Mediapro: Roures pacta con otro socio chino investigado por los acreedores
  1. Empresas
OPERACIÓN DE RESCATE

Mediapro: Roures pacta con otro socio chino investigado por los acreedores

Jaume Roures y Tatxo Benet tienen prácticamente cerrado el nuevo acuerdo con Orient Hontai, el fondo chino de capital riesgo que se ha comprometido a inyectar hasta 620 millones para rescatar el grupo

Foto: Edificio corporativo del Grupo Mediapro. (EFE)
Edificio corporativo del Grupo Mediapro. (EFE)

Semana clave para el futuro de Mediapro, la mayor productora audiovisual de España, con 7.000 empleados en plantilla, en situación de impago. Según fuentes próximas a las conversaciones, Jaume Roures y Tatxo Benet tienen prácticamente cerrado el nuevo acuerdo con Orient Hontai, el fondo chino de capital riesgo que se ha comprometido a inyectar hasta 620 millones de euros para rescatar el grupo. Pero los acreedores han encargado una investigación sobre Hao Tang, el verdadero titular del nuevo dinero, así como la procedencia del mismo.

Según estas fuentes, las negociaciones están siendo a dos bandas. Con las primeras, Roures y Benet, los dos principales gestores y dueños cada uno de ellos del 12% del capital (el 24% entre los dos), están ultimando los detalles del nuevo equilibrio de poder que resultaría de la aportación de Orient Hontai, el máximo accionista de Mediapro desde principios de 2018, cuando compró el 54% del capital por 1.019 millones. La firma asiática está dispuesta a poner otros 620 millones para dar liquidez a la productora y repagar parte de la deuda ya existente, cheque que le daría derecho a aumentar su participación hasta el 85%.

Foto: Jaume Roures. (Reuters)

Además de elevar su presencia en el capital, lo que 'de facto' supone una dilución de Roures y Benet al 8% respecto al 24% actual, Orient Hontai tendrá nuevos poderes en relación con decisiones estratégicas de Mediapro, que hasta ahora estaban en manos de los dos fundadores. Especialmente sobre la venta a futuro de la compañía, algo que ya estaba pactado en el anterior acuerdo de accionistas. Aunque les gustaría otra alternativa liderada por los acreedores, el presidente y el consejero delegado de la productora no ven con malos ojos las nuevas condiciones ante la difícil situación por la que atraviesa la sociedad, que ha llegado incluso a pedir un rescate de 230 millones a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Pero los acreedores, que han dado ya cuatro prórrogas —la última acaba este jueves— a la compañía para pagar los 95 millones que están sin atender, no opinan lo mismo. Sobre todo por las dudas sobre la identidad del titular que en realidad hace la aportación de los 620 millones. Según fuentes próximas a las negociaciones, el dinero no proviene directamente de Orient Hontai, sino de Hao Tang, a su vez un ‘limited partner’ o inversor de este fondo. Un millonario chino del que poco se conoce, dada la escasa transparencia de su mercado de procedencia.

Los acreedores, encabezados por Searchlight, Invesco y Deutsche Bank, han pedido una 'due diligence' sobre el origen de los nuevos fondos

Tang es quien concede un primer préstamo subordinado de 150 millones a Mediapro, cantidad con la que resolvería el problema del impago que arrastra desde finales de junio. Posteriormente, este inversor suscribiría acciones nuevas de Mediapro por 470 millones, que serían utilizados para repagar parte de los cerca de 1.000 millones de deuda total que acumula la compañía, sacudida por el covid-19. Ambos desembolsos le darían la propiedad del 85% del 'holding' encargado, entre otras cosas, de producir la Liga de fútbol o películas como 'El buen patrón', la última de Javier Bardem.

Ante estas dudas, los acreedores, encabezados por Searchlight, Invesco y Deutsche Bank, han pedido una 'due diligence' sobre el origen de los nuevos fondos que se inyectarían en Mediapro. A su vez, la compañía, participada en un 22% por la multinacional británica de la publicidad WPP, ha encargado a Ocorian, una firma internacional especializada en informes sobre gobierno corporativo, una investigación para saber si Tang cumple con los estándares occidentales de seguridad jurídica empresarial. Es lo que se conoce como ‘vetting’, un documento cada vez más requerido en transacciones corporativas para garantizar la legalidad de los intervinientes en el proceso.

El precedente italiano

Fuentes próximas a los acreedores indican que, además de desconocer a Tang, tampoco ha presentado el aval por los 470 millones de la ampliación de capital. La única referencia es que su dinero fue rechazado a mediados de 2018 por la Lega, la liga italiana de fútbol, cuando puso 700 millones en nombre de Mediapro para que la productora española se quedara con los derechos de la Serie A. "Las garantías ofrecidas eran inaceptables desde el punto de visto formal y cuantitativo", dijo la patronal del 'calcio'. La pelea acabó en los tribunales, con reclamaciones millonarias.

Foto: Foto: Reuters.

Pero desde el otro lado de la partida replican indicando que los obstáculos de los tenedores de la deuda solo persiguen bloquear la reestructuración de Mediapro de la mano de su primer accionista para, a cambio, implementar ellos una solución que pasa por aportar 500 millones mediante la conversión de más de 330 millones de pasivo en capital y la inyección de dinero fresco por cerca de 170 millones adicionales. Una operación calificada como oportunista porque tanto Searchlight como Invesco no eran prestamistas originales de la compañía, sino que compraron la deuda a descuento en el mercado secundario, a cerca de un 70% de su valor nominal.

Tanto Tang como los acreedores han ofrecido a Roures y a Benet un incentivo por el que, de aceptar sus ofertas, podrían recuperar parte del capital perdido en la reestructuración. Es decir, podrían volver a tener hasta cerca de un 15% de las acciones. En caso de acuerdo con Tang, la opción china tendría preferencia sobre la de los acreedores.

Semana clave para el futuro de Mediapro, la mayor productora audiovisual de España, con 7.000 empleados en plantilla, en situación de impago. Según fuentes próximas a las conversaciones, Jaume Roures y Tatxo Benet tienen prácticamente cerrado el nuevo acuerdo con Orient Hontai, el fondo chino de capital riesgo que se ha comprometido a inyectar hasta 620 millones de euros para rescatar el grupo. Pero los acreedores han encargado una investigación sobre Hao Tang, el verdadero titular del nuevo dinero, así como la procedencia del mismo.

Mediapro Jaume Roures Searchlight Invesco WPP Orient Hontai Capital
El redactor recomienda