridad del banco vasco, Julio Corrochano, ha enviado un escrito a la Audiencia Nacional con 41 páginas de alegaciones, en las que defiende la legalidad de la contratación del comisario y contradice elementos de la investigación interna —forensic— del banco.

Corrochano reconoce la contratación de Cenyt, la empresa de Villarejo, desde 2004, pero se lava las manos sobre las presuntas escuchas ilegales que realizó: "Suponemos que mucha documentación unida a la causa de ser auténtica tendría su origen en esta investigación en paralelo, realizada por el Sr. Villarejo, en beneficio del CNI [Centro Nacional de Inteligencia] o en todo caso, de un tercero que no era el BBVA", señala la abogada del imputado, María Mormeneo, en su escrito.

No es la primera vez que la sombra del CNI se asoma al caso Villarejo. De hecho, la contratación por parte de Iberdrola del exdirector de este organismo, Félix Sanz Roldán, despertó todo tipo de comentarios.

Foto: Francisco González, expresidente de BBVA. (EFE)

Corrochano fue la puerta de entrada de Villarejo en BBVA y su principal enlace en la entidad durante los 13 años en los que le pagaron alrededor de 10 años. El ex jefe de Seguridad afirma que él fue solo el que estableció el contacto y que la mayor parte de encargos y supervisiones de Cenyt llegaron por parte del presidente, Francisco González (FG), el ex jefe de Medios —y ex CEO— Ángel Cano, el exdirector de Riesgos en España —y expresidente de Distrito Castellana Norte— Antonio Béjar, y del departamento de Servicios Jurídicos.

Junto a ello, Corrochano menciona a más de una decena de directivos y exdirectivos de BBVA que estuvieron involucrados en encargos a Cenyt, algunos de ellos imputados en la causa. Entre los nombres más repetidos figuran el exjefe de Contabilidad, Javier Malagón; el exdirector de Comunicación, Javier Ayuso; Juan Ignacio Apoitia, exdirector de Compras; Ignacio Pérez Caballero, exdirectivo de Servicios Jurídicos; y el exdirector de Contabilidad, Ricardo Gómez Barredo.

¿Cabeza de turco?

El exdirector de Seguridad también centra su escrito en transmitir la idea de que ha sido un 'cabeza de turco' por parte de BBVA y otros investigados. Así, argumenta que de los 10 millones que pagó el banco a Villarejo, su departamento tan solo fue responsable de trece por valor de 681.000 euros. El grueso competerían a Béjar —6,3 millones—, Cano y Malagón —870.000 euros—, Pérez Caballero —100.000 euros— y el resto a facturas sin determinar.

En este contexto, Corrochano acusa a la firma encargada de hacer parte de la investigación interna de BBVA, PwC, de cometer fallos en su contra: "En contra de su propio razonamiento, el citado forensic atribuye sorprendentemente esta factura al departamento de Seguridad", critica.

placeholder Goirigolzarri (i), ex CEO de BBVA y actual presidente de CaixaBank, y González, expresidente de BBVA. (EFE)
Goirigolzarri (i), ex CEO de BBVA y actual presidente de CaixaBank, y González, expresidente de BBVA. (EFE)

Parte del escrito del exdirectivo de BBVA gira en torno al momento más polémico del caso Villarejo, cuando la entidad contrató al comisario para detener el intento de Sacyr de tomar una posición relevante en su capital y entrar en el consejo. Corrochano conecta ese momento con su ligazón previo con Villarejo, al que conoció en el País Vasco durante los años duros de ETA. Por ello, relata, el comisario le contactó en 2003, al año de entrar en el banco, para ofrecerle sus servicios de "información e inteligencia empresarial". El imputado defiende que Villarejo le dijo que estaba en excedencia de la Policía Nacional.

De vuelta a 2004, explica, FG y Cano le pidieron "contratar un servicio de información e inteligencia en relación a una opa [oferta pública de adquisición] que se estaba organizando. Añade que "el presidente también le ordenó que no comentase nada del asunto con el consejero delegado, José Ignacio Gorigolzarri, porque pensaba que quizás él también pudiese estar detrás de esta opa".

Corrochano justifico que solo vio dos opciones de contratación: Kroll, que estaba trabajando con el 'enemigo', Sacyr, y Cenyt. Junto a su vínculo en los años en San Sebastián, el imputado también dice que recibió referencias de otras grandes empresas sobre los servicios de Villarejo.

Francisco González me pidió que no comentase nada con Goirigolzarri

Otro de los ejes de su 'declaración' es la investigación que hizo el banco a distintos agentes inmobiliarios como Luis Portillo, Fernando Martín y Prasa, a partir de 2010. Corrochano asegura que su papel fue de presentar a Béjar, por orden de FG, a la empresa Cenyt. Y añade que su intervención adicional sobre ello fue para ayudar con la gestión del contrato, con el que puso dificultades el responsable de los Servicios Jurídicos, Eduardo Arbizu.

Corrochano justifica que estos servicios de Villarejo activaron primas de éxito. Así, asegura que Cenyt "cumplió, al parecer, el contrato a satisfacción del cliente, siendo el objeto del mismo lícito y prestándose el servicio a cambio del precio pactado". Estas afirmaciones podrían perjudicar a BBVA en la causa, ya que el hecho de que se beneficiaran de la contratación de Villarejo podría dar argumentos a la Fiscalía para sentar a la entidad en el banquillo.

El exjefe de Seguridad cierra su escrito tratando de aclarar que los presuntos regalos que recibió de Cenyt no son tales, sino una vía para ahorrarse impuestos. Así, la empresa de Villarejo y Rafael Redondo regaló muebles al exdirectivo de BBVA, pero, según describe, fue para ahorrarse el IVA, ya que posteriormente dio en metálico el importe de las compras. "Lo relatado es algo que desde luego no enorgullece a mi representado y asume las consecuencias que el hecho acarree", expone.

La pieza clave del caso BBVA-Villarejo rompe su silencio. El ex director de Seguridad del banco vasco, Julio Corrochano, ha enviado un escrito a la Audiencia Nacional con 41 páginas de alegaciones, en las que defiende la legalidad de la contratación del comisario y contradice elementos de la investigación interna —forensic— del banco.

Comisario Villarejo Banca CNI
El redactor recomienda